Eurocopa
Deportes 12/07/2021

El fútbol de selecciones se reivindica en una Eurocopa para la historia

El torneo continental premia los planteamientos atrevidos y pone en el mapa un relevo generacional en el deporte rey

4 min
Mancini y Chiellini levantan el Eurocopa a su llegada a Roma.

BarcelonaBukayo Saka y Gigi Donnarumma protagonizaron la acción decisiva de la Eurocopa. El décimo penalti de la tanda clave sonrió al portero italiano, que con 22 años se ha convertido en un héroe en su país. Antes de la cita continental todo el mundo lo señalaba como el heredero natural del legendario Gigi Buffon, pero el éxito azzurro no se puede entender sin el talento y la envergadura de Donnarumma, que tanto en las semifinales contra España como en la final contra Inglaterra se hizo enorme para deshacer la igualdad. Tan vital ha sido su aportación que la UEFA lo ha nombrado MVP de un torneo trepidante, marcado por la igualdad y por la responsabilidad otorgada, en tiempo de pandemia, a decenas de futbolistas jóvenes que han dignificado como nunca el fútbol de selecciones. Jugadores como Saka, que con solo 19 años tuvo que soportar la presión de un lanzamiento a vida o muerte; como el azulgrana Pedri, nombrado mejor joven de la competición después de dejar al continente boquiabierto, o como Damsgaard, referente con 21 años de la gran revelación del torneo, Dinamarca.

Del susto de Eriksen al fracaso de Francia

Dinamarca, revelación a pesar de todo; Mbappé, la cruz de la campeona del mundo

El viaje del combinado danés empezó al borde de la tragedia y acabó con todos los honores. En el estreno contra Finlandia, la estrella del equipo, Christian Eriksen, cayó desmayado en el césped, víctima de un paro cardiaco. La secuencia recordó las desgracias de Miklos Feher, Antonio Puerta o Marc-Vivían Foé. Por suerte, la rápida actuación de los médicos evitó el fatal desenlace mientras los compañeros del interior del Inter de Milán lo tapaban haciendo un círculo. Los escandinavos acusaron el impacto y perdieron los dos primeros partidos, pero en el tercero golearon a Rusia (4-1) y recuperaron una confianza que los llevó hasta semifinales, en las que solo un penalti riguroso los hizo caer ante Inglaterra. Comparten la etiqueta de sorpresa de la Eurocopa con Suiza, que acabó con la gran favorita, Francia, en la primera de las cuatro tandas de penaltis que ha habido en el torneo. Fue en los octavos de final, después de 120 minutos de juego memorables (2-2) que pusieron la guinda a la tarde frenética que había abierto el Croacia-España (3-5). En los cuartos de final, los suizos caerían contra los españoles también desde los 11 metros.

Mbappé no estuvo acertado y falló el penalti decisivo.

La Francia campeona del mundo ha pasado sin pena ni gloria por la Eurocopa. Tampoco Portugal, que defendía el título continental, pasó de los octavos de final. Aun así, Cristiano Ronaldo ha acabado el torneo como Bota de Oro con cinco goles. El ex madridista va camino de los 37 años pero mantiene intacto su olfato. De hecho, también ha acabado la temporada como máximo goleador de la Serie A.

La justa dosis de veteranía de la campeona

Bonucci y Chiellini reivindican el oficio de central

Que la experiencia ayuda a conseguir los objetivos también queda claro en el caso de la selección campeona. Si bien Italia ha triunfado gracias al impulso de jóvenes como Donnarumma, Chiesa, Locatelli y Barella, su éxito no se entendería sin la aportación decisiva de la pareja de centrales que forman dos viejos roqueros como Leonardo Bonucci y Giorgio Chiellini. Después de una temporada regular en el Juventus, donde también comparten el eje, se han resarcido aportando la dosis necesaria de veteranía (34 y 36 años) para acabar tocando la gloria. Han frustrado a los mejores ataques de Europa con oficio y contundencia en el área propia, pero también han exhibido poder en campo contrario: el gol italiano en la final lo tramaron entre los dos a la salida de un córner. Y, todo ello, con una sonrisa de agradecimiento por sentirse parte del renacimiento azzurro y de picardía para descentrar a oponentes en momentos clave como el sorteo previo a los penaltis de semifinales contra España, con Jordi Alba como víctima.

Giorgio Chiellini, capitán de la selección italiana, con la Eurocopa.

Luis Enrique se sobrepone a las críticas

España vuelve a ilusionar gracias al liderazgo del seleccionador

A pesar de caer en semifinales contra la selección campeona, Luis Enrique ha salido ganando de esta Eurocopa. Discutido por el entorno (madridista) de la roja por excluir a Sergio Ramos y olvidarse del Real Madrid a la hora de confeccionar la lista, el preparador asturiano ha impuesto su libro de estilo hasta el punto de que su equipo ha sido el más valiente de la competición. España ha presionado, ha chutado y ha marcado más que ninguna otra selección del torneo, pero a la vez ha acusado la falta de efectividad en las áreas. Con el renacido Sergio Busquets y un sensacional Pedri gobernando en medio del campo, el combinado estatal ha recuperado el prestigio perdido en las últimas citas y vuelve a ilusionar a su gente. Y hace falta una mención aparte para el joven canario del Barça, que con solo 18 años ha jugado casi todos los minutos y ha presentado su talento a toda Europa. "Pedri es taaaan bueno... Una superestrella en camino, un magnífico futbolista", dijo sobre él el ex futbolista y comentarista inglés Gary Lineker.

Normalidad y goles para aburrir

Audiencias millonarias y triunfo del fútbol ofensivo

En tiempo de Superliga y pérdida de interés por el fútbol, la Eurocopa multisede ha propiciado el regreso del público a los estadios después de muchos meses de deporte a puerta cerrada y ha reivindicado el fútbol de selecciones con goles, nivel competitivo alto y espectáculo. En total, los espectadores han visto 142 goles, 34 más que en la edición de 2016, la primera que se celebró con 24 equipos. También refuerza el auge del fútbol propositivo el hecho de que solo haya habido dos 0-0 en 51 partidos. Todo ello ha generado unas audiencias millonarias en toda Europa más allá de los colores. Por ejemplo, en España la final de este domingo reunió, en la tanda de penaltis, a 9 millones de telespectadores (58% de share).

stats