Sociedad 14/09/2021

Tres semanas sin rastro del padre que mató a su hijo de dos años

Los Mossos siguen con la búsqueda y una de las hipótesis es que pueda estar muerto

3 min
Las cámaras de seguridad grabaron como el hombre saltaba la valla de la piscina del Hotel Concordia de Barcelona.

BarcelonaYa hace tres semanas que los Mossos d'Esquadra publicaron la foto de Martín Ezequiel Álvarez Giaccio. Es el hombre de 44 años que supuestamente mató a su hijo de dos años en el Hotel Concordia de Barcelona el 24 de agosto. Hasta ahora el llamamiento de la policía no ha dado resultados porque ninguno de los avisos recibidos han servido para encontrar a Álvarez. Los Mossos siguen con la búsqueda para localizarlo y en un registro en una de las viviendas donde se lo ha buscado encontraron su pasaporte, según publicó El Punt Avui. La policía evita confirmar este extremo y mantiene que los investigadores trabajan para tener alguna pista de dónde puede estar Álvarez. Una de las hipótesis es que pueda estar muerto, pero los Mossos no han localizado ningún cuerpo que sea el suyo, motivo por el cual también piensan que el hombre puede esconderse en algún lugar.

Se había dicho que Álvarez había planificado el asesinato. Se sospecha que mató al niño para vengarse de la madre porque se estaban separando. Por lo tanto, se trataría de una forma de violencia machista -la violencia vicaria- en la que el agresor utiliza al hijo para hacer daño a la pareja. "Te arrepentirás” y “Te dejo en el hotel lo que te mereces” fueron dos de los últimos mensajes que el hombre envió a la mujer. Ella enseguida temió por el niño y llamó a la policía, que cuando llegó a la habitación del hotel encontró al menor inconsciente y con la cara con signos evidentes de asfixia. Desde la muerte del niño los Mossos han intentado trazar el recorrido que hizo Álvarez, pero no han podido seguirle el rastro. Las cámaras de seguridad grabaron cómo el hombre saltaba la valla de la piscina del hotel ubicado en el Paral·lel, en el barrio del Poble-sec: al principio se creyó que podía esconderse en Montjuïc y se hizo una búsqueda en esta zona.

Pero los investigadores acabaron comprobando que el hombre había parado un taxi para ir al aeropuerto de El Prat. Ahí se le perdió la pista, porque no consta que pudiera coger ningún avión, a pesar de que tampoco se ha aclarado qué hizo Álvarez desde entonces. No ha trascendido que nadie lo haya visto ni que haya activado el móvil ni que haya hecho ningún movimiento de dinero. Por eso se piensa que el hombre quizás no había calculado los pasos que daría después del crimen, cosa que abre muchas posibilidades que la policía intenta verificar. Los Mossos no tardaron en darse cuenta de que tendrían dificultades para localizar a Álvarez, y cuando no habían pasado ni 24 horas desde que lo habían empezado a investigar distribuyeron su imagen. Es una acción poco habitual porque el último llamamiento que hizo la policía catalana para encontrar a alguien fue en agosto de 2017, cuando difundió fotos de Younes Abouyaaqoub, el conductor de la furgoneta del atentado en la Rambla.

Tuit de los Mossos para localizar Álvarez

Pendiente del informe completo

El juzgado de instrucción 23 de Barcelona -que se hizo cargo del caso y lo mantiene bajo secreto de sumario- autorizó a la policía a difundir una imagen de Álvarez en la que se añadía una descripción, que decía que el hombre va con el pelo rapado y la barba recortada. También han circulado fotomontajes de cómo sería con otros aspectos físicos. La policía lo ha buscado por Montjuïc, el aeropuerto y otros medios de transporte, en el Vendrell -donde ahora vivía Álvarez- y en las viviendas de otros familiares y amigos del hombre. El juez está pendiente de recibir el informe completo de los Mossos. El magistrado ha visto que no constaban antecedentes por violencia machista de Álvarez. Antes del asesinato, la madre del niño no lo había denunciado.

stats