Seguridad
Sociedad  /  Sucesos 07/07/2022

Cien ladrones detenidos 800 veces en Barcelona este año

Las agresiones sexuales se disparan un 30% en la ciudad, donde la mitad de los delitos son hurtos

3 min
Dos agentes de los Mossos d'Esquadra patrullando por el centro de Barcelona en una imagen de archivo

BarcelonaLa delincuencia ha aumentado un 40% en Barcelona los cinco primeros meses de este año en comparación con el anterior, cuando todavía había las restricciones del covid. Por lo tanto, con el fin de la pandemia, los delitos han vuelto a crecer en la ciudad, que también está recibiendo más turistas que el verano pasado. Pero la delincuencia todavía es un 23% inferior que en 2019, el año que marcó récords históricos. La violencia sexual es uno de los delitos que se ha disparado, con un 31% más de agresiones sexuales y un 11% más de abusos respecto al 2019. En cuanto a los hurtos y los robos violentos, continúan por debajo de antes del covid, pero se van recuperando con más de un centenar de ladrones multirreincidentes que ya se han detenido casi 800 veces en Barcelona.

“Estamos más preparados que nunca para afrontar el verano con toda la complejidad que pueda suponer”, ha asegurado la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, después de la Junta Local de Seguridad. Ha expresado lo mismo el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena: “Estamos ante un verano complicado, pero nos cogerá mejor preparados que en 2019 porque somos más”. Esta coincidencia con los mensajes ha evidenciado la buena sintonía entre el Ayuntamiento y el departamento de Interior, que Colau ha querido reconocer “porque en otros periodos no ha sido así”. Una mala relación que se había notado con el exconseller Miquel Buch. A pesar de que la alcaldesa no ha mencionado ningún nombre, ha dicho que el 2019 –en etapa de Buch– Barcelona “estaba infradotada de Mossos”, hecho que ha calificado “de insostenible”.

Tanto Colau como Elena han sacado pecho de los efectivos que habrá este verano en Barcelona, “a pleno rendimiento y con un máximo histórico de visitantes turísticos”, según la alcaldesa. Los Mossos tienen casi un 9% más de agentes que el 2019 y la Guardia Urbana un 12% más que el año pasado, que por la noche aumentan un 37% más. Pero, como explicó el ARA, mientras que como máximo el 20% de los Mossos pueden hacer vacaciones en verano, este porcentaje es del 40% en la Guardia Urbana. Preguntada por los periodistas, Colau ha admitido que esto “se tendrá que abordar en algún momento”, sin concretarlo más.

La alcaldesa ha atribuido la concentración de las vacaciones en verano a una organización “antigua” que corresponde a una ciudad “que ha cambiado”. El teniente de alcaldía de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha reconocido que es un acuerdo del 1991 que “algún día se tendrá que poner sobre la mesa”, a pesar de que “es complicado porque hace referencia a derechos adquiridos y consolidados”.

Acercamiento al año de máximos

Durante el primer mes del verano, este junio, se han denunciado un 12% menos de delitos que el 2019 en la capital catalana. Este arranque de la temporada es ligeramente inferior a los registros de antes del covid, a pesar de que las distancias cada vez son más cortas. Además, se tiene que tener en cuenta que el año con el cual se compara para evitar la pandemia fue de máximos históricos de delincuencia en Barcelona. Un hecho que evidencia esta aceleración de la recuperación de los delitos son los robos violentos que pasan en la calle: mantienen un porcentaje inferior al del 2019, pero cada vez se acorta más la diferencia.

Colau ha dicho que los ladrones multirreincidentes son “la problemática principal” porque el 46% de los delitos en la ciudad son hurtos. Tanto la alcaldesa como el conseller han confiado en la modificación legislativa que se está tramitando para castigar más a los multirreincidentes. Según la jefa de los Mossos en Barcelona, la comisaria Marta Fernández, los ladrones multirreincidentes son jóvenes que cometen robos violentos y con intimidación. “Estamos notando menos pericia en esta juventud, con robos violentos que proceden de hurtos”, ha explicado Fernández.

La mitad de los robos violentos en la calle se cometen en solitario, en tres de cada cuatro no se utilizan armas y el 2% de las víctimas necesitaron atención hospitalaria. El 52% son para sustraer móviles, el 21% para bolsas de mano, el 7% para relojes y el 5% para joyas. Fernández ha asegurado que el porcentaje de relojes de lujo que se roban “es similar” al del año anterior, a pesar de que los Mossos tienen desde mayo un grupo llamado Titanio que se dedica a investigarlos.

stats