Empreses
Economía 12/04/2021

La misteriosa caída del delfín de Florentino Pérez en ACS

El presidente aparta a Fernández Verdes, consejero delegado del grupo y llamado a ser su sucesor

3 min
El presidente de Hochtief, Marcelino Fernández Verdes.

MadridEra el 2017 cuando Florentino Pérez, durante la presentación de resultados del grupo ACS, convertía en protagonista a Marcelino Fernández Verdes, a quien cedía la palabra para que explicara públicamente las cuentas. Un mes después lo nombraba consejero delegado del grupo. El presidente del Real Madrid y del grupo de construcción y servicios ACS designaba a Fernández Verdes, vinculado a la empresa desde hacía más de 30 años, como su mano derecha y su futuro sucesor. 

No era ninguna sorpresa: tres años antes Florentino Pérez revelaba al periodista Jordi Évole en una entrevista en el programa Salvados que ya tenía a la persona que lo sustituiría al frente del grupo de construcción y servicios. Pérez, que entonces tenía 67 años, ya pensaba en la jubilación y en dejarlo todo muy atado antes de retirarse: “Ya tengo sucesor. Es Marcelino Fernández Verdes”. 

En ese momento el asturiano era consejero delegado de Hochtief, filial alemana de ACS, y pasaba a copilotar el grupo junto a Florentino Pérez. “Es un hombre de su máxima confianza a quien ha asignado las misiones más complejas. No hay ninguna duda de que se entenderán”, vaticinaba el diario económico Expansión en 2017, citando colaboradores de ACS, cuando Fernández Verdes era nombrado consejero delegado del grupo. “Es el principal valor de la empresa”, resumía el presidente de la multinacional.

Divorcio consumado

Los colaboradores –y el propio Florentino Pérez– se equivocaban. Casi cuatro años después se ha consumado el divorcio entre Pérez y su consejero delegado. Hace meses que el rumor de su relevo circulaba por los círculos empresariales. Fernández Verdes comunicaba el 31 de marzo su intención de dejar el cargo, un año antes de vencer su contrato. No dio explicaciones ni tampoco han trascendido los detalles, pero en el mundo empresarial se da por hecho que el presidente del grupo lo ha apartado después de haber perdido la confianza en él. Lisa y llanamente, Florentino lo ha cesado.

Fernández Verdes, que se había convertido en el directivo del Íbex-35 mejor pagado –en 2019 había llegado a cobrar la astronómica cifra de 18,7 millones de euros–, seguirá vinculado al grupo como consejero delegado de Hochtief y presidente de Abertis, además de responsable de nuevas inversiones del grupo. Florentino Pérez ha optado por la discreción y mantiene en la compañía al que fue su delfín, pero deja claro que ya no será su sucesor. 

Se acaba así una estrecha amistad que empezó en los años 80, cuando Fernández Verdes, ingeniero de caminos nacido en Oviedo y licenciado por la Universitat de Barcelona, trabajaba en la capital catalana para el operador de infraestructuras FCC. De ahí dio el salto a Ocisa, una empresa que más tarde se integraría en ACS. Se cruzaba en el camino de Florentino Pérez.

¿Qué ha pasado para que haya apartado a su hombre de confianza, a quien había preparado para sucederlo durante casi cuatro años? Diez días después del anuncio de su salida como consejero delegado, el presidente de ACS y del Real Madrid y su entorno mantienen silencio. Sigue siendo un misterio qué ha impedido que Fernández Verdes sea el sucesor de Pérez cuando lo tenía todo de cara: una trayectoria de éxito dentro de la compañía, donde había ido escalando posiciones hasta acumular cargos directivos y convertirse en CEO, y la confianza de Florentino Pérez, que había planeado su retirada con el directivo asturiano como protagonista de la ecuación. 

La prensa económica española apunta a que Florentino Pérez podría haber cambiado de opinión por los resultados de Cimic, la filial australiana de ACS, presidida por Fernández Verdes, que entró en pérdidas en 2019 y ha provocado un agujero en las cuentas de ACS. 

Nuevo sucesor

Su paso al lado no ha sido una sorpresa. En la última presentación de resultados, en febrero, Florentino Pérez ya no dio la palabra a su consejero delegado, un gesto que anticipaba la caída de Fernández Verdes. Florentino Pérez, que ya tiene 74 años, no ha revelado el nombre del futuro CEO del grupo, pero todo apunta a que será José María Castillo, hasta ahora consejero delegado de Cobra –una empresa que ACS acaba de vender a la francesa Vinci– y desde hace un año también presidente de Dragados. Habrá pasado, pues, por dos de las empresas importantes del grupo, a pesar de que una ya no forme parte de él.

Florentino no se ha deshecho en alabanzas a Castillo ni ha expresado el deseo de que sea su sucesor como sí hizo con Marcelino Fernández Verdes, pero la edad del presidente de ACS y su deseo de pisar el freno y dedicarse únicamente a dirigir el Real Madrid acercan a Castillo, si se confirma su nombramiento como consejero delegado, a ser el verdadero sucesor de Florentino Pérez.

stats