30/07/2022

El problema de las mujeres en el fútbol

2 min
Jorge Vilda, seleccionador español, animando las jugadoras después de perder contra Inglaterra

Este domingo pase lo que pase en la final de la Eurocopa femenina una entrenadora ganará el título: Sarina Wiegman (Inglaterra) o Martina Voss-Tecklenburg (Alemania). De las 16 selecciones que han participado solo seis, menos de la mitad, estaban entrenadas por mujeres y tres de ellas accedieron con sus equipos a las semifinales. La Eurocopa que está batiendo récords de audiencia y de asistencia también ha visibilizado el acierto de contar con una mujer en el banquillo. Otro muro, otro techo de cristal que empieza a caer ante la evidencia de que, si a ellas se les da la oportunidad, el acceso y los medios, alcanzan los objetivos igual que los hombres. 

 

Según datos de la UEFA en Europa solo el 6% de los entrenadores son mujeres. ¿Tienen menos conocimientos? ¿Están menos preparadas? ¿Menos capacitadas para liderar? No, no y no. El problema es de sexismo, de machismo. Acceder a entornos mayoritariamente masculinos con entornos intimidantes, condescendientes, donde son examinadas con lupa y en los que deben demostrar la excelencia hasta para poner su nombre en la pizarra continúa siendo una montaña que hay que escalar por el simple hecho de ser mujeres. Y nada más que por eso. No es una opinión, es un hecho. 

 

¿Datos? Solo en España, de los 16 banquillos de la Liga Iberdrola, solo cinco estaban ocupados por mujeres: Iraia Iturregi del Athletic Club, Natalia Arroyo de la Real Sociedad, Sara Monforte en el Villarreal, Andrea Esteban en el Valencia y Ana Junyent en el Eibar. Solo hay dos presidentas: Victoria Pavón del Leganés y Amaia Gorostiza en el Eibar, dos de 42. El pasado 3 de octubre, en el Getafe-Real Sociedad, por primera vez en la historia dos mujeres estaban en el equipo arbitral: Guadalupe Porras y Marta Huertas de Haza. La representación en las Juntas directivas también es mínima, testimonial. En los dos grandes clubes, Barça y Real Madrid, solo hay dos mujeres: Elena Fort y Catalina Miñarro. Y estamos en el 2022, así que permítanme que no celebre como un triunfo lo que continúa siendo una vergüenza.

 

No creo que llegue a ver a una mujer dirigiendo a un equipo masculino de fútbol en Primera y ojalá me equivoque. Porque hasta con todos los datos y evidencias hay quien sigue pensando que si ellas no están dirigiendo, organizando o entrenando es por falta de aptitudes o de interés. Y esa es la idea, el sistema, contra el que aún hay que luchar.