Estilo 03/07/2021

10 refugios de montaña donde desconectar de todo (y de todos)

Dormir en uno de estos establecimientos es una experiencia única para conectar con la naturaleza

5 min
El cel estrellat sobre el refugi de Comes de Rubio

BarcelonaEste verano, más que nunca, necesitamos aire libre. Llenar los pulmones de oxígeno y liberar la tensión acumulada en un año de pandemia que ha puesto a prueba nuestra capacidad de ser resilientes. Tiempos difíciles que piden un cambio, ni que sea un par de días. Y el mejor cambio puede ser sumergirse en uno de los maravillosos paisajes de montaña que nos ofrece nuestro país, que pueden curar. Inspirar, estirar los músculos y dejarse llevar por un entorno natural que nos reconciliará con la vida. Si esto es lo que buscáis, podéis incluir en vuestra agenda de verano una escapada a la montaña para cargar pilas. Y si queréis hacerla más auténtica, podéis optar por alojaros en uno de los muchos e imprescindibles refugios de montaña que hay en nuestras comarcas. Son espacios idóneos para disfrutar de una noche en la montaña o para hacer parada en vuestras rutas de senderismo.

Tenéis que tener presente que hay varios tipos de refugios. Aparte de los refugios forestales, de las cabanas repartidas por la parte baja de la montaña, en Catalunya hay tres tipos de refugios de montaña: refugio vivac, refugio guardado y refugio albergue. Los refugios vivac son pequeños (para 4-20 personas) y están siempre abiertos, sin guarda. Disponen de literas, emisora de emergencia y material de rescate. Los refugios guardados son bastante amplios, ofrecen una serie de servicios básicos (con las medidas anti-covid sería necesario contactar con ellos antes para saber cuáles son) y están abiertos en verano y en periodos de vacaciones. En ausencia del guarda, hay un espacio para unas pocas plazas que se usan como refugio vivac. Para alojarse hay que hacer reserva previa. Finalmente, los refugios albergue (o chalés) suelen estar guardados durante todo el año, ofrecen servicios de calidad y están situados en lugares donde se puede llegar en cualquier época del año en vehículo. Para conseguir una mejor utilización de los refugios guardados se recomienda, siempre que sea posible, reservar plaza de pernoctación con antelación. Tened presente que son espacios pensados para hacer estancias cortas.

1. Refugio de la Basseta

Alt Urgell

Situado en un entorno privilegiado, en el Parc Natural del Alt Pirineu, es un espacio ideal para disfrutar de la naturaleza todo el año. En invierno da servicio a la estación de esquí de fondo de Sant Joan de l'Erm con alquiler de material y escuela de esquí, aparte de ser punto de encuentro para los amantes del deporte con perros. En verano ofrece alquiler de bicicletas de montaña y multitud de rutas para andar. Os recomendamos seguir el itinerario sencillo y llano que conecta el actual santuario de Sant Joan de l'Erm Nou con el antiguo de Sant Joan de l'Erm Vell. Los separan cinco kilómetros de bosques llenos de magia dentro del Parc Natural del Alt Pirineu.

2. Refugio de Comes de Rubió

Pallars Sobirà

Situado a 1980 metros de altitud, se encuentra dentro del marco incomparable del Parc Natural del Alt Pirineu, en el macizo del Orri, una zona donde se pueden hacer muchas actividades al aire libre en todas las épocas del año: senderismo, trail running , BTT, raquetas de nieve, esquí de montaña, iglús, 4x4, ir a coger setas, rutas a caballo o parapente. Con un edificio muy singular y acogedor, en invierno, cuando está todo nevado, ofrece una estampa magnífica.

3. Refugio de Montgarri

Vall d'Aran

El refugio Amics de Montgarri está situado en el pintoresco pueblo abandonado de Montgarri, ubicado en la antigua vicaría del pueblo, junto a la iglesia Mare de Déu de Montgarri, del siglo XVI, construida sobre una antigua ermita del siglo XII. Es muy recomendable llegar a pie por cualquiera de las dos pistas que bordean el río Noguera, a pesar de que también se puede llegar en coche desde el parking del Pla de Beret o desde la pista forestal que sale desde Alòs de Isil. En verano podéis hacer rutas en bicicleta y en invierno podéis disfrutar de una paseada en trineo tirado por perros y degustar una típica olla aranesa.

Las vistas desde el refugio de Montgarri.
4. Refugio de Josep Maria Blanc

Pallars Sobirà



Es un refugio de montaña situado en el valle de Peguera, en el término municipal de Espot. Situado a 2.350 metros de altitud, está a la derecha del estanque Tort de Peguera, dentro de los límites del Parc Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici. Su situación lo hace un lugar privilegiado para hacer excursiones, ascensiones a las cumbres de Peguera, Monestero, Saburó y Muntanyò, o simplemente para disfrutar de la naturaleza. Dispone de 60 plazas para pernoctar y está equipado con lavabo, duchas de agua caliente y calefacción. El servicio de cocina ofrece la comodidad de no tener que preocuparse de la comida ni la bebida y la oportunidad de degustar las especialidades típicas de un refugio de alta montaña.

Los alrededores del refugio Josep Maria Blanc.
5. Refugio de Colomina

Pallars Jussà

Està situado en Vall Fosca, justo al lado del estanque de Colomina, a 2.420 metros de altitud. El edificio fue construido en 1917. Se conocía como Casa Keller, nombre del ingeniero suizo que habitaba en ella y desde donde dirigía lo que significó la primera gran obra hidroeléctrica del Estado. Está situado en una zona con multitud de posibilidades excursionistas tanto en verano –como la popular ruta Carros de Foc– como en invierno, con esquí de montaña. Por el refugio también pasa el GR-11.20, una de las variantes del sendero de gran recorrido transpirenaico. Desde el pantano de Sallent podéis coger el teleférico que sube al estanque Gento y desde ahí hacer ruta hasta el estanque de Colomina.

El refugio de Colomina.
6. Refugio del Gerdar

Pallars Sobirà

Pocos lugares tan mágicos como el bosque de abetos del Gerdar, el más grande de la Península, y pocas rutas tan recomendables como ir desde el refugio hasta la cascada de Gerber. Con el buen tiempo podéis hacer excursiones a pie o en bicicleta, y con la llegada de la nieve tenéis a 5 kilómetros los remuntadores de Baqueira Beret –solo hay que remontar el siempre magnífico Port de la La Bonaigua–. Si queréis hacer ruta ofrecen la opción de enlazar con los refugios del circuito Carros de Foc.

7. Refugio de Rebost

Berguedà

Refugio de montaña dentro del Parc Natural Cadí-Moixeró, desde donde podréis conocer y descubrir un gran abanico de itinerarios a pie, con BTT o a caballo y también podéis disfrutar de diez circuitos permanentes de orientación. Situado a 1.640 metros de altitud, el refugio había sido una casa de payeses, pero llevaba muchos años sin ser habitada y en los 50 se recuperó como refugio. Está situado bajo el Pedró dels Quatre Batlles (Tossa d'Alp), en el vertiente sudeste de Coma Bella.

8. Refugi Bages

Solsonès

Albergue refugio situado a pie de pistas de la estación de esquí de Port del Compte y que ofrece unas magníficas vistas del Prepirineo catalán. Situado a 1.767 metros de altitud, ofrece todos los servicios y una ocupación de 44 plazas. Desde el albergue se pueden hacer varias actividades durante todo el año, como esquí, excursiones, escalada, parapente y rutas BBT y en bicicleta de carretera. Además, tiene muy cerca el magnífico pantano de la Llosa de Cavall, para poder disfrutar del kayak en verano.

9. Refugio Cap del Rec

La Cerdanya

Situado en Lles de Cerdanya, es un refugio muy concurrido que ocupa un gran chalé de piedra y madera situado en un paraje de gran belleza, rodeado de bosques. Situado a una altitud de 1.960 metros, está junto a las pistas de la estación de esquí de Lles Nòrdic y ofrece acceso directo a muchas rutas de senderismo. Hay habitaciones privadas y compartidas, todas con baño compartido, y el restaurante ofrece cocina de proximidad.

El refugio de Cap del Rec
10. Refugio Agulles-Vicenç Barbé

Anoia

Refugio con una cabida para 20 personas que está situado en la zona de Agulles, en el vertiente sur del macizo de Montserrat. Ofrece servicios básicos (lavabo, estufa de leña, internet, mantas, comida y bebidas) y el excursionismo, los caminos equipados y sobre todo la escalada son las actividades estrella que se pueden hacer desde este refugio, que lleva el nombre del escalador Vicenç Barbé, muerto en 1942 cuando escalaba los Frares Encantats.

Tres consejos básicos para ir a la montaña

1. Planificad la actividad teniendo en cuenta el nivel del grupo. Adaptad el recorrido, la duración y el desnivel y tened claro el nivel de dificultad de la salida y su duración.

2. Informaos de las condiciones meteorológicas e informad a familiares o amigos de vuestro recorrido y horario previsto.

3. Llevad equipación adecuada (calzado y calcetines de repuesto) a la actividad que queréis hacer y ropa para posibles cambios de tiempo (ropa de abrigo e impermeable). Llevad en la mochila un frontal por si se hace oscuro u os perdéis. No os olvidéis de poneros crema solar, gorra y crema labial y llevad suficiente agua y comida.

stats