Cuentas públicas
Economía 10/11/2021

El concierto económico reabre heridas de la Transición en Catalunya

Cuatro 'consellers' de Economía debaten sobre la infrafinanciación crónica

3 min
Esther Vera, Jaume Giró, Oriol Junqueras, Andreu Mas-Colell y Antoni Castells, durante el acto organizado por el ARA .

BarcelonaUn debate sobre el déficit crónico de financiación que sufre Catalunya ha acabado por reabrir viejas heridas de la Transición, hasta el punto que el ex president Jordi Pujol, presente entre el público, ha pedido la palabra para asegurar que “sí que se pidió” el concierto económico. 

El debate, organizado por el ARA en el Palau Robert y con presencia del conseller de Economía (Jaume Giró) y de tres ex consellers más (Antoni Castells, Andreu Mas-Colell y Oriol Junqueras), ha desembocado en un tema recurrente cuando se plantea esta cuestión: el concierto económico vasco. Castells ha explicado que “era difícil que el concierto vasco fuera sostenible para el Estado” si también se aplicaba en Catalunya. Un punto de vista que los otros ex consellers también han compartido. “Si hubiera existido un concierto catalán, el vasco sería diferente”, ha apuntado Mas-Colell. Castells también ha explicado que Catalunya había rechazado el concierto, según le había explicado el consejero vasco de Economía de la época, Pedro Luis Uriarte. La intervención de Castells ha propiciado la irrupción de Pujol, que ha negado taxativamente que esto fuera cierto.

El debate ha empezado con el tema central: ¿está Catalunya infrafinanciada? El conseller Giró ha dicho que “es obvio que en este momento no funciona” el modelo de financiación, y ha recordado que Catalunya es la tercera comunidad que más recursos aporta, la décima que más recibe y la penúltima si se tiene en cuenta el coste de vida. Junqueras, por su parte, ha sostenido que “no hay ningún sistema de financiación justa que no sea el de tener un estado” y ha advertido que el modelo actual “retroalimenta” las diferencias.

A continuación, Mas-Colell ha advertido que, como hace siete años que se tiene que renovar el sistema de financiación, el gobierno español tiene dos posibilidades: una, plantear que esta situación es “totalmente insostenible”, y la otra, que “es perfectamente sostenible seguir siete u ocho años más” como hasta ahora. Él es del parecer que Madrid opta más bien por la segunda y que, por lo tanto, “no habrá un nuevo modelo de financiación” porque “ninguna comunidad autónoma está dispuesta a recibir menos”, y el Estado, por su parte, se hace cargo de partidas como pensiones o paro a las cuales "todos dan prioridad”.

El debate ha vivido un intenso tira y afloja entre Castells y Giró. El segundo se había quejado del modelo de financiación y de la falta de inversión del Estado. “De aquí viene la infrafinanciación” de Catalunya, ha dicho. Castells le ha replicado que “inversiones y financiación son dos cosas diferentes”. Posteriormente, Giró ha vuelto diciendo que había tres cuestiones diferentes: financiación, inversiones y modelo territorial, y que “las tres nos van en contra”. En este punto, por cierto, Giró ha explicado que España recibirá 27.000 millones de euros en fondos europeos el próximo año y que Catalunya tiene 2.100 asegurados; por lo tanto, menos de un 8% del total. “En 2022, pues, tendremos un déficit fiscal mayor”, ha remachado.

Aun así, Junqueras se ha mostrado muy escéptico ante la posibilidad dev que las autonomías periféricas “hagan frente a su hipercapital”. “La historia nos enseña que la periferia no está en condiciones, ni sé si quiere”, ha dicho.

¿Pierde peso Catalunya?

La posible pérdida de peso de Catalunya en la economía española ha sido otro tema que ha generado mucho juego entre los consellers. “Tenemos que evitar el discurso cofoista –ha dicho Castells–. Hace 100 años Catalunya era el 25% del PIB español [y ahora ronda el 19%] y, lo que es peor, Madrid nos ha pasado por delante”. Giró ha replicado que “en los años del Procés se ha intentado vender que Catalunya ha perdido peso, pero no hemos perdido: quien lo ha perdido han sido las otras comunidades respecto a Madrid”. “Lo que yo digo –ha replicado Castells– es que el lío político acaba influyendo en la economía. No es de un día para otro, que en 2017 pasa una cosa y en 2018 hay una consecuencia”.

Mas-Colell no ha querido entrar en esta cuestión y ha pedido de “mirar adelante” porque “este país tiene enormes posibilidades, pero se tienen que hacer las cosas bien”. Castells había lamentado la ausencia de un grupo dirigente catalán con las ideas claras y Mas-Colell ha dicho que no sabe si existe, pero que sí que hay "muchos emprendedores". “Es importante que la Generalitat abrace algo más este mundo de los emprendedores”, ha sostenido, una afirmación que Junqueras ha avalado añadiendo también a los trabajadores públicos. Según ha explicado, la escuela y la sanidad pública “de gran calidad” que hay en Catalunya también la hacen más competitiva. “No siempre podemos pagar mejor [a los que vienen de fuera] pero los pagamos con servicios de mucha calidad”, ha concluido.

stats