Infraestructuras
Economía 13/05/2022

El Govern aparta a Cedinsa del Eje Transversal para ahorrarse 810 millones de euros

La Generalitat notifica a la concesionaria del final este año del contrato del peaje en la sombra que acababa en 2040

3 min
Imagen de la C-25 o Eje Transversal, una vía de la red de la Generalitat.

BarcelonaLa operación financiera más importante de la Generalitat de los últimos 10 años. Así la definen fuentes del Govern. El ejecutivo catalán quiere recuperar el Eje Transversal –la C-25, entre Cervera y Caldes de Malavella—, en una operación que, según cálculos de la conselleria de Economía y Hacienda, permitirá el ahorro de 810 millones de euros. La autovía que atraviesa Catalunya la explota ahora la concesionaria Cedinsa, una empresa que constituyeron constructoras catalanas pero que ahora controla el fondo francés Vauban Infrastructure Partners, y que además del Eje Transversal también tiene la concesión del Eje de Aro, el Eje del Llobregat y el Eje del Ter.

El Govern cree que es el momento de hacer la operación, que ya había intentado antes. Y tiene varios motivos. El principal es que el contrato con la concesionaria prevé la posibilidad de acabarlo a los 10, 15 y 20 años del inicio de la concesión. El contrato se firmó en octubre del 2010 y, por lo tanto, ahora entra en una de las ventanas de resolución, la de los 15 años. Sin embargo, no se prevé un camino fácil. La concesionaria ya ha anunciado que se opone a la resolución del contrato y todo hace pensar que la rotura acabará con recursos, que se pueden acabar resolviendo en los juzgados. A pesar de todo, fuentes de Economía indican que los servicios jurídicos internos y la Airef (la Autoridad Fiscal Independiente), además de dos dictámenes pedidos a los bufetes Garrigues y Roca i Junyent, avalan la operación, que para llegar a buen puerto también necesitará el apoyo de la Comisión Jurídica de la Generalitat.

Pero romper el contrato de la concesión no es gratuito. La Generalitat tendrá que pagar a la empresa concesionaria el denominado fondo de reversión, previsto en el contrato de la concesión. Una cifra de 221 millones de euros, actualizada a un 5% anual hasta el fin previsto de la concesión, el 2040, que supone un coste total de 482,6 millones de euros, según fuentes de la Conselleria de Economía. Esta cifra que incluye tanto la reversión como los gastos de operación, mantenimiento y reinversión en la vía, que a partir de enero del 2023 tendría que asumir el Govern a través de la conselleria de Políticas Digitales y Territorio.

Uno de los otros motivos por los cuales el Govern considera que ahora es el momento de hacer la operación es porque las reglas de déficit están suspendidas por parte de la Unión Europea, a raíz de las medidas adoptadas para hacer frente a la pandemia del covid-19. Los cálculos del Govern estiman que la operación tendrá un impacto máximo de 128,4 millones en el déficit de la Generalitat del ejercicio actual. Pero a la larga el déficit se reducirá en casi 481 millones de euros sobre lo que se generaría llegando a finales de la concesión. De todos modos, todavía hay un factor más que puede rebajar la factura para recuperar esta vía. En el año 2010, en una especie de rescate, la Generalitat concedió un crédito de 50 millones de euros a la concesionaria. Por lo tanto, si al coste de 486,6 millones de euros de la resolución de la concesión se le descuenta el saldo todavía vivo de este crédito, que sube a 32 millones de euros, la factura para la Generalitat podría rebajarse hasta 450,6 millones.

Opciones de financiación

Fuentes de la conselleria de Economía estiman que el ahorro total para la Generalitat con la operación de resolución del contrato superará los 810 millones de euros. Para hacerse una idea, desde 2008 hasta 2021 la Generalitat ha pagado a la concesionaria por esta infraestructura 819 millones de euros, 305 en subvenciones y otros 514 en peajes en la sombra. Pero la operación hay que financiarla. La Generalitat prevé pagar en un primer momento con tesorería, pero después buscar un sistema de financiación del pago que tendrá que hacer a la concesionaria.

La opción más barata que trabaja la conseleria de Economía y Hacienda es hacerlo con los fondos sobrantes del FLA (Fondo de Liquidez Autonómico) del año pasado. Este dinero sólo generaría un interés del 0,1%. El dinero del FLA del 2021 no gastado se tendrá que devolver al Estado y, por lo tanto, para el departamento de Economía es la mejor opción para financiar la operación. En este sentido, fuentes del departamento aseguran que tienen la conformidad "verbal" del gobierno español, pero no un acuerdo por escrito, que tendría que autorizar el consejo de ministros. Además, se han buscado otras opciones, como la financiación bancaria, por si falla la opción del FLA. De hecho, el Govern ya dispone de dos propuestas de entidades bancarias y espera que todavía puedan llegar más.

stats