Energía
Economía 09/06/2022

Argelia, un socio comercial pequeño pero clave en el ámbito energético

La dependencia española del gas natural es el punto fuerte de Argel en las relaciones con Madrid

3 min
UNA INDUSTRIA  POTENTE 
 Imagen de una planta de gas de Argelia.

BarcelonaLa ruptura de las relaciones comerciales entre España y Argelia puede tener un impacto limitado sobre las exportaciones catalanas, pero a la vez puede suponer un terremoto si afecta a las importaciones de gas natural, debido a la fuerte dependencia de España y Catalunya de este combustible.

El gobierno argelino anunció este miércoles la cancelación del Tratado de Amistad y la suspensión de todas las relaciones comerciales entre España y Argelia como respuesta al reciente apoyo español a la anexión del Sáhara Occidental por parte del Marruecos , un hecho contestado por Argel , que mantiene una rivalidad histórica con Rabat por la hegemonía en la región.

El peso de Argelia en el sector exterior de Catalunya es pequeño. En 2021 las empresas catalanas le vendieron productos valorados en 634 millones de euros, un incremento del 0,5% respecto a un año atrás y todavía por debajo de los niveles prepandemia, según los datos facilitados por Acció, la agencia de promoción exterior de la Generalitat. En total, las exportaciones al país magrebí representan el 0,8% de todas las ventas catalanas al extranjero, con 508 compañías operando regularmente con clientes argelinos (en Catalunya en total hay unas 630.000 empresas, según datos de Idescat de enero del 2021).

Por productos, el aceite de soja es el que más se exporta desde Catalunya a Argelia. Este país es el segundo comprador de este alimento –por debajo solo de Marruecos– y en 2021 representó un tercio de las ventas al extranjero, con un total de 137,4 millones de euros. Los plásticos y la maquinaria, con ventas a Argelia de 71,5 millones y 55,9 millones respectivamente, son los otros tipos de bienes que más venden las compañías catalanas.

Ahora bien, es en el campo de las importaciones donde la dependencia es más grande, sobre todo porque casi el total de las compras catalanas en Argelia son de gas natural condensado y propano. Concretamente, el 80% de todos los productos derivados del gas importados por Catalunya en 2021 provenían de Argelia, un porcentaje que aumenta hasta el 95% en el caso del gas natural y al 90% en el caso del propano, según Acció.

No obstante, los datos de importaciones se elaboran a partir de los pagos de aduanas, lo cual puede interferir en el origen final de los productos que se importan. Es decir, el hecho de que se importe via Catalunya no significa que se acabe consumiendo en el territorio, puesto que el producto puede acabar en otras partes del Estado.

Ribera insiste que Sonatrach cumplirá

Además, la dependencia energética de Argelia se reduce si se computa el global de todo el Estado. Según el Boletín Estadístico del Gas publicado por la compañía Enagás, entre enero y el abril de este año el gas argelino representó un 25,4% del total consumido. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha dicho que tiene la confianza "máxima" de que Sonatrach –la empresa pública argelina que suministra gas a España– mantendrá sus "obligaciones" con los clientes españoles.

Las relaciones entre Sonatrach y sus clientes españoles se basan, según la ministra, en "obligacions contractuales". "Confío en que sigan funcionando como lo que son, porque si no sería un problema más complejo de resolver, no a través de relaciones diplomáticas, sino probablemente de arbitrajes o tribunales", ha añadido en una entrevista en Onda Cero.

Actualmente los contratos con Argelia están "en un proceso de revisión de precios complicado", pero "no hay nada que haga pensar que esto se pueda agrietar de forma unilateral por una decisión del gobierno argelino", ha indicado Ribera. De hecho, con la decisión de Madrid de reconocer la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental, Sonatrach avisó que estudiaría revisar los precios que cobra a las gasistas españolas.

Las tensiones por el gas en el norte de África se remontan a antes del apoyo español a Rabat sobre el Sáhara. El pasado noviembre Marruecos y Argelia rompieron relaciones diplomáticas, lo cual supuso que las autoridades de Argel cerraran el gasoducto que transportaba gas a la península Ibérica a través de Marruecos y el estrecho de Gibraltar. A pesar de la decisión, sin embargo, Sonatrach se comprometió a mantener sin cambios los suministros a España por el gasoducto que une la costa argelina con Almería y por barco, a pesar de amenazar con cortar del todo el grifo a España si revendía su gas a Marruecos.

stats