Automoción
Economía 18/10/2021

El macrocentro de FP de Martorell se aleja de la automoción

La Fundació per la Indústria presenta candidatura para gestionar la equipación y Eurecat lo está estudiando

3 min
Imagen del centro de FP de Martorell, que costó 17,6 millones.

BarcelonaEl 20 de marzo de 2015 se inauguraba el macrocentro de Formación Profesional de Automoción de Martorell, que costó 17,6 millones de euros y que tiene una capacidad para 15.000 alumnos al año. Según la propia Generalitat, tenía que ser una equipación clave para el sector y para garantizar mano de obra cualificada a corto y medio plazo. Sonaban nombres como Seat (la equipación está justo al lado) o Nissan para gestionarlo. E incluso el entonces president de la Generalitat, Artur Mas, aseguró en la inauguración que sería “un centro de referencia para la automoción y eficaz de cara a los próximos años”.

Pero la realidad se aleja mucho de aquellas palabras. Aparte de que la equipación hace más de seis años que está prácticamente vacía, según ha podido saber el ARA, ninguna de las dos empresas que se han postulado para encargarse de ella están especializadas en el sector de la automoción. Hace dos semanas que el SOC, que es de donde cuelga la equipación, volvió a licitar la gestión después de un primer intento fallido que incluyó dos prórrogas. El nuevo proceso se acaba el 4 de noviembre.

La primera de las candidatas es la Fundació per la Industria, que ya ha presentado la documentación. Tiene la sede en Sabadell y es de origen textil. Actualmente se presenta como un grupo de presión para la defensa de la industria y como creadora de ocupación. “Ayudamos a las pequeñas y medianas empresas del sector industrial a dar el salto al 4.0, a adaptarse para crear valor a través de la tecnología”, explica el nuevo presidente de la fundación, Miquel Ribé, que desconoce los detalles de la candidatura para gestionar la equipación porque, explica, la llevó a cabo el anterior presidente.

La segunda candidata, que todavía no ha presentado la documentación, es Eurecat, gran parte de la financiación de la cual depende de la propia Generalitat (la subvención que recibió en 2020 fue de 20,1 millones de euros). Eurecat es un centro de transferencia tecnológica. En este caso, sí tiene diferentes proyectos sobre automoción. 

De hecho, la idea de Eurecat era presentar candidatura conjuntamente con el Clúster de la Indústria d'Automoció de Catalunya (CIAC), pero el propio clúster no ve nada clara la opción porque, tal como ya pasó con la primera licitación, las bases del concurso “relegan el sector de la automoción a un segundo plano”, según denuncia su presidente, Josep Maria Vall: “Nosotros como sector siempre hemos dicho que tendríamos que tener un rol clarísimo en este centro y, una vez más, o no se nos escucha o no se nos quiere escuchar”.

Desde Eurecat, que ya mostró el interés por gestionar el centro en la primera licitación pero no cumplía todos los requerimientos, se insiste en que es clave que haya un acuerdo de colaboración con el clúster. “Lo que tenemos que ver es en qué formato”, explica el director general corporativo y de operaciones de Eurecat, Xavier López.

“Absoluto escándalo”

Además de conseguir la implicación del sector, otra dificultad para Eurecat es que la gestora que lleve la equipación, tal como dejan claro las bases del concurso, tiene que ser una sociedad anónima y el centro es una fundación. “Lo que tendremos que hacer es crear un instrumento jurídico independiente”, matiza el propio López. Antes de presentar la candidatura, Eurecat está elaborando proyecciones financieras para asegurarse de que la equipación es sostenible.

La vicepresidenta de la asociación empresarial del Hospitalet y el Baix Llobregat, Rosa Fiol, califica de "absoluto escándalo” la situación del macrocentro teniendo en cuenta que se hizo “con dinero público” y que en la comarca hace años que hay un déficit de plazas de formación profesional reglada del sector del metal, donde también se incluye el ámbito de la automoción. “Tendría que ser un centro del metal y formar parte de la estrategia territorial del Baix Llobregat”, lamenta.

stats