Música
Cultura 28/12/2021

Los 20 mejores discos de 2021

6 min
Cuatro protagonistas del 2021 musical. Roger Mas, Maria Arnal, C. Tangana y Olivia Rodrigo.

BarcelonaEn la era de las canciones estrenadas una a una en las plataformas de streaming, este año mandan los discos pensados como álbumes: unos con reflexiones profundas pero que se pueden bailar, y otros que relatan separaciones y angustias diversas. Son obras que huyen de la colección de singles, pero que no renuncian a la fuerza de la canción. Es la elección del ARA.

20.
Chill Mafia

'Ezorregatik X berpizkundea'

(Oso Polita Recuerdos)

Chill Mafia 'Ezorregatik X berpizkundea'

El fenómeno trap de la temporada es un colectivo de Pamplona que revuelve el folclore vasco con la misma actitud punk con la que se enfrenta a los tópicos de la música urbana. De una versión del cantautor Xabier Lete puede pasar a un trap cumbia titulado Doraimon que aprobaría Cecilio G, y de las cenizas del rock radical vasco (Hire mixeria) hacen renacer el dancehall Marmitako X punki reggee party. Y sin pelos en la lengua.

19.
Mazoni

'Ludwig'

(BankRobber)

Mazoni, 'Ludwig'

La biografía de Beethoven de Jan Swafford fue el solucionador para que Jaume Pla decidiera dar un nuevo tumbo a la trayectoria de Mazoni. Ludwig es un disco de pop construido a partir de la reelaboración de fragmentos de Beethoven; es decir, nada de rock sinfónico. A cambio, una docena de canciones que sin abandonar el enfado marca de la casa se abren a un humanismo más optimista.

18.
Low

'Hey what'

(Sub Pop)

Low, 'Hey what'

Los norteamericanos Alan Sparhawk y Mimi Parker extreman el discurso sonoro de Double negative (2018) en un Hey what que va más allá de la distorsión para adentrarse en el territorio del ruidismo, pero con espacio para oasis melódicos y para miniaturas aterradoras como More. Todo ello para exponer el catálogo de angustias de un matrimonio mormón ante la imposibilidad de vivir en paz.

17.
Orquesta Akokán

'16 rayos'

(Deptone)

Orquesta Akokán, '16 rayos'

La voz del cubano Pepito Gómez es uno de los grandes activos de la Orquesta Akokán, creada por él mismo en Nueva York con el guitarrista Jacob Plasse y el pianista Mike Eckroth. En 16 rayos reviven las glorias de Pérez Prado y Beny Moré con personalidad propia y una ejecución impresionante. Atención a joyas como Guajira del mar, la más salsera El inflador y Llegué con mi rumba. Mambo imparable.

16.
Amyl and The

Sniffers 'Comfort to me'

(Rough Trade-Popstock!)

Amyl and The Sniffers, 'Comfort to me'

Punk-rock australiano, punk-rock sucio. Versos cortos gritados por Amy Taylor y una conexión con ilustres de la ferocidad como The Stooges, Minor Threat y Black Flag. Comfort to me es la actitud que quieres ver en directo y una serie de canciones bastante variadas: del vértigo hardcore de Choices al rock’n'roll grasoso de Don’t need a cunt (like you to love me).

15.
Tarta Relena

'Fiat lux'

(The Indian Runners & La Castanya)

Tarta Relena, 'Fiat lux'

2021 ha sido el gran año de Marta Torrella y Helena Ros. Primero por la participación en la gira de Clamor, de Maria Arnal & Marcel Bagés, con el añadido de la colaboración con Holly Herndon y la inteligencia artificial en el Sónar de otoño. Pero sobre todo ha sido un año inolvidable por el disco Fiat lux, una celebración polifónica y electrónica con maravillas como El suïcidi i el cant, Safo y Las alamedas.

14.
Turnstile

'Glow on'

(Roadrunner)

Turnstile, 'Glow on'

Esto va de pasear por Baltimore yendo hacia un concierto de At The Drive-in recordando un riff de Fugazi mientras bailas una canción de Jane’s Addiction. El tercer álbum de Turnstile es el gran disco de hardcore-punk del año, un trabajo en el que el cantante Brendan Yates ha descubierto posibilidades melódicas que en ningún caso sacrifican la contundencia de un grupo que incluso se acerca al thrash metal.

13.
La Ludwig Band

'La mateixa sort'

(The Indian Runners)

La Ludwig Band, 'La mateixa sort'

Una de las grandes esperanzas del pop catalán es este grupo que canta sobre milicianos enamorados, un temporero albanés que “trata de buscarse la vida y no acaba de encontrarla”, un pirata en busca y captura y una mujer misteriosa que “se escondía en el bosque entre alcornoques”. Qué gran suerte, poder escuchar canciones como Judicis en menor, El fill del rei, Tren a València y S’ha mort l’home més vell d’Espolla.

12.
Sons of Kemet

'Black to the future'

(Impulse!)

Sons of Kemet, 'Black to the future'

¿Qué implica ser negro hoy en día? El británico Shabaka Hutchings retoma la pregunta del free-jazz en este disco de Sons of Kemet que reúne denuncia y reivindicación. Los metales (sobre todo la tuba) y la percusión ligan un discurso jazzístico que hace frente al racismo con las armas heredadas de las músicas africanas y afrocaribeñas (afrobeat, dub). Recordar la raíz para ser más fuerte.

11.
Koreless

'Agor'

(Young)


Koreless, 'Agor'

En Agor (abierto en galés) Lewis Roberts hace de la obsesión rítmica virtud, tal como demostró en el Sónar de otoño. Hay hallazgos como las progresiones enfermizas de Black rainbow y Shellshock, por las cuales un DJ vendería a su madre; impertinencias como la colisión de luz y oscuridad de Joy squad, y una voz tratada sintéticamente en White pickett fence y Act(s) que aprobaría un Bach del futuro.

10.
Rauw Alejandro

'Vice versa'

(Sony)

Rauw Alejandro, 'Vice versa'

Expandir los límites del reggaeton hacia el territorio del pop mainstream es la cruzada de artistas puertorriqueños como Jhay Cortez y Rauw Alejandro, el novio de Rosalía. Este movimiento está dando frutos como Vice versa, un álbum con el que Rauw Alejandro se posiciona como una especie de Bruno Mars caribeño con autotune capaz de bombas pop como el acelerador de latidos Todo de ti.

9.
Zahara

'Puta'

(G.O.Z.Z. Records)

Zahara, 'Puta'

Zahara ha viajado al fondo del malestar, y ahí ha tirado del hilo de los abusos, el acoso y el maltrato. De la experiencia personal vivida en la niñez, del paternalismo con la que la trató la industria discográfica y de la indignación ante la toxicidad machista sale un disco de pop electrónico a ratos crispado en el que se refleja en Fiona Apple y Taylor Swift para expresarse sin tapujos.

8.
Zoo

'Llepolies'

(Zoo REcords)

Zoo, 'Llepolies'

Hedonismo a la valenciana; es decir, una fiesta con actitud crítica pero sin aleccionar. Esto es Llepolies, el tercer disco de los Zoo, un trabajo que hicieron decidiendo de manera consciente y meditada que pasaría por encima de la pandemia. Por eso el resultado es un exultante encuentro de hip hop más cantado que rapeado y de electrónica de alma pop con estribillos inesperados como “le falta un tobogán”.

7.
Extraño Weys

'Rodrigo Laviña y su combo '

(Say It Loud Records)

Extraño Weys, 'Rodrigo Laviña y su combo'

Siete años han tenido que pasar para que Rodrigo Laviña volviera a compartir su talento en un disco. El regreso del ex At Versaris es un álbum de hip hop rapeado sin prisa en el que el combo es un alud de colaboraciones (de Joana Gomila a Martí Sales y El Gordo del Puru) y referencias (soul, salsa, bossa nova y el pop catalán de los 60) que rompen los límites del género. Feliz vuelta, Rodrigo.

6.
Adele

'30'

(Columbia-Sony)

Adele, '30'

Adele canta como nunca en un disco de divorcio en el que la clave es el punto de vista. Busca una explicación que dé sentido a una vida en común que se ha desvanecido, pero en vez de salpicar la alfombra con reproches prefiere explorar el porqué de tanta vulnerabilidad. Para hacerlo elige diferentes colores de soul y las baladas, como la que el productor Inflo (del grupo Sault) da a canciones como Woman like me y Hold on.

5.
Roger Mas

'Totes les flors'

(Satélite K)

Roger Mas, 'Totes les flors'

Roger Mas ha hecho un disco con todos los Roger Mas posibles, y alguno imposible. Totes les flors es una especie de síntesis de 25 años de trayectoria y una ventana abierta a nuevos atrevimientos, como la rumba de Amb la polla i amb l'ou y la electrónica de Sota el pau ferro. Es el cantautor desprendiéndose de los fetiches del cantautor. Eso sí, cantando siempre con aquella voz prodigiosa que viene del país barroco.

4.
C. Tangana

'El madrileño'

(Sony)

C.Tangana, 'El madrileño'

C. Tangana y Alizzz (atención también al disco Tiene que haber algo más del productor de Castelldefels) han redefinido el pop español con el proyecto El madrileño. Invocación mediante el autotune de espíritus traviesos de las músicas populares, el disco es una celebración de la sobremesa y la madrugada, con canciones tan rotundas como Tú me dejaste de querer y Demasiadas mujeres.

3.
Joana Serrat

'Hardcore from the heart'

(Great Canyon Records-Loose Music)

Joana Serrat, 'Hardcore from the heart'

Joana Serrat ha elegido el formato del disco de ruptura para narrar el final de una fantasía. Lo explica con tono taciturno, pero con la serenidad de quien entiende que después del portazo no habrá ninguna reconciliación. Y lo canta ampliando los recursos del folk-rock y mimando el dream-pop en composiciones como Pictures, Demons y Take me back where I belong. Un disco extraordinario.

2.
Olivia Rodrigo

'Sour'

(Olivia Rodrigo-Geffen Records)

Olivia Rodrigo, 'Sour'

El impacto generacional del primer disco de la californiana Olivia Rodrigo rivaliza con el que tuvieron los debuts de Lorde y Billie Eilish. Con Taylor Swift como referente más emocional que musical y sin la distancia irónica de Lana del Rey, Rodrigo triunfa en la liga de las estrellas con la honestidad brutal de quien, con 18 años, vive y canta con tanta intensidad las angustias como las euforias. Sour reúne un carrusel de estados de ánimo y un buen grupo de canciones inapelables, como Good 4 you, Brutal, Drivers license y Favorite crime, cantadas con dulzura o acidez según como sople el drama.

1.
Maria Arnal & Marcel Bagés

'Clamor'

(Fina Estampa)

Maria Arnal & Marcel Bagés, 'Clamor'

En un año de álbumes entendidos como unidad conceptual, el número 1 del ARA es para un disco pensado y digerido como obra total. Crisis personales y creativas y un contexto de incertidumbres y emergencias han llevado a Maria Arnal y Marcel Bagés hasta Clamor, un trabajo levantado a partir del ritmo que temáticamente lucha contra la resignación apocalíptica y quiere divisar un futuro huyendo de la complacencia catastrofista que caracteriza tantas expresiones artísticas. Estéticamente, con la colaboración indispensable de David Soler y del dúo Tarta Relena y con invitados tan relevantes como Holly Herndon y el Kronos Quartet, llevan un paso más allá la transformación de la memoria musical popular del disco 45 cerebros y 1 corazón (2017). Remueven el Cant de la Sibil·la con una sensibilidad nueva, miran a Björk para sublimar la poética rodorediana de Meteorit ferit, bailan el misterio de Ventura, pasean a Violeta Parra por el futuro de Milagro y ponen la electrónica al servicio del akelarre de Fiera de mí.  

stats