Successos
Sociedad  /  Sucesos 14/08/2022

Cuatro incendios arden en el País Valenciano y Aragón

En Vall d'Ebo ya se han calcinado 2.200 hectáreas y 8.000 en Añón de Moncayo

4 min
Unos bomberos durante las tareas de extinción del incendio forestal que afecta la localidad valenciana de Vall de Ebo.

ValenciaUna oleada de calor récord agravado por la descarga de tormentas secas continúa poniendo contra las cuerdas al País Valenciano y a Aragón. Si ayer sábado una fuerte ventolera provocó la tragedia en el Medusa Music Festival de Cullera con la muerte de un joven y más de cuarenta heridos por la caída de uno de los escenarios, este domingo el peligro se centra en los incendios forestales.

En el País Valenciano, el fuego más grave a estas alturas es el de Vall d'Ebo, que ya ha quemado 2.200 hectáreas de terrenos forestales en este municipio de la comarca de la Marina Alta. Según estimaciones de los bomberos recogidas por la agencia Europa Press, las llamas se habrían iniciado a raíz de la caída de un rayo ayer por la noche.

Ante la gravedad del incendio, que se podría convertir en el más grande de este verano en tierras valencianas, se ha desplegado un dispositivo de extinción en el que participan 16 medios aéreos, así como 250 efectivos terrestres de varias administraciones y la Unidad Militar de Emergencias.

El fuego ha cogido mucha fuerza a lo largo de la madrugada, aprovechando que durante la noche los efectivos aéreos no pueden trabajar y beneficiándose de las fuertes rachas de viento. También de una orografía muy compleja que imposibilita el uso de vehículos. Además, la gran columna de humo que el fuego ha provocado está dificultando la intervención de los aviones que descargan agua, según ha explicado el secretario valenciano de Seguridad y Emergencias, José María Ángel. Tampoco ayudan los continuos cambios de dirección del viento, así como una temperatura de 32° C y una humedad de solo el 34%.

La proximidad de núcleos de población a las zonas afectadas por el fuego ha hecho que el Centro de Emergencias haya activado el índice de gravedad 2 del plan especial de incendios forestales. De hecho, la consellera de Justicia, Interior y Administraciones Públicas, Gabriela Bravo, ha informado que si la situación no mejora se podrían desalojar algunos municipios y urbanizaciones próximas a la localidad de Pego, una población de más de 11.000 habitantes con numerosas viviendas dispersas. De la misma forma, los trabajos de extinción se centran en impedir que el fuego afecte al vecino Valle de Gallinera. De nuevo, en la evolución del incendio jugará un papel clave la meteorología, que pronostica que el viento irá perdiendo fuerza progresivamente pero que se mantendrá de ponente, es decir, seco y caliente.

Tristemente, el fuego en Vall d'Ebo llega solo siete años después de otro incendio que también quemó una extensa área de las montañas que rodean la localidad. En concreto, en 2015, cuando se calcinaron 1.715 hectáreas.

Aún más grave todavía es el incendio forestal que afecta desde el sábado el municipio aragonés de Añón de Moncayo, en la provincia de Zaragoza, que ha obligado a evacuar a cerca de 1.300 personas de ocho municipios. Al igual que en el País Valenciano, la extinción esta siendo dificultada por la "compleja meteorología" de las últimas horas, según ha reconocido este domingo el director general de Medio Natural y Gestión Forestal de Aragón, Diego Bayona. La previsión pronostica rachas de 50 o 60 kilómetros, intensidad que hace prever que las próximas horas serán, de nuevo, muy complicadas. El comportamiento del fuego ha sido "muy virulento" durante toda la noche y se han vivido situaciones "muy complicadas". Tiene tres focos activos, afecta a unas 8.000 hectáreas –datos provisionales– y su previsión "es preocupante", aunque el panorama no es "tan demoledor como ayer", ha señalado el presidente de Aragón, Javier Lambán, que ha visitado la zona. Aragón ha pedido refuerzos a Navarra, Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Actualmente, paraa combatir el fuego, en la zona trabajan 300 efectivos –187 de la Unidad Militar de Emergencia– que se esfuerzan por delimitar un perímetro de más de 50 kilómetros con miles de hectáreas de pinos, carrascas y cultivos agrícolas. El fuego también preocupa por su proximidad al Parque Natural de Moncayo, un enclave de gran valor ecológico.

El de Añón de Moncayo no es, sin embargo, el único fuego que arde en Aragón, puesto que también se ha declarado un incendio en Isábena, en la provincia de Huesca. Su origen podría ser un rayo y, en esta ocasión, la evolución que se prevé es "favorable".

Un helicóptero durante las tareas de extinción del incendio forestal que afecta la localidad valenciana de Vall d'Ebo.

Además del incendio de Vall d'Ebo, este domingo se ha declarado otro fuego que afectaría el municipio de Les Useres, en la comarca de Alcalatén. El Servicio de Emergencias de la Generalitat Valenciana ha informado que a la zona ya se han desplazado seis unidades de bomberos forestales con cinco autobombas y dos medios aéreos. Igual que en Vall d'Ebo, las condiciones meteorológicas son muy desfavorables, con viento de ponente moderado, una temperatura de 36 °C y una humedad del 32%.

stats