Oriente Próximo
Internacional 15/05/2021

Al menos 10 muertos de una misma familia en los bombardeos israelíes sobre Gaza

El ejército no entra en Gaza pero bombardea con artillería los túneles de Hamás

5 min
Una familia palestina refugiada en una escuela de la ONU al norte de Gaza

BarcelonaIsrael ha intensificado esta mañana los bombardeos sobre la franja de Gaza, donde han muerto al menos 10 miembros de la familia Abu Hatab, incluidos cinco infantes, en el campo de refugiados de Al-Shati, al norte de la franja. Hamas ha respondido disparando más cohetes contra Israel, uno de los cuales ha impactado en un depósito de combustible de la ciudad costera de Ashdod, que ha causado una fuerte explosión sin dejar heridos.

“He vivido los bombardeos de 2008-2009, los de 2012 y los de 2014, pero esta noche [la de jueves] ha sido todavía peor. Nos bombardeaban desde tierra, mar y aire. Se oían explosiones por todas partes. Y no sabíamos qué pasaba. Había gente que huía de casa. Otros que no osaban ni salir. Al final conseguí dormirme y cuando me he levantado he pensado que tenía suerte de estar viva”, explica al ARA desde la ciudad de Gaza Abier Almasri, investigadora palestina de Human Rights Watch.

Tropas israelíes ayer en la frontera con la franja de Gaza.

El de Almasri es uno de los muchos testimonios que hablan de una violencia sin precedentes. Por primera vez en su historia la Agencia de la ONU para los Refugiados (UNRWA) ha cerrado sus centros de salud en Gaza temiendo por la vida del personal.

El hospitales de Gaza han tenido que hacer frente a una oleada de heridos cuando continúan desbordados por la pandemia del covid-19. “Antes de los ataques nos faltaba material básico y teníamos muchos problemas para afrontar la segunda oleada del virus -explica un representante del ministerio de Salud, Abdelatif al-Hajj, en una conversación telefónica-. Pero ahora nos llegan heridos de todas partes, en un estado muy crítico, y me da miedo que quedemos sobrepasados”. Los equipos han tenido que trasladar a los enfermos de covid para hacer lugar a los heridos en los bombardeos. La capacidad hospitalaria de la Franja es de 2.200 camas, para una población de dos millones de personas.

Al menos 139 palestinos, entre los cuales 39 infantes, han muerto en la ofensiva israelí en Gaza desde lunes, y 920 han resultado heridos en el cierre de esta edición. Miles de familias se han refugiado en las escuelas de la ONU al norte de la Franja, huyendo del fuego de artillería de las tropas terrestres establecidas en la frontera.

Ataques de artillería

Jueves a la medianoche el ejército israelí anunciaba que “tropas terrestres están atacando la franja de Gaza”, pero más tarde corregía en un comunicado que los soldados no habían entrado dentro de la Franja, sino que disparaban desde la frontera. Muchos lo interpretaron como una estrategia para atraer a los milicianos de la Franja tentándolos a hacer ataques relámpago contra los soldados por la red de túneles subterráneos que han construido para infiltrarse en Israel; los esperarían para después bombardearlos.

Las milicias palestinas lanzaron otra lluvia de cohetes sobre la ciudad israelí de Ashkelon. Al menos seis israelíes y un ciudadano indio han muerto en estos ataques.

Once muertos en Cisjordania

Los otros escenarios de la escalada son Cisjordania y el territorio de Israel, donde jóvenes palestinos se enfrentan a golpes de piedra y cócteles molotov a grupos de colonos judíos, a los soldados y a la policía, que han utilizado fuego real para reprimir las protestas. En Cisjordania, donde se han registrado protestas en 200 localidades, ya hay once muertos (uno de los cuales intentó apuñalar a un soldado en una base militar, según el ejército) y más de 1.300 heridos según la Cruz Roja Palestina.

Uno de los principales focos de tensión es todavía el barrio palestino de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este, donde el plan para desalojar a 40 familias palestinas para entregar sus casas a colonos que las reclaman ha sido uno de los detonantes de esta crisis. Las protestas continuaban ayer noche, con choques entre palestinos y colonos armados.

También han continuado los enfrentamientos dentro de Israel entre judíos y palestinos que tienen la ciudadanía israelí, una minoría que representa el 20% de la población de Israel. Uno de los epicentros de las protestas continúa siendo la ciudad de Lod, cerca de Tel Aviv, a pesar de que todavía está en vigor el toque de queda decretado por el gobierno de Benjamin Netanyahu. Por primera vez desde 1966 las autoridades israelíes han tenido que decretar el estado de emergencia contra la minoría palestina.

Y los frentes se multiplican para Israel. En la frontera con Líbano, al norte, un grupo de manifestantes consiguió saltar la valla fronteriza y prender fuego a territorio israelí. El ejército les disparó y al retirarse dos de ellos murieron: horas más tarde la milicia chiita libanesa Hezbollah dijo que uno de los jóvenes, de 21 años, era uno de sus miembros. Por la noche el ejército israelí comunicaba que se habían lanzados tres cohetes desde la vecina Siria, uno de los cuales había llegado a Israel.

En Jordania la policía reprimió una manifestación con centenares de personas que reclamaban al rey Abdalah que abriera las fronteras y que llegaron hasta un puente que une los dos países.

“Hay una mezcla de solidaridad con los palestinos y de descontento respecto a los propios gobiernos: hay una dinámica de abajo hacia arriba, promovida por movimientos de base”, explica Eduard Soler, investigador del Cidob. “Tanto Líbano como Jordania hace tiempo que atraviesan turbulencias internas. Y esto encaja en un momento de desconfinamiento de la protesta a escala global, donde, aunque en muchos países la pandemia continúa fuera de control, el malestar ya no se puede frenar”, añade.

Nakba bajo tensión

Hoy se conmemora el Día de la Nakba, que recuerda la expulsión de 750.000 palestinos con la creación del Estado de Israel, en 1948. Al simbolismo de la fecha se sumarán los funerales de los muertos en Cisjordania, donde ayer las autoridades sanitarias habían hecho llamamientos a la población para que hiciera donaciones de sangre y así disponer de reservas en los hospitales.

Mientras tanto, los llamamientos a rebajar la tensión se suceden. Ayer lo reiteró la administración Biden, que insiste que Israel tiene derecho a defenderse y dice que está intensificando su acción diplomática para conseguir una desescalada y una paz duradera en Gaza. La Casa Blanca además anunció ayer que enviaría la primera partida destinada a ayuda humanitaria a los palestinos a la que se había comprometido el mes pasado. También Francia y los Emiratos Árabes Unidos -el primer país árabe en normalizar relaciones con Israel siguiendo la política de Donald Trump- hicieron llamamientos a la calma. El Consejo de Seguridad de la ONU no tiene previsto reunirse hasta domingo para abordar la crisis. Y los intentos de mediación de Egipto y los Estados Unidos, desacreditados por su política en el Oriente Próximo, difícilmente funcionarán. De momento, los habitantes de Gaza miran hacia el cielo.

stats