Estils
Estilo 09/02/2021

Teletrabajo: el peligro de dejarnos de mover

Los profesionales sanitarios alertan del aumento del sedentarismo entre las personas que trabajan desde casa

3 min
Despeses y rigidez: dudas de las empresas con la ley del teletrabajo

BarcelonaBlanca trabaja desde casa 4 días a la semana y solo uno se desplaza hasta la oficina que su empresa tiene al lado del Poblenou, en Barcelona. “Noto que me muevo mucho menos ahora que estoy en casa. No es solo que no vaya al trabajo en bicicleta cada día, sino que cuando iba a diario a la oficina me levantaba mucho de la mesa para ir a reuniones, para tomar un café con los compañeros o simplemente para ir a comentar algo a otra mesa -explica-. En casa me puedo estar horas sentada ante el ordenador, casi sin darme cuenta; no me levanto para nada”. Su caso no es aislado. Daniel Freixes, fisioterapeuta, explica que están viendo un aumento del sedentarismo en mucha gente que hace teletrabajo. “Los trabajos han cambiado con la pandemia y ahora tenemos a mucha gente en casa que ha dejado de moverse -apunta-. Personas que viajaban, que iban todo el día arriba y abajo, ahora están encerradas en casa sin levantar el culo de la silla, y esto el cuerpo lo nota”.

El sedentarismo, otra epidemia

Y es que el sedentarismo tiene graves consecuencias para nuestra salud. Lo explica la doctora Anna Vilella, del servicio de medicina preventiva y epidemiología del Hospital Clínic, que asegura que la falta de movimiento “es una epidemia de la sociedad actual”, puesto que se trata de “un gran factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes y algunos tipos de cáncer”. Esto ya era un problema antes de la pandemia, pero con el covid-19 y los cambios laborales derivados -el alargamiento de muchas jornadas y la implementación del teletrabajo- la situación se ha agravado. “Todos estos cambios hacen que nos movamos menos”, destaca Vilella, que alerta también de otra consecuencia del sedentarismo: “Los problemas de salud mental”. Y lo explica: “Moverse y hacer ejercicio físico es un factor protector contra enfermedades mentales, ayuda a disminuir la ansiedad y la depresión, y esto ahora mismo es muy importante, porque estamos en un contexto de mucho de estrés y preocupación, y lo que tendríamos que hacer es hacer más ejercicio que nunca para sentirnos mejor, y en vez de esto nos encontramos con que la gente se mueve menos”, apunta. 

El 40% de los trabajadores han hecho teletrabajo durante la pandemia del covid-19.

Para Daniel Freixes el gran problema para nuestro cuerpo son “las posiciones mantenidas durante mucho rato”, que es lo que pasa cuando estamos mucho tiempos sentados, porque “hacen sufrir a nuestro sistema musculo-esquelético y favorecen la aparición de tensiones, sobrecargas y contracturas”. Para este profesional, uno de los grandes problemas derivados del teletrabajo es que la gente hace trabajo en condiciones poco saludables. “Las casas no están bien preparadas para trabajar 8 horas”, dice. Y lo explica: “En la oficina tenemos muebles ergonómicos, la distancia correcta de la mesa, de la pantalla, el teclado muy regulado, la luz y la temperatura también; y en cambio en casa mucha gente pasa su jornada laboral en una silla incómoda y sin hacer los descansos necesarios”. Y es que, según Freixes, las dinámicas en las oficinas favorecen estas pausas tan importantes mientras estamos trabajando: "Para ir a una reunión nos levantamos, para hablar con un compañero también, para ir a desayunar o a comer nos movemos, para ir a buscar un café... Todo esto en casa desaparece porque estamos en un mismo espacio”. Por eso, él cree que tenemos que ser conscientes de la necesidad del cuerpo de parar y de que, aunque estemos en casa, “tenemos que ir descansando”, dice. Su consejo es parar cada hora u hora y media como mucho para cambiar de postura, ponerse de pie, andar un poco, “y si podemos hacer estiramientos o movimientos con brazos y piernas todavía mejor”, dice. La doctora Vilella se expresa en la misma línea: “Las personas que hacen teletrabajo tienen que tener muy presentes las pausas, como si formaran parte de la dinámica del trabajo. Incluso se pueden coger un rato por la mañana para salir a andar -dice-. Nosotros mismos somos los responsables de cuidarnos, y por lo tanto tenemos que ser nosotros los que encontremos estos momentos de descanso, de hacer un poco de ejercicio y también de desconectar que nos harán volver al trabajo más activos y preparados para rendir más”, afirma. 

stats