Juegos Olímpicos
Deportes 06/08/2021

Estados Unidos, de dominar el atletismo de velocidad a "hacer pasar vergüenza a todo un país"

Llevan cuatro Juegos Olímpicos consecutivos sin ganar los 100 metros, los 200 metros y el relevo 4x100 masculinos

4 min
El relevo entre Kerley y Baker

Barcelona"Es inaceptable, nos han hecho sentir vergüenza". Ya se sabe que en las redes todo el mundo se suelta un poco cuando toca pontificar. Pero cuando quien lo dice es Carl Lewis, hay que escucharle. Uno de los mejores atletas de todos los tiempos, el hombre que solo fue derrotado por un Ben Johnson que hacía trampa, no se pudo estar de levantar la voz cuando ante la televisión vio como el relevo 4x100 de Estados Unidos quedaba fuera de la final. Ya no es que no ganen medalla, es que ahora Estados Unidos ni siquiera llega a las finales, a pesar de que en su relevo había tres hombres incluidos en la lista de las 10 marcas más rápidas en los 100 metros en 2021.

Desde que en 1912 un grupo de norteamericanos había hecho un relevo por primera vez, solo habían pasado dos cosas: o ganaban la medalla de oro o eran descalificados porque les caía el relevo. O gloria o descalificación. Pero entrar sextos en una semifinal por detrás de chinos, italianos, ghaneses, canadienses y alemanes no se había visto nunca. Trayvon Bromell, Fred Kerley, Ronnie Baker y Cravon Gillespie hicieron pasar "vergüenza" a Lewis, especialmente después de un cambio de relevo entre Baker y Kerley malo, puesto que necesitaron tres intentos para pasarse el testigo. "Lo han hecho todo mal. El sistema de pasar los relevos es malo, los atletas han corrido mal, no hay liderazgo... Es inaceptable ver este espectáculo", decía Lewis exigiendo dimisiones en la federación de atletismo. "Tienes pocos entrenamientos para practicar, cuesta... no sé qué ha pasado", decía con la mirada perdida Baker. "Pues yo vi una técnica perfecta en japoneses, chinos e italianos, ¿debe ser que entrenan más? Excusas", diría Carl Lewis horas más tarde cuando lo llamaron de una radio. Seguía enfadado.

Campeones del relevo 4x100 en los Juegos Olímpicos en 15 ocasiones, los norteamericanos no ganan esta prueba desde el año 2000. En 2004 hicieron plata por detrás de los británicos y en 2008 cayeron en semifinales al ser descalificados porque el testigo se les cayó. Aquel año ganó Trinidad y Tobago. ¿Y después? Después llegó el huracán Bolt. Y con él, Jamaica ganó el oro en el relevo en 2012 y 2016.

Usain Bolt, el mejor velocista de todos los tiempos, trasladó el eje de la velocidad de Estados Unidos al Caribe ganando el oro en 2008, 2012 y 2016. Los atletas norteamericanos habían ganado la prueba reina 16 veces antes de la llegada de Bolt, pero ni sin el jamaicano han recuperado el trono, puesto que el italiano Marcel Jacobs fue el más rápido. En los 200 metros, lo mismo. Si los norteamericanos habían ganado 17 medallas de oro de 1896 a 2004, después de los tres oros de Bolt en 2008, 2012 y 2016, han visto como el canadiense Andre De Grasse les deja patidifusos en 2021. Y con los relevos, todavía peor. Cuatro juegos olímpicos consecutivos sin ganar medallas de oro en la velocidad. En categoría femenina el escenario es similar. En los 200 metros, por ejemplo, de 1996 a 2021 solo una mujer de Estados Unidos ha ganado la prueba, Alysson Felix en 2012. En los 100 metros, no ganan la prueba desde el oro de Gail Devers en 1996. La única prueba donde los norteamericanos se han resistido es el relevo 4x100 femenino, prueba que ganaron en 2012 y en 2016.

"Los norteamericanos se sienten favoritos, pero si les plantas cara, les coge el pánico", había comentado en el pasado Usain Bolt. Pero sin él, en los mundiales de 2019 Estados Unidos pudieron empezar a ganar carreras. "Se ha acabado la maldición", le salió del alma a Chris Coleman cuando ganó entonces el relevo 4x100. En los mundiales quizás se había acabado, pero en los Juegos, seguro que no. De hecho, si no ganan la medalla de oro en el relevo 4x400 de este sábado, por primera vez en la historia ningún corredor norteamericano habrá ganado un oro. Las mujeres sí que lo han hecho. Atletas de otras disciplinas como el lanzador de peso Ryan Crouser, también. Pero corredores, no.

"Parece que este año llegarán medallas. Había una nueva generación joven que promete y Jamaica no trae un equipo fuerte", explicaba la atleta Sydney McLaughlin, de 21 años, al aterrizar en Tokio. Y de hecho, Jamaica no clasificó ningún corredor para la final de los 100 metros, a pesar de que sí que ha dominado en categoría femenina con Elaine Thompson, campeona de los 100 y los 200 metros lisos. McLaughlin, sin embargo, hizo su trabajo al ganar la medalla de oro en los 400 metros vallas. Y la joven de 19 años de origen sudanés Athing Mu, los 800 metros. McLaughlin, pues, no se pudo contener: "Es magnífico ser parte de esta generación de atletas que explora sus límites, siempre más rápido y más fuerte. Y podremos volver con medallas a casa". Pero poco después, la misma atleta descubría que una de las medallas que daba por hecho que tendrían, los 110 metros vallas, no había llegado. Grant Holloway había hecho plata por detrás del jamaicano Hansle Parchment. "No llevamos ninguna medalla en hombres, ¿verdad?", se preguntó McLaughlin en voz alta medio sorprendida. No, ni una. Y desde los primeros Juegos, en 1896, hasta 2016, como mínimo un atleta masculino de Estados Unidos siempre había ganado una medalla de oro. La única excepción, los Juegos de Moscú de 1980, cuando hicieron boicot. En Tokio, sin embargo, todavía no han ganado ninguna, a la espera de la última oportunidad, el 4x400.

"Es necesario hacer crítica. Quizás es que las marcas comerciales desvían la atención de los chicos, quizás ya daban por hecho que ganarían y no se han dado cuenta de que hay competencia, que cada vez más países trabajan bien. Ahora tienes rivales de Italia o Noruega, chinos y africanos que llegan fuertes. No puedes ir por la vida pensando que eres el mejor del mundo. O puedes hacerlo cuando has ganado, pero no después", decía Lewis. Sabe de lo que habla: ganó 9 medallas de oro en tres Juegos diferentes. Él sí que reinó.

stats