Art
Cultura  /  Arte 06/09/2022

Jaume Plensa: "Es como si estas puertas dieran una nueva alma a la arquitectura del Liceu"

Artista

5 min
Jaume Plensa ante las nuevas puertas del Gran Teatro del Liceo

BarcelonaLas puertas que Jaume Plensa ha hecho para el Liceu se han abierto por primera vez este lunes con poética wagneriana. Después de los parlamentos institucionales, el coro del Gran Teatre del Liceu, dirigido por Pablo Assante y acompañado al piano por David-Huy Nguyen-Phung, ha interpretado Freudig begrüßen wir die edle Halle, una pieza del segundo acto de la ópera Tannhäuser de Wagner que, tal como recuerda la dirección del Liceu, celebra "la entrada de los invitados" y "quiere ser un gesto simbólico y metafórico de unas puertas que inviten al público a entrar y a disfrutar del lenguaje universal que es la música".

¿Cómo se planteó las puertas del Liceu en relación con el edificio del teatro?

— Cuando me pidieron la obra desde el Liceu, enseguida quise ser completamente respetuoso con el edificio, no he tocado ni un pelo. Estas puertas, que son más una invitación a entrar que a quedarse fuera, están flotando en el marco de estos arcos, no los tocan por ningún punto. Creo que es muy importante el respeto por el pasado, independientemente de si el edificio te gusta o no. El edificio acaba siendo un icono de su contenido, y creo que en el Liceu tenía que ser muy respetuoso con todo lo que ha hecho que sea lo que es, una casa de la música. Mi intervención es muy respetuosa, dialoga con el edificio y crea un vínculo del Liceu con el mundo más contemporáneo, con la gente de la calle; será un motivo de atracción hacia el edificio.

¿Se ha creado alguna expectativa de cómo serán recibidas las puertas? ¿Cómo se entera de la reacción popular de sus trabajos?

— Siempre tengo curiosidad de saber cómo la gente se las va haciendo suyas. A veces pones un título a una pieza pero la gente le acaba poniendo el suyo. A veces la manera de usar una escultura o una instalación no es la que habías imaginado y la gente le acaba dando su sentido. Será interesante ver cómo funcionan las puertas. Durante los días en los que las instalamos, a medida que las destapábamos, enseguida venía la gente y se las miraba o se hacía una foto delante. Creo que estas puertas serán todo lo contrario de lo que tiene que ser una puerta, y serán un puente entre el edificio y la gente. No se verán tanto como parece porque prácticamente siempre estarán abiertas; serán más vistas a primera hora de la mañana y la noche, que también es bonito. Y de día desaparecerán, porque se elevan, haciendo un homenaje al mundo de los escenarios y las tramoyas, y quedan como unas cúpulas.

El director artístico del Liceu, Víctor Garcia de Gomar, justificó la necesidad de las puertas explicando que en los porches del Liceu se producen situaciones muy duras y violentas. Y pocos días después pidió disculpas por sus afirmaciones. ¿Cómo vivió aquella situación?

— Creo que sus palabras se malinterpretaron. Si hay una buena persona en el mundo, es él. En todo caso, mi intención no era esta, sino de alguna manera hacer todo lo contrario: crear un puente, hacer que el edificio retruene de nuevo... Con estas puertas es como si dieran una nueva alma a la arquitectura del Liceu. No he dado más importancia a aquellas palabras.

A finales de mayo inauguró la recuperación de su obra Escullera. Ahora las puertas del Liceu. Y la Pedrera acogerá en 2023 la exposición de su obra que la Fundación Bancaja presentará en Valencia a finales de noviembre.¿Se siente más reconocido en Barcelona que antes?

— Bien es verdad que es muy bonito, se han juntado varias cosas. Siempre he sido muy cercano a la música y hacía tiempo que hablábamos con el Liceu. La exposición en la Pedrera me hace mucha ilusión porque significa relacionarme con un icono de siempre como es Gaudí y su arquitectura. Me hace ilusión este reencuentro con mi ciudad.

Detalle de las puertas de Jaume Plensa en el Liceu.

La ópera Macbeth que estrenará el Liceu en febrero será también el reencuentro con Àlex Ollé. Juntos hicieron montajes escénicamente osados como L'Atlàntida y La flauta mágica. Como la ópera es efímera, ¿se permite experimentar más?

— Muchas veces se habla de lo efímero en el terreno de la escultura, y el gran lugar de lo efímero son el teatro y la música, porque al mismo tiempo que se van construyendo van desapareciendo, se van construyendo y destruyendo al mismo tiempo. Por eso cuando tuve la oportunidad de colaborar con la ópera dije que sí. Me siento escultor, y en este caso hay una relación entre el día a día y la eternidad; es una gran contradicción, pero aspiras a que el objeto que creas trascienda, que se convierta en un icono que nos represente a todos. La ópera permite experimentar como en un laboratorio.

¿Ha tenido alguna novedad del proyecto de una gran cabeza en la playa del Somorrostro?

— En el momento en el que cambió el Ayuntamiento de Barcelona no se habló más. Siempre hay proyectos que quedan colgando, no solo aquí sino en todo el mundo. Un día sería muy divertido hacer una exposición de estos proyectos, porque los hay extraordinarios y por mil razones quedan en el aire. 

A menudo ha dicho que los ojos cerrados de chicas de sus esculturas son una petición de silencio dentro del ruido del mundo contemporáneo. En cambio, las obras que hace con letras, como las puertas del Liceu, hacen pensar en la palabra. ¿Tienen un mensaje muy diferente las unas de las otras?

— Creo que son lo mismo, porque es una palabra en silencio. En el fondo, la escritura sería como la partitura de nuestra voz. Siempre he defendido que la voz es la música de nuestro cuerpo y nosotros jugamos como si fuera un instrumento, cuando nos comunicamos con los otros. Esta capacidad de comunicar con la voz nos hace sentir personas. El texto sería una partitura que puedes dar a otro, como un músico que da una partitura a otro para que también la interprete. Unas y otras tienen una relación muy profunda, por eso el Liceu me pareció un lugar muy adecuado, porque es la casa de la música y de la palabra, porque la ópera tiene esta vertiente maravillosa que funde música y texto.

Antes del Liceu hizo esculturas para la sede de la BBC, para un embarcador en la isla japonesa de Ogi y para un edificio del barrio Hudson Yards de Nueva York.¿ Qué es lo que más le atrae de trabajar con la arquitectura?

— La escultura y la arquitectura son como hermanos, trabajamos con la escala del cuerpo humano, tenemos una relación muy profunda con las cosas. La arquitectura está pensada para que estés dentro y la escultura para que reflexiones sobre el cuerpo; creo que hay una relación muy intensa entre ellas. Desde siempre he trabajado mucho con arquitectos y tenemos una relación fantástica. La escultura y la arquitectura están llamadas a entenderse como territorios culturales.

stats