Industria
Economía 14/10/2021

Ametller reformula su proyecto del agroparque en el Penedès, donde invertirá 180 M€

El complejo ocupará el doble de hectáreas que el que presentó en 2016

3 min
El consejero delegado de Almendro Origen, Josep Ametller, en el acto de presentación de la agroparc a la sede de Foment del Treball .

BarcelonaLa cadena de alimentación y supermercados Ametller Origen ha vuelto a presentar este miércoles su proyecto de parque agrario en el Alt Penedès, donde prevé invertir 180 millones de euros en los próximos cinco años. El proyecto modifica y amplía lo que ya había presentado la empresa en 2016 y que el grupo catalán frenó ante la oposición de grupos ecologistas.

El actual proyecto, presentado en la sede de Foment del Treball –la patronal que agrupa a las grandes empresas catalanas–, lleva por nombre Agroparc Penedès y ocupará 258 hectáreas. En este espacio, repartido entre los municipios de Gelida y Sant Llorenç d'Hortons, Ametller quiere desarrollar un proyecto que combine agricultura extensiva, producción de productos alimentarios y generación de energía renovable. Además, el complejo tiene que ser positivo desde un punto de vista energético (producir más energía de la que consume) y negativo en dióxido de carbono, es decir, tiene que consumir más CO₂ del que genera.

El consejero delegado del grupo, Josep Ametller, ha calificado el proyecto “de único en España y Europa”. Igual que el planteamiento de 2016, el actual incluye tener producciones agrícolas de fruteros y hortalizas, así como viña. Una parte de esta producción se hará en invernaderos. Además, se aprovechará la biomasa para generar energía, que se combinará con la producida a través de paneles solares distribuidos en diez hectáreas.

El CO₂ obtenido mediante la biomasa se introducirá en los invernaderos para que las plantas lo aprovechen para la fotosíntesis, lo cual aumenta la productividad sin necesitar fertilizantes sintéticos. Esto supondría, según la compañía, evitar la emisión de 1.400 toneladas de dióxido de carbono al año. Al CO₂ también añadirán la generación de hidrógeno, que la empresa quiere utilizar de combustible para los camiones que lleven la producción a los puntos de venta.

La principal crítica que recibió el grupo del colectivo ecologista cuando presentó el agroparque en 2016 fue que planteaba utilizar suelo rural para llevar a cabo actividad industrial. En este sentido, el parque también incluye una nave logística de 40.000 metros cuadrados, obradores para la elaboración de productos como por ejemplo sopas, envasadores y las oficinas corporativas. Ametller ha asegurado que estas críticas quedan “desactivadas”: la compañía ha adquirido 138 hectáreas más de terrenos –el plan de 2016 afectaba solo a 120 hectáreas– que incluyen suelo industrial en Gelida donde irá la parte industrial del complejo, mientras que los terrenos rurales se mantendrán para las explotaciones agrarias y para la instalación de paneles solares, permitida por la ley. El ARA ha intentado hablar con los grupos ecologistas, pero no ha sido posible.

Colaboración con Agbar

El proyecto cuenta con la colaboración de dos multinacionales, Carburos Metálicos y Agbar. La primera se encargará de desarrollar la gestión de la generación de hidrógeno, mientras que la segunda se hará cargo de la implementación del programa de optimización de recursos hídricos, con la instalación de los sistemas de riego y la gestión del agua para conseguir una reutilización del 100%.

Ametller Origen cifra en 3.100 los puestos de trabajo directos e indirectos creados y espera que la actividad económica generada en el complejo llegue a los 400 millones de euros anuales. Así mismo, entre los paneles solares y la biomasa, espera generar 13 megavatios anuales de electricidad y 1,6 millones de metros cúbicos de biogás.

stats