Bienestar
Economía 02/08/2021

El alquiler dispara el coste de la vida en Barcelona y Madrid

La vivienda en 2020 era un 82% más cara que la media de las ciudades de España

3 min
Vista general de la Sagrada Familia en Barcelona

El coste de la vida en las dos ciudades más grandes del Estado, Barcelona y Madrid, fue un 20% superior a la del resto de ciudades en 2020. El principal motivo que explica esta diferencia son los precios de los alquileres y, por lo tanto, el coste de la vivienda, que se ha disparado en los últimos años. Así se desprende del Índice del coste de vida en las ciudades españolas, informe publicado este lunes por el Banco de España. El documento desgrana que si bien Barcelona y Madrid son las dos ciudades más ricas en comparación con el resto, cuando se ajustan los salarios al poder adquisitivo, es decir, se correlacionan con el coste de la vida que tienen que afrontar los ciudadanos que viven en ellas, la diferencia se acorta. De este modo, si en Madrid y Barcelona el salario medio del sector privado era un 45% superior al del resto de ciudades en 2020, esta diferencia cae en picado, hasta el 21%, cuando se tiene en cuenta el componente del coste de la vida.

Los sueldos de los ciudadanos de Madrid y Barcelona se dedican, sobre todo, a hacer frente a los gastos del alquiler (25%), hasta el punto que el coste de la vivienda en estas dos ciudades en 2020 era un 82% superior a la media de ciudades de España. Además, los precios de los alquileres en Madrid y Barcelona son "muy superiores" a los precios de los bienes y servicios, lo cual explica "la diferencia de precios entre Madrid y Barcelona y el resto de zonas urbanas del Estado", según el informe.

El índice del Banco de España compara el coste de los bienes y los servicios. Por un lado, destaca que la hostelería y los servicios sanitarios son más caros, y los relaciona con el coste más elevado de la mano de obra en las dos grandes ciudades. Por el contrario, la diferencia de los bienes de consumo, es decir, la cesta de la compra (alimentación, calzado, ropa, etc.) entre ciudades es "menos relevante". "Los precios en las diferentes áreas tienden a igualarse", apunta el informe.

Con todo, y fruto principalmente del incremento de los precios de los alquileres los últimos años, la diferencia de precios entre Madrid y Barcelona en comparación con las ciudades más baratas también se ha ampliado. Mientras que en 2004 la diferencia era de un 22%, en 2020 se ha ensartado 10 puntos, hasta un 31%. Esta realidad no la comparten las ciudades medianas (en términos poblacionales), donde las diferencias de precios con las capitales de Madrid y Catalunya han aumentado más ligeramente.

Ley de vivienda en espera

El Banco de España recuerda que estas diferencias tienen un impacto directo en el bienestar de los ciudadanos y aconseja que se tengan en cuenta "con tal de evaluar el impacto, a escala local o regional, de las políticas públicas que a veces fijan importes uniformes de determinadas rentas para el conjunto del territorio". El organismo apunta que "para hacer valoraciones más precisas de los niveles de bienestar" hay que tener en cuenta estas diferencias.

Hace un año, el hasta ahora ministro de Transportes y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, presentó el sistema estatal de índice de referencia del precio del alquiler, una herramienta que sirve a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos para dibujar las zonas tensionadas, es decir, donde el precio del alquiler se dispara. La iniciativa se presentó como alternativa a estudiar una regulación de los alquileres -que Catalunya ya ha impulsado pendiente del TC- a través de la ley de vivienda. La normativa se tenía que aprobar el febrero pasado pero los dos socios del gobierno de coalición (PSOE y Unidas Podemos) continúan negociando precisamente este componente. Desde Podemos quieren incluir la medida en la ley, pero el PSOE continúa mostrando reticencias. Con el cambio de carteras en la Moncloa , la negociación no se ha retomado hasta ahora, en paralelo con los presupuestos generales del Estado del 2022.

stats