Sociedad  /  Sucesos 23/05/2022

Investigado un médico de Interior por abusos sexuales a Mosses d'Esquadra

Tres mujeres lo han denunciado, la última la semana pasada, y este mes ha sido apartado

3 min
La Generalitat compró a Agbar el 2005 la sede del departamento de Interior por 42 millones y ahora la vende por entre 24 y 30 millones.

BarcelonaUn médico del departamento de Interior, con las iniciales J.P.D., ha recibido denuncias por abusos sexuales de tres Mosses d'Esquadra a las que atendió en otoño del 2019. La primera se presentó en febrero del 2020 y entonces Interior, en manos de JxCat, decidió que el hombre pudiera continuar haciendo visitas a mujeres acompañado de una enfermera. No fue hasta noviembre del año pasado que el departamento, ahora capitaneado por ERC, abrió un expediente disciplinario al médico para prohibirle que pudiera atender a mujeres hasta que no haya una sentencia firme. Desde entonces se han presentado dos denuncias más: una en febrero de este año y otra el pasado viernes, que motivó la detención del hombre. Desde este mes Interior lo ha apartado de su lugar de trabajo, dejándolo también sin sueldo.

El caso lo ha adelantado Planta baixa de Tv3, que ha entrevistado a dos de las agentes denunciantes. La primera víctima que denunció al médico por unos abusos de septiembre del 2019 ha relatado que, después de explicar qué había pasado, la jefa de psicología de Interior le dijo que habían acordado que el hombre “pasara visita con una enfermera” y que “tenía que entender” que era un compañero de trabajo. La mujer, "descontenta" con la respuesta, acabó denunciando al médico, pero tampoco se tomó ninguna medida. El hombre trabajaba desde julio del 2017 en el servicio de vigilancia de la salud laboral de Interior, que atiende a todos los trabajadores del departamento en la misma sede de la institución: aparte de Mossos, también a bomberos, agentes rurales y al resto de la administración.

Cuando ERC llegó a Interior y conoció el caso, según fuentes del departamento, el verano del año pasado se ofreció apoyo jurídico y psicológico a esta primera víctima. Al cabo de unos cuantos meses, con la información recogida, expedientaron al médico sin que pudiera visitar a más mujeres. Hace tres meses, en febrero, otra agente denunció al mismo hombre por unos abusos sexuales que había empezado a verbalizar a finales del año pasado. La mujer rechazó el apoyo jurídico y psicológico y las dos primeras víctimas expresan no haberse sentido acompañadas por Interior.

Pero con este segundo caso el departamento argumentó una reiteración del médico con las pacientes y le abrió un segundo expediente disciplinario, que se ha aplicado a principios de este mes y que implica que se haya quedado sin trabajo ni sueldo hasta que no haya una sentencia firme. Él ya ha presentado un recurso en contra.

En libertad con cargos

La tercera víctima se supo el viernes de la semana pasada cuando una mujer, en una reunión con el director de los Mossos por otra cuestión, manifestó que había sufrido abusos sexuales del médico. Aquel mismo día presentó la denuncia y los Mossos detuvieron al hombre, que el domingo pasó a disposición judicial y quedó en libertad con cargos por un delito de abuso sexual con el agravante de acceso carnal, que puede suponer una pena de entre cuatro y diez años de prisión. La mujer ha aceptado el apoyo jurídico y psicológico de Interior. La suma de víctimas de este médico ha hecho que el departamento haya abierto un buzón interno y anónimo para que, si hay más, tengan una vía para denunciarlo.

En cuanto al primer caso, como hasta ahora se había tramitado separadamente –falta ver si ahora se juntan todos en una misma investigación judicial–, Interior ya había hecho la calificación de los hechos y pide una condena de dos años y medio de prisión para el hombre. El departamento también estudia personarse en la causa de la segunda víctima, que ha renunciado al apoyo jurídico. Interior ha ofrecido la atención de un equipo psicológico externo a las mujeres y revisa el protocolo de acoso sexual del cuerpo, que se aprobó hace menos de dos años, por el hecho de que la primera agente no recibiera apoyo antes.

El sindicato SAP-Fepol de los Mossos “ha alentado” a otras posibles víctimas del médico a denunciarlo. Ha señalado al hombre como “el único culpable”, que “habría aprovechado su condición de médico para atentar contra la libertad sexual de las compañeras”. También ha pedido “autocrítica ” a Interior para “modificar” lo que haya fallado en el acompañamiento y el asesoramiento legal de las mujeres para “mejorar” el sistema.

stats