Financias personales
Economía 14/01/2022

Revisar la factura y tomar precauciones durante las rebajas: consejos para la cuesta de enero

El inicio del año ha llegado marcado por el incremento de los precios

4 min
Las rebajas pueden ayudar a aligerar la subida de enero si se saben aprovechar.

BarcelonaLa cuesta de enero es uno de los momentos del año en el que más familias se encuentran con la cuenta corriente más vacía, sobre todo después del gasto adicional que comportan las fiestas de Navidad. Este 2022, además, hemos comenzado el año con subidas de precios récord fruto del encarecimiento de la energía, por lo cual es buena idea ir con algo más de cuidado a la hora de gastar.

Las organizaciones de consumo recomiendan seguir una serie de consejos que normalmente varían poco de un año a otro. El primero es lo más lógico: controlar bien el consumo, si hace falta intermediando un presupuesto y dando prioridad a los pagos más urgentes. Y evitar gastos superfluos o innecesarios que se pueden dejar para más adelante. De manera resumida: gastar con sentido común.

Este año, sin embargo, toma especial importancia el consumo energético. De media, el año pasado los hogares españoles gastaron 946 euros en facturas de la luz, un 41% más que los 675 euros del 2020, según cálculos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). En cuanto al gas natural, el 1 de enero entró en vigor un decreto del gobierno español que implementa un incremento del 5,58% del coste en la tarifa regulada. Concretamente, el aumento respecto a enero del 2021 es del 9,6% para la factura media con tarifa TUR1 (consumo anual de menos de 5.000 kilovatios por hora anuales) y del 15,8% en la factura mediana con tarifa TUR2 (consumo entre 5.000 y 15.000 kilovatios por hora anuales).

Ante estas cifras y el impacto relativo de medidas del gobierno español para reducir los precios finales que pagan los consumidores, es un buen momento para mirar si el servicio de gas y luz que tenemos contratado es el más adecuado a nuestras necesidades. De media, la tarifa regulada es la más económica , pero cada hogar tiene unos horarios diferentes, por lo cual se puede ahorrar dinero si se hace un buen cálculo previo de en qué momentos del día se acumula el consumo eléctrico y entonces comparar ofertas de diferentes compañías eléctricas.

Las rebajas, el máximo consumo de enero

Enero es época de contener gasto, pero a la vez es época de descuentos. Las tradicionales rebajas post-Navidad son un intento del comercio para vender más en un momento de poca alegría consumista y, además, de acabar de desprenderse de los stocks sobrantes después de la campaña de fiestas.

De momento, la inflación ha afectado poco a los productos de consumo más allá de la energía, los combustibles y, con menos importancia, la alimentación. Ahora bien, en general el comercio ha absorbido las subidas de costes –tanto de la energía como de proveedores– reduciendo sus márgenes de beneficios. Esto hace pronosticar en el sector que estas rebajas no tendrán una cantidad de ofertas tan espectacular como otros años.

La OCU recomienda especialmente mirar bien los productos que se adquieren durante las rebajas y recuerda que los descuentos no dan derecho a reducir la calidad del producto: si se anuncia que se vende a un precio inferior, el producto o el servicio tiene que ser exactamente el mismo que antes de aplicarle la reducción. Asimismo, la entidad de defensa de los consumidores recuerda que el servicio postventa tampoco puede variar y tiene que ser el mismo "independientemente de si compras el producto durante las rebajas o fuera de este periodo".

En el caso de las compras online, hay que tener siempre presente que hay un periodo de catorce días para devolver el producto y que se nos reembolse el dinero en caso de que no estemos satisfechos. Por eso, igual que en las compras en tiendas presenciales, hay que mantener siempre la factura o el ticket para poder acreditar la compra. Ahora bien, en el caso de los establecimientos físicos, solo tienen la obligación de cambiar el producto y devolver el dinero si está en mal estado. Aún si el producto está intacto, no tienen por qué aceptarlo o pueden dar alternativas al canje, como por ejemplo otro producto o cheques regalo, sin necesidad de reabonar el importe pagado.

El peligro para mucha gente durante las rebajas es la compra compulsiva, por la cual acaba gastando más de lo que preveía y de lo que le permitía el bolsillo. "Evita caer en la trampa del consumo excesivo: aprovecha para equiparte tú, equipar a tu familia o tu hogar con mejores precios sin dejarte llevar por compras impulsivas", recuerda la OCU.

Control sobre otros gastos

El mes de enero también es un buen momento para revisar gastos habituales que acostumbran a quedar más olvidados. Por ejemplo, es un mes habitual de cobro de seguros, tanto de vivienda como de vehículos o de vida, por lo cual puede resultar útil dedicar tiempo a encontrar nuevas ofertas más competitivas. Pasa lo mismo con cuotas de servicios que no se usan, como por ejemplo suscripciones. Enero es un más de resoluciones y mucha gente se propone hacer más ejercicio y quedarse menos en casa viendo la televisión, pero igualmente es una buena oportunidad para revisar cuánto pagamos tanto por el gimnasio como por las plataformas de streaming.

Asimismo, también conviene revisar las comisiones bancarias. Algunas entidades cobran cantidades que no están muy justificadas y que se pueden reducir con una queja, un cambio del tipo de cuenta corriente o cambiando de banco.

stats