Cultura 19/09/2021

Francesc Serés: “Tenemos que conseguir que la voz de la cultura catalana interlocute con las demás”

7 min
Francesc Serés es desde junio director del Instituto  Ramon Llull

Francesc Serés Guillén (Saidí, Baix Cinca, 1972) es conocido como columnista y escritor (en el último año ha ganado el premio Proa y el premio Llibreter por la novela La casa de foc). Los que le tratan personalmente saben que es una persona amable en las formas pero duro en la conversación, porque no hace muchas concesiones intelectuales cuando discute. Quizás es por que Serés ha cosechado manzanas junto a los temporeros y le molestan los quejicas y los remilgados. Con una trayectoria sólida y una personalidad exigente, tenemos que considerar como buena noticia que haya aceptado la dirección del Institut Ramon Llull, el organismo público creado en 2002 para promover la cultura catalana en el mundo. Serés ha tardado tres meses en conceder la primera entrevista, que es una señal de su ética de trabajo: primero pensar, después hacer y, después, hablar.

Un escritor que se pasa a la gestión pública. ¿Qué le dijo la consellera Natàlia Garriga para convencerle?

— Creo que no traiciono la conversación si explico que le dije: “Consellera, la respuesta puede ser un sí, pero yo necesito que usted me dé otro sí. Cuando yo la necesite, ¿usted estará?” Ella me dijo que sí, y dos días después y yo le di el sí definitivo.

¿“Usted estará” quiere decir “usted pondrá dinero”?

— Es obvio. Pero cuando alguien se la juega diciendo “cumpliré el 2%”, y esto quiere decir, mutatis mutandis, doblar el presupuesto del departamento en cuatro años, crea unas expectativas que te hacen decir que no lo puedes dejar pasar, que trabajarás de manera incondicional con la gobernanza. Que alguien se la juegue doblando el presupuesto... Ostras, no podía decir que no. Y otra cosa: lo bueno del Institut Ramon Llull es que la política llega muy suavizada, y que su gobernanza incluye al Ayuntamiento de Barcelona, al gobierno Balear y nexos con los gobiernos valenciano y andorrano.

Ignasi Aragay me hacía notar que Catalunya es la comunidad que gasta menos por habitante en cultura.

— Y lo encuentro gravísimo. Pensemos que la mayor parte de conflictos que tenemos hoy en nuestra sociedad y en el mundo son problemas de base cultural. Cómo nos relacionamos con España, cómo nos relacionamos con el mundo, todo esto es básicamente cultural. No quiero decir que son guerras culturales, porque es un término bastardeado, pero son conflictos culturales.

¿Cuál es su proyecto para el Institut Ramon Llull?

— Que sea el receptáculo de los debates clave que afectan la cultura mundial: cambio climático, revolución feminista, cómo están resistiendo diferentes culturas los nuevos modelos económicos, por qué el capitalismo es una máquina de devorar culturas... Es decir, que el Llull no solo sea la herramienta que exporta la cultura catalana, sino que sea capaz de interpretar los movimientos que hay en el mundo y ayudar a nuestros creadores a participar en este debate contemporáneo de las ideas. Tenemos que conseguir que la voz de la cultura catalana interlocute con las demás, construir el relato de una voz cultural catalana propia, y aportar al mundo.

¿Cuál es la voz específica catalana, en este debate?

— Empecemos por el principio: nuestra cultura tiene un patrimonio. Tenemos que saber qué hacemos con todo lo que nos ha pasado, todo lo que hemos producido, todo lo que hemos escrito. Si somos capaces de actualizar este patrimonio, seremos parte de esta voz en el mundo. Después, ¿tenemos una mirada propia sobre el mundo? Sí, somos un país con una cultura no hegemónica. Tenemos que explicarnos diciendo que somos una cultura con discontinuidades que sobrevive entre dos potencias culturales enormes y que tiene una creatividad impresionante.

¿Un ejemplo de discontinuidad?

— Nos faltaría tener más relación todavía con el País Valenciano y una relación más próxima con las Baleares. Y hoy que tenemos tantos catalanes viviendo en el extranjero, lo que hacen también es cultura catalana que está pasando en otro país. Todo esto hay que recogerlo.

Llull ha destacado por el impulso a las traducciones de la literatura catalana. ¿Continuarán?

— Conseguir que se tradujeran tantos libros del catalán a otras lenguas es un éxito inapelable, pero no nos quedaremos con esto, lo mejoraremos. ¿Cómo? Fíjese que hablamos siempre del libro, de la traducción, de la editorial. Bien, quiero trabajar más la autoría, dar más oportunidades a los autores, intentar conseguir residencias de larga duración fuera, ver si podemos hacer un programa de becas para hacer un máster de escritura creativa en otro país. Admito que esto es algo más que una declaración de buenas intenciones, pero como decía Genís Roca, “el plan estratégico ha muerto, vamos a buscar el plan de acción”. Esta red de profesores de los lectorados de catalán que hay por todo el mundo, de la que nos sentimos muy orgullosos, la queremos mejorar... Y en el ámbito de las artes, lo mismo. Tenemos una institución que cumplirá veinte años pero no tenemos que ser una máquina, también tenemos que ser un cerebro.

¿Hasta dónde llega el concepto “cultura catalana”?

— La idea de que cultura catalana es la que se hace en los territorios de habla catalana, la que se hace en catalán y/o la que lo quiere ser, para mí es interesantísima. Y aquí la someto a debate. Yo no tengo la verdad absoluta sobre la definición, pero aquí yo me siento muy cómodo.

¿Hay alguna cultura hecha en Catalunya que no quiera ser catalana?

— La decisión sobre la identidad cultural yo no la tengo que presuponer, ni tampoco la tengo que negar. Este es uno de los temas más polémicos que arrastramos. Pero fíjese que no es polémico por la definición, sino por lo que arrastramos. Aquí está el problema. Arrastramos una situación anómala en la que la cultura catalana tiene un estado casi en contra. Yo vengo de la Franja de Ponent y no sabría decirlo de otro modo: tenemos un estado en contra. Pero no le negaré nunca a nadie la ciudadanía cultural catalana para escribir en una lengua o en otra. Mire, yo soy aragonés, de la provincia de Huesca. Lo más favorable sería que yo dijera que soy un escritor aragonés de expresión en catalán. Es cansada esta discusión y sobre todo, por los resultados, es estéril, porque el contenido político desborda el contenido cultural y nos despista. Ahora bien, literatura catalana es la que se escribe en catalán. Y la cultura catalana lo engloba todo.

¿Todas las debilidades son exógenas?

— No. Venimos de unos años de recortes no revertidos, hemos tenido muchos consellers en pocos años, una crisis política evidente derivada del Procés que ha generado inestabilidad y que no deja que la gente se manifieste con más confianza sobre qué puede hacer. En los últimos cuarenta años, y lo tengo escrito, la gente que hace cultura en catalán ha tenido en contra la sociovergencia porque no sabía dónde ponerse, y el sentimiento de orfandad era bastante grande. Y, en cambio, nadie ha querido recoger el verdadero problema catalán.

¿La supervivencia?

— Yo le llamo la lucha por el mantenimiento de una sociedad cultural en el tiempo. ¿Queremos que la sociedad cultural catalana sea viable en el tiempo? Porque si no lo queremos, cogemos el mismo modelo social que ya es unívoco, que es una koiné, hablamos en inglés y que todas las ciudades y todos los hábitos de consumo se acaben pareciendo, y nos vamos. ¿La biodiversidad cultural es como un mecanismo de contrapesos a las grandes corrientes que intentan uniformizarlo todo? Para mí, sí.

Si el francés ya hace años que está en retirada internacional y el italiano está invadido de anglicismos, qué no le pasa al catalán...

— A los catalanoparlantes la lengua nos importa. Y nos sabe mal la falta de solidaridad y que a los demás no les importe. Es algo que nos hiere. Desgraciadamente, tenemos que aprender a gestionar el conflicto. Si lo miramos fríamente es un milagro, no hay ni un día sin una noticia contra la lengua. ¿Cómo quieres que no nos afecte?

Ahora es un momento de deshielo político entre Barcelona y Valencia. ¿No es el momento de incorporar el gobierno valenciano a Llull?

— Mira, yo lo dije muy claramente a mis directores de la conselleria: “Con Valencia tenemos que hacer más actividad y menos papeles”. Empezamos por crear vínculos de confianza con universidades, ayuntamientos, la misma Generalitat, que ya tenemos algunos convenios firmados. No sean nominalistas, no pensemos que porque ya tengamos un organismo, ya lo podremos solucionar todo. A mí lo que me interesa es que los artistas valencianos sientan Llull como un mecanismo. Lideremos nosotros la acción, y si esto que ofrecemos es bueno, los demás nos darán la confianza necesaria. Y sobre todo una cosa: con poco ruido. Hablar de la defensa del catalán en Girona no es lo mismo que en Alicante.

¿Quién es prescriptor, hoy?

— Si lo dice por la Feria de Frankfurt, fue importantísima para nuestra cultura, pero puedes ir una vez y ya está, ya ha servido de lo que tenía que servir. Estamos en la Bienal de Venecia, y toquemos madera, porque también depende de ellos que vayamos o no vayamos. Hoy los grandes altavoces los tiene Penguin, los puede tener Planeta, Amazon, Facebook, Google...

¿Dedicará algún tiempo a saber si es posible que un escritor en lengua catalana gane el premio Nobel de literatura?

— No. Este es un debate de tiempos pasados. La mejor manera de que esto no pase es hablando mucho de ello. Cada vez que vayas a hablar de este tema en Suecia lo sabrán antes en el ministerio que nosotros.

¿Hemos ganado un director del Institut Ramon Llull y hemos perdido a un escritor?

— Sí, siento como un honor poder dar al Institut y a la cultura catalana parte de lo que me ha dado a mí. Soy una persona que no estudié nunca en catalán y que vine a hacer bellas artes a Barcelona. Tengo conocidos en Saidí que ven el catalán como algo ajeno, a pesar de hablarlo. Es decir, yo podría haber caído al otro lado.

¿Por qué cayó del lado del catalán?

— Por una cuestión de seducción cultural. Yo veía que había una sociedad diferente de la que yo he vivido en Aragón. Así de claro. Es decir, los niños aquí tenían un esparcimiento. Yo no tenía nada. Y esto solo se construye en una sociedad civil diferente. O sea, cuando hablo de cultura, hablamos de expresiones culturales que son el arte, la enseñanza, la literatura... Pero esto sale de un poso, una indeterminada identidad. Y yo me sentía mucho mejor cuando veía que había una escuela activa que ahí no existía, unas estructuras sociales, un nivel de oportunidad que ahí no existían, y esto también es cultural. Me encontré una sociedad diferente que me hizo sentir muy acogido y en la que me siento muy a gusto. También le digo que siempre tengo que estar defendiendo la lengua y esto me hace sentir un cierto malestar permanente. Y tengo otras cosas que tampoco me acaban de gustar. La construcción cívica y democrática es algo de permanente revisión. Cuando tú dejas de avanzar, las fuerzas del mal vuelven.

¿El día que lo deje, por qué parámetros le tendremos que juzgar?

— Mi ilusión más grande sería que el próximo director o directora de Llull dijera: “Puedo trabajar sobre unos materiales que son buenos y proyectarlos todavía más hacia el futuro”.

stats