Fiscalidad
Economía 26/02/2022

Madrid, la Miami europea

La capital del Estado se ha convertido en un polo de atracción de capital, especialmente de Venezuela y México, y destino de personas con una alta capacidad adquisitiva

6 min
Johana Muller, copropietaria de dos locales de moda al barrio de Salamanca.

MADRID"Hace doce años, cuando llegué, no se veían a los ricos por la calle, pero ahora sí que se ven. Ves los Ferrari y los Lamborghini, las tiendas de lujo, las escuelas bilingües. Hoy Madrid me recuerda a Miami, donde vive mi hermana". Alberto Pérez es el secretario de la Asociación Civil Venezolana, una de las múltiples entidades que reúnen la diáspora de ese país, y conoce de primera mano el impacto que el capital venezolano está teniendo en la capital del Estado, sobre todo en el sector inmobiliario. El epicentro se ubica en la llamada milla de oro, en el barrio de Salamanca, y también en la zona del Prado. Encontramos la finca de pisos de lujo Montalbán número 11, la joya de la corona del diseño venezolano. Por un millón de euros, la publicidad te invita a vivir dentro de una obra de arte.

El caso es que Madrid se está convirtiendo en un polo de atracción para personas con poder adquisitivo alto, y una de las personas que lo conocen bien y lo han vivido en primera persona es la medio austriaca y medio venezolana Johanna Müller, socia de la también venezolana Eliza Arcaya. Ambas son las propietarias de dos de los locales de moda en el barrio de Salamanca: el Café Murillo y el restaurante El Velázquez 17. "Cuando llegué hace veinte años Madrid era una ciudad muy castiza, de los huevos estrellados de Lucio, de los toros, pero no era cosmopolita. Ahora esto ha cambiado de forma radical. Madrid es ahora la ciudad donde todo ocurre".

Müller llegó a Madrid en 2002 para estudiar un MBA y rápidamente identificó dónde había oportunidades para hacer dinero. "El primer negocio que abrí fue uno de alquiler de bolsas de lujo, de marcas como Prada o Gucci. Era la época de Sexo en Nueva York, y me fue muy bien". Ella ha visto cómo la llegada de gente con dinero ha cambiado la ciudad: "Los lugares que están abriendo ahora en Madrid habrían sido inviables hace diez años. No había ese público que se gasta una altísima cuenta en un restaurante. Pero ahora sí. Y esto genera una inercia. El dinero llama el dinero".

Más vivienda de lujo

Donde también, y sobre todo, han notado esta inercia es en el sector inmobiliario. "[Madrid] Se ha convertido en un polo de atracción total que no creo que se deshinche", dice Luís Valdés, director residencial de Colliers International, una de las firmas que, de la mano con CB Richard Ellis (CBRE) o Barnes, controlan gran parte de la promoción de vivienda de lujo y premium de la capital. Actualmente, se trata de un perfil de cliente empresarial o patrimonialista "con rentas muy elevadas" y que procede mayoritariamente de algún país de América Latina, destacando Venezuela y México. Desde Colliers, por ejemplo, apuntan a un 65% del total de los inversores, mientras que el resto, un 35%, sería un cliente procedente del Estado.

Una señora pasea por la calle Alcalá, en el centro de Madrid.

Diferentes voces del sector coinciden en que si bien en un principio Madrid era vista como una "puerta hacia Europa", la dinámica ha cambiado y gran parte de los inversores se acaban quedando y residiendo en España. Los principales motivos son sobre todo culturales, sostiene Valdés, que pone de ejemplo la gastronomía o el idioma. "Barcelona está captando más inversión de lujo de Europa y el norte de Europa. El mar es un aliciente", detalla el miembro de Colliers.

Sin embargo, después se añaden los elementos económicos que para Mikel Marco-Gardoqui, consejero director de CBRE España, son un "plus". Aquí entran en juego las reglas fiscales: "En Madrid, por el IBI pagan mucho menos de lo que pagarían en su país de origen, donde suele ser del 2% cada año", ejemplifica Valdés. Pero también la diferencia con ciudades como Londres, París o Milán. Según el sector inmobiliario, el metro cuadrado en la capital española sigue muy por debajo que en el resto de ciudades. ¿En qué se traduce esto? Una fuente del sector sitúa como "pista" el precio que alcanzó de promedio el metro cuadrado de las viviendas del centro comercial Canalejas y que se vendieron bajo la marca Four Seasons Private Residence: 14.000 euros. Pese a considerarse la operación más cara de los últimos años, otra fuente explica que el presupuesto mínimo se sitúa en los 10.000 euros el metro cuadrado, mientras que el máximo puede alcanzar los 20.000 euros. En los últimos diez años el precio de la vivienda de lujo ha crecido un 5% en Madrid, según un informe de Colliers.

¿Tiene freno esta espiral? Para Marco-Gardoqui, existe una "cierta tensión" entre la oferta y la demanda. Apunta que hace unos años la oferta era "suficiente" para el flujo de inversores solo del Estado pero que con la incorporación de los clientes latinoamericanos, falta. "Empiezan con un pied-à-terre, como dicen los franceses. Es decir, compran algo pequeño y si están a gusto siguen invirtiendo. Para salir del paso comienzan con apartamentos de 200 metros, y después acaban comprando áticos de más de 1.000 metros o edificios. Tienen una noción de la superficie diferente a la nuestra”, comenta riendo Valdés. "Te das cuenta de que en España no hay tanto rico", comenta.

Atractivo fiscal

Por todo ello, la pregunta es: ¿eso se logra solo con una política de impuestos bajos como los que aplica la Comunidad de Madrid desde hace décadas? Para Gregorio Izquierdo, director general del Instituto de Estudios Económicos, un think tank vinculado a la CEOE, los motivos son diversos. "El gran cambio para Madrid llega con la entrada de España al euro. Aquí es cuando recoge el fruto de la gran inversión en infraestructuras que se hizo en los años 90 y que conectaron el sur con el norte". Y luego, por supuesto, hay factores como el de no tener impuesto de patrimonio. "Madrid está compitiendo con las ciudades de todo el mundo para atraer capitales, y tener impuesto de patrimonio ya puede descartarte de entrada. Lo único que hace Madrid es quitar esa barrera".

Entrevista en el restaurante Velázquez 17, en el barrio de Salamanca de Madrid. Johanna Müller, una de las propietarias.

Johanna Müller confirma que el tema fiscal es importante para atraer dinero: "Es lo que están haciendo todos los países del mundo. Portugal lo hizo y se llenó. El capital aporta dinamismo y genera empleo". Pero Izquierdo considera que es falso que en Madrid no se paguen impuestos. "Fíjate que se paga más IBI en Madrid que patrimonio en toda España. Tú puedes grabar el patrimonio de otras formas; por ejemplo, con el impuesto de circulación, que aporta muchos recursos".

Sobre el capital venezolano, llama la atención que en Madrid coinciden familias ricas tradicionales como el banquero Juan Carlos Escotet, las hijas de Carolina Herrera, Víctor Vargas con ex jerarcas del chavismo, llamados bolichicos, como Alejandro Betancourt, que ahora ha comprado la conocida marca de gafas de sol Hawkers, o el exministro Nervis Villalobos. Algunos de ellos han sido perseguidos por la justicia. El caso es que la llamada Golden Visa, la posibilidad de adquirir la nacionalidad con una inversión de medio millón de euros, ha facilitado la llegada de ricos de todo el mundo, especialmente venezolanos. El primo del líder opositor Henrique Capriles, Miguel Ángel Capriles, es propietario del grupo Gran Roque, uno de los que más ha invertido en los últimos años en inmobiliario en el centro de Madrid.

La boca del metro Serrano, en el barrio de Salamanca, Madrid.

En el centro de Madrid, en la Carrera de San Jerónimo, se han abierto recientemente las Galerías Canalejas, un centro comercial con tiendas premium y restaurantes gourmet, y, junto con el hotel Four Seasons, forman una especie de triángulo del lujo en el corazón de la ciudad. El Grupo Paraguas planea algo similar al edificio Metropolis. Han reabierto el Villa Magna, y el viejo Ritz se ha convertido en el nuevo Mandarin Oriental Ritz. Johanna Müller cree que la pujanza de Madrid como ciudad de ricos está entrando "en una era dorada" y ya prepara su próximo paso: abrir una consultoría para hostelería. "Todo el mundo está en una carrera para abrir locales", afirma sonriendo.

stats