La decana de la experimentación con la luz en Catalunya hace dos instalaciones gigantescas en el Llum BCN
Cultura 05/11/2021

Eugènia Balcells: "En Catalunya no hemos sabido valorar a nuestros artistas"

5 min
Eugènia Balcells ante su instalación al Diseño Hub  de Barcelona.

BarcelonaEugènia Balcells (Barcelona, 1943) es una de las decanas del arte contemporáneo en Catalunya y una referente en la experimentación artística con la luz. Por eso es la artista invitada de la décima edición del festival Llum BCN y hará desde este viernes y hasta el domingo una pieza gigantesca en la fachada del Disseny Hub que es un homenaje a los elementos de la tabla periódica. También programará la iluminación de la Torre Glòries. “Es un privilegio impresionante, y he querido hacer un homenaje a la esencia de la luz –explica Eugènia Balcells–. Si no fuera por la luz, en este planeta no habría ningún tipo de vida. Mi pieza se titula La veu com a veu de la matèria porque todo lo que sabemos del mundo lo sabemos gracias a la luz".

Su última gran exposición en el país se remonta a 2009 en el Santa Mònica. Es una artista prestigiosa, pero en cambio es difícil encontrarla en la cartelera de exposiciones. ¿Siente que habría tenido que tener más reconocimiento por parte de las instituciones?

— Me gustaría que lo que he hecho fuera de todos, no lo digo para ser famosa y tener un reconocimiento. Me gustaría que lo que he hecho fuera un legado de todos, y no lo he conseguido. Que From the center, que es una manera de ver una ciudad y una realidad de construcción permanente, se conociera. La obra que hice sobre Barcelona, Exposure time , está escondida en el fondo de la colección de arte contemporáneo de La Caixa y no se ha visto en treinta años. Esto hace que los referentes que tienen la gente de aquí y los estudiantes sean todos alemanes y americanos. En Catalunya no hemos sabido valorar a nuestros artistas, no tanto para darles valor a ellos, sino para tener y honrar los legados. Si no honramos los legados somos pobres; nuestro legado es lo más importante. Ni el Macba ni las instituciones han sabido honrar los legados para llevarlos al mundo. Lo hemos hecho al revés, hemos importado el mundo, y esto nos ha hecho sentir pequeños, y esto es fatal, tanto para los artistas como para todo el mundo, porque el arte y la cultura son la riqueza más grande de un pueblo.

Eugènia Balcells.

Uno de sus últimos trabajos es excepcional: una película que contiene una historia apasionante sobre sus orígenes.

Cartas de Akyab proviene de un secreto. Cuando murió mi bisabuela encontramos una habitación escondida detrás de un armario, y dentro había un maletín lleno de cartas. Eran las cartas de la ciudad de Birmania que da título a la película y que ahora se llama Sittwe. Las cartas eran de nuestro tatarabuelo alemán a sus hijas que estudiaban en Heidelberg. Gracias a estas cartas descubrimos que se había casado con una mujer birmana y que lo guardó en secreto toda la vida. Las chicas estaban en un internado del máximo nivel europeo, quedaron arruinadas cuando murió el padre y tuvieron que sobrevivir haciendo de ayas de familias nobles alemanas, y en la Europa de aquel momento no podían decir que venían de Birmania. Siempre decían que su madre era inglesa y su padre alemán, y que habían nacido en India. Una de las dos tenía asma y los médicos le aconsejaron un clima más cálido. Entonces vinieron a Barcelona y trabajaron para la familia Comella Batlle, que tenían una fábrica y una tienda en la calle Ferran que fue importante porque Antoni Gaudí les diseñó una vitrina para ser expuesta en el pabellón español de la Exposición Universal de París del año 1878. Al cabo de unos años mi bisabuela se casó con un hermano de la señora Comella, Vicenç Batlle, y así fue como empezó la familia aquí. Siempre pensé que quería hacer una película de esta historia. Hace unos veinte años viajé a Birmania para buscar su legado. La película es a la vez un viaje físico, un viaje a través de la memoria de las cartas y también un viaje interior buscando mis orígenes y preguntándome muchas cosas, porque la diferencia entre la cultura occidental y la que me encontré allá entonces, que era como retroceder en el tiempo, me causó mucha conmoción.

Dice que para usted hacer arte es una aventura, que no tiene ideas preconcebidas a la hora de empezar una obra.

— Es una actitud general, ante la vida y ante mi trabajo. No parto de lo que sé, sino de las preguntas que me hago; me interesa más lo que no sé. Mi cámara también es una cámara que espera, no va de un punto A a un punto B porque ya conoce la trayectoria, sino que lo tiene que ir descubriendo. Pienso que es la única manera de que me lleve a un lugar nuevo que no controlo; quererlo controlar todo mata la realidad, la acaba ahogando. Es uno de los problemas que tenemos: no sabemos vivir con el misterio. Debemos aprender a vivir y no dejar de aprender hasta el último aliento.

Está representada en la exposición de la colección Tous en el Macba con una instalación con tintes pop y políticos muy crítica con el consumismo titulada Supermercart. ¿Cómo se relaciona este trabajo con su obra lumínica?

— Al principio mi mirada iba hacia los medios de comunicación y la representación de la realidad y el mundo que me rodeaba. En Supermercart presenté como un juego, a pesar de que estaba muy interesada, que todo estaba a la venta, incluso el aire, y que esto condicionaba nuestra visión de la realidad. En la misma época hice una obra titulada Boy meets girl, con la cual respondía a una pregunta que me había hecho: si viniera un extraterrestre y no hubiera visto nunca a una persona viva, y mirara las revistas, los libros, todo lo que tenemos, ¿qué imagen tendría de nosotros? Recogí imágenes de hombres y mujeres durante un año y las coloqué en una animación en la que se mueven como las combinaciones aleatorias de una máquina tragaperras, para mirar cómo nos representamos y nuestra realidad. Pero se produjo un cambio a partir de hacer una película, Fuga. Hice sobreimpresiones en la película hasta que tuvo seis capas, como si el espacio y el tiempo tuvieran memoria, y a partir de esta experiencia hice otra película, From the center, que es como una especie de Stonehenge electrónico. Fue entonces cuando empecé a buscar una profundidad y un simbolismo diferentes.

En su búsqueda artística confluyen los aspectos espirituales, los científicos y la poesía.

— Me interesan todas las visiones de la ciencia, que en lugar de allanar la realidad la hacen más compleja y más maravillosa. Me interesan mucho la poesía, que es una destilación del lenguaje y del alma, y la música. ¡Me interesa todo! También la economía y la ecología. Ahora estoy leyendo al neurobiólogo Stefano Mancuso , que habla de la inteligencia del mundo vegetal. Él tiene una solución que nos daría tiempo: plantar mil millones de árboles, y pagar a Brasil para que no tale la selva amazónica, que es el pulmón de la humanidad. Hacemos reuniones, reuniones y reuniones, y esto se puede planificar en un segundo. Podríamos empezar mañana, y esto nos daría treinta años de margen para cambiar interiormente; no cambiaremos de paradigma en un momento. Ahora mismo creo más en los puentes que en los territorios, tenemos que vivir en un nuevo Renacimiento, aunque tiene que ser mucho más rápido y nos tenemos que encontrar todas las disciplinas en un lugar más humilde, de no saber y escuchar, y solucionar los problemas que tenemos delante. El arte quizás es lo único que no tiene un camino determinado, y puede ser un ágora para que se encuentren las otras disciplinas y se fertilicen. Tenemos que cocrear con la naturaleza, no luchar contra ella.

Ensayo de la instalación de Eugènia Balcells en el Disseny Hub y en la Torre Glòries.
stats