FINANCES PERSONALS
Economia 16/01/2021

Cinco consejos para gastar menos en luz

Una buena planificación rebaja la factura si se cuenta con una tarifa por tramos horarios

Leandre Ibar Penaba
3 min
Cinc consells per gastar menys en llum

La fuerte subida del precio de la electricidad en las últimas semanas afectará el bolsillo de muchas familias, sobre todo de las que viven en viviendas con sistemas de calefacción eléctricos. Los incrementos de la factura de la luz no son nuevos y hay muchas críticas de asociaciones de consumidores, que acusan al gobierno español de no hacer nada para evitar que el coste de la electricidad en España sea de los más elevados de Europa.

En este sentido, el ejecutivo de Pedro Sánchez podría rebajar el IVA de la factura de la luz, que actualmente es del 21%, hasta la tarifa reducida del 10%, como se hace en muchos otros países. Ahora bien, también desde casa podemos intentar reducir la factura con acciones que no suponen un gran esfuerzo y que, sumadas, pueden tener un impacto considerable sobre lo que acabamos pagando.

Potencia correcta

Contractar una potencia demasiado alta encarece el coste

La primera medida a tomar para intentar rebajar lo que pagamos de luz es contratar una potencia apropiada. La potencia que tenemos en casa aparece en la factura de la luz y, para una vivienda normal, puede oscilar entre los tres y el seis kilovatios, a pesar de que para casas muy grandes puede sobrepasar los nueve.

La potencia contratada supone una parte fija y bastante grande de la factura: en algunos casos puede llegar a representar hasta el 40% de lo que pagamos cada mes. Para saber qué potencia necesitamos hay que saber cuánto consumimos en cada momento. Por eso tenemos que buscar nuestra curva de consumo, que acostumbra a estar disponible en las aplicaciones y páginas web de las compañías eléctricas. Esta curva muestra los momentos de máximo gasto energético del hogar, lo que también es útil para planificar el consumo diario.

Planificación

Hay diferentes tarifas según la hora del día

La mayoría de empresas de electricidad tienen varios tipos de tarifas, y algunas ofrecen precios diferentes según la hora del día o, incluso, la opción de elegir una franja de horario (normalmente de un par de horas) con un precio reducido. Si se saben aprovechar, estas tarifas pueden ayudar mucho a reducir el coste de la luz.

Por eso, sin embargo, hay que adaptar las horas más económicas a nuestro horario laboral y concentrar el consumo eléctrico en aquella franja teniendo cuidado, eso sí, de no sobrepasar la potencia contratada. En caso de escoger la tarifa regulada (PVPC), hay que tener en cuenta que puede ser más barata los fines de semana o en ciertos momentos del día si incluye discriminación horaria.

Ahorro energético

Buscar aparatos ecológicos o que gasten menos

De todo el consumo, los electrodomésticos son los aparatos que más consumen de la casa, siempre que no tengamos calefacción y aire acondicionado. Más allá de la factura, pues, es bueno intentar comprar aparatos de bajo consumo, puesto que a pesar de que pueden ser algo más caros, a medio plazo se amortizan gracias a lo que nos ahorramos en luz. Esta fórmula también la podemos aplicar a las bombillas con leds (más caras), que pueden llegar a gastar un 70% menos que una incandescente tradicional y un 30% menos que un fluorescente. También es bueno desenchufar aparatos como ordenadores o el televisor para evitar que queden en stand-by, lo que puede reducir el consumo hasta un 10%.

Calor residual

Es recomendable apagar los radiadores un rato antes

Una buena medida para ahorrar electricidad es parar los radiadores (o el aire acondicionado) un rato antes de salir de casa o de la habitación donde estamos. Así se aprovecha tanto el calor acumulado como el residual que, durante un rato, continúan desprendiendo muchos radiadores a pesar de estar apagados.

Termostatos

Termostatos

Graduar bien la temperatura de casa tanto en verano como en invierno

Los sistemas de calefacción más modernos, así como los aires acondicionados, tienen termostatos para controlar la temperatura. No graduar la temperatura correctamente puede aumentar la factura. Además de esto, llevar un jersey en invierno y ropa cómoda y ancha en verano ayuda a rebajar la sensación de frío y calor cuando estamos en casa.

stats