Laboral
Economía 13/09/2021

Dudas en la vuelta a la oficina

Las empresas plantean volver a la presencialidad, pero mantienen el teletrabajo mínimo un día a la semana

Rut Font Camats
3 min
El debate sobre la presencialidad sigue muy ligado a la evolución de la pandemia.

BarcelonaAlgunos con las pilas cargadas y otros que ya cuentan los días para las próximas festividades. Sea como sea, cuando acaba el verano los centros de trabajo se vuelven a llenar de empleados. O no. Después de un año y medio de trabajar desde casa, gracias a la evolución positiva de la pandemia y a la campaña de vacunación, las empresas catalanas pensaban que el septiembre sería el momento idóneo para recuperar la normalidad y volver a la oficina. A pesar de que son muchas las compañías que tenían esta intención, la quinta oleada ha provocado que una buena parte se plantee seguir haciendo teletrabajo al menos un día a la semana, según las patronales que se encuentran recopilando datos sobre la presencialidad en los puestos de trabajo.

De hecho, esta tendencia a la presencialidad ya se aprecia en los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística de antes del verano. El porcentaje de empleados en Catalunya que trabajaban en casa más de la mitad de los días de la semana bajó del 15% durante el primer trimestre de 2021 hasta el 11% de abril a junio. Aún así, la gran masa de trabajadores sigue yendo al centro de trabajo: 2,78 millones de empleados, que representan al 81% de la población ocupada de Catalunya, no teletrabajaron ningún día durante el segundo trimestre del año.

El camino hacia la presencialidad choca tanto con la quinta oleada como con las demandas de los trabajadores de combinar el trabajo en la oficina con el trabajo en casa. “Da más flexibilidad. Están dispuestos a volver unos tres días a la semana, pero con las condiciones adecuadas. Piden, por ejemplo, espacios libres, para trabajar en grupo y huir de los despachos cerrados”, explica Sílvia Balcells, directora general de la empresa de trabajo temporal (ETT) Synergie. Balcells asegura que alrededor del 77% de los trabajadores consideran “idóneo” este sistema híbrido, una cifra que sube hasta el 85% entre los millennials. Para asegurar una buena rutina laboral con este modelo después de las vacaciones, la directiva recomienda mantener reuniones presenciales periódicas para no perder el contacto y crear políticas de trabajo por objetivos.

En cuanto a los sectores laborales, los vinculados al marketing, la tecnología y las tareas típicamente de oficina son las que tienen más facilidad para implementar este modelo. Ya antes del verano, CaixaBank inició un retorno progresivo a la presencialidad, con turnos alternativos de trabajo en la oficina y desde el domicilio, hasta que la presencialidad ha llegado al 50% en septiembre, según la ACN. En otros ámbitos, como el industrial o las grandes superficies comerciales, es más difícil combinar las dos modalidades. El 95% de los trabajadores de la cadena Bon Preu, por ejemplo, tiene que trabajar presencialmente. Para Balcells, el modelo híbrido "depende más de las funciones del trabajador que del sector económico”.

Teletrabajo, cuando sea posible

Sobre esto, el Procicat recomienda a los empresarios desde principios de julio, una fecha anterior al pico de la quinta oleada, que “adopten medidas para la reincorporación progresiva de forma presencial en los puestos de trabajo y que fomenten el uso del teletrabajo cuando, por la naturaleza de la actividad laboral, sea posible”. Salud también ve necesario “evitar la coincidencia masiva de personas, tanto de los trabajadores como de los clientes o usuarios, durante las franjas horarias en las que se prevea más afluencia”. Además, la Generalitat remarca la necesidad de recuperar la actividad de manera gradual después de la parada en verano.

En este sentido, la doctora Helena Basart, especialista en medicina del trabajo y asesora del Colegio de Médicos de Barcelona, pone el foco en la segunda recomendación de Salud: mantener el teletrabajo siempre que sea posible por el tipo de actividad económica. “Se tienen que aplicar medidas organizativas para evitar que haya demasiada gente en el mismo lugar. No tiene sentido volver a hacer reuniones de 10 personas si solo hablan cinco y más si se pueden hacer por videoconferencia”, comenta. El especialista se decanta por pedir prudencia a las empresas: “No tenemos la presión hospitalaria de hace unas semanas, pero la gente se ha relajado después de las vacaciones y con la vuelta de los niños a la escuela no sabemos cómo evolucionarán los positivos –explica–; ya se habla de sexta oleada y si empeora la incidencia, habrá que dar marcha atrás otra vez”.

Un retorno seguro a la presencialidad
  • Test de antígenos Si la empresa tiene los recursos, tiene que valorar la realización de tests de antígenos a los trabajadores antes de la vuelta a la oficina para controlar los posibles casos positivos, según la doctora Helena Basart, especialista en medicina del trabajo.
  • Protocolos dinámicos No implementar políticas estáticas que se mantengan a lo largo del tiempo. Es necesario que crear protocolos que se adapten a los cambios epidemiológicos actualizados en cada momento y anticiparse a la evolución de la pandemia.
  • Petit comité Hacer reuniones solo con las personas imprescindibles para evitar contactos innecesarios entre los empleados.
  • Pausas para airear Limitar el tiempo de las reuniones para minimizar el tiempo de exposición y contacto entre los trabajadores. Si la reunión se extiende, dedicar pausas de 10 minutos para ventilar el espacio.
  • Menos zonas comunes Reducir la concurrencia en las zonas comunes donde los trabajadores se quiten la mascarilla, como las zonas de café o los comedores comunitarios. Siempre tienen que estar bien ventilados.
  • Distancia Tanto en las zonas de trabajo como en puntos de atención a los clientes, intentar siempre mantener la distancia interpersonal.
  • Mascarilla Colocar recordatorios del uso obligatorio de la mascarilla en espacios de trabajo, siguiendo las guías de recomendación del departamento de Salud.
  • Ventilación Se recomienda mantener los sistemas de ventilación adecuados y recordar los mantenimientos técnicos necesarios para garantizar que se renueve el aire.
  • Sistemas de protección Se recomienda mantener los sistemas ya instalados como las pantallas de metacrilato, los accesos a puntos de gel hidroalcohólico, carteles que recuerden la necesidad de lavarse las manos, etc.
stats