Diplomacia
Internacional  /  África 14/08/2022

La batalla geopolítica por África que marcará el futuro de todos

Estados Unidos y Francia, ante el auge de China y Rusia, buscan mantener sus posiciones en el continente

Jaume Portell
5 min
La situación geopolítica en África

Dakar“En cuanto a la interacción con algunos de nuestros socios en Europa y otros lugares, ha habido una sensación de intimidación condescendiente de «escoge esto o aquello»”. Con el secretario de Estado norteamericano a su lado, la ministra de exteriores de Suráfrica, Naledi Pandor, criticó la actitud de algunas cancillerías occidentales a raíz de la invasión rusa de Ucrania el febrero de este año . “La realidad es que ha habido muchas interferencias externas en África: han apoyado a grupos que se oponían a los movimientos de liberación africanos. Ustedes quizás conocen la historia mejor que yo”. Esta intervención desafiante, sintetizada en un minuto y medio, ha corrido esta semana en las redes sociales de países de todo el continente. Si bien Pandor mantuvo el tono diplomático en todo momento, sus críticas han sido aplaudidas como una muestra de discurso propio africano en medio de un mundo multilateral.

Las giras del último mes y medio son una prueba de estos movimientos de fondo. Rusia, Francia y Estados Unidos han enviado altos representantes políticos de giras breves en África para promover su discurso. El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, habló de la necesidad de ir más allá de la “subordinación a Occidente y Estados Unidos”; el presidente francés, Emmanuel Macron, denunció a Rusia como “la última potencia colonial”, y lamentó la hipocresía de algunos líderes africanos a la hora de condenar la actitud de Moscú, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quiere apelar a "los gobiernos, las comunidades y los pueblos” de África a unirse en un movimiento favorable a la democracia, la apertura y los acuerdos económicos.

Estos son los movimientos más recientes de cara a seducir a la opinión pública de los países africanos, pero no serán los últimos. Estados Unidos ya ha anunciado una cumbre entre Estados Unidos y África en diciembre ; Rusia, que ya organizó un encuentro similar en Sochi en 2019, repetirá el formato en 2023.

Si ves pequeña la infografía, haz click aquí para abrir la imagen en otra pestaña

La guerra en Ucrania acelera la urgencia de Europa

Quien tiene más prisa por ampliar su presencia en África es Europa. La parte oriental de la Unión Europea y su locomotora económica, Alemania, dependen del gas ruso para mantener la economía en marcha. Según el informe anual de la compañía energética British Petroleum, hasta el 49% del gas que llega a Europa por gasoducto viene de Moscú. La crisis actual obliga a la UE a explorar la vía de las compras de gas natural licuado, que viene en barco, y buscar otros socios en su intento de aislar al Kremlin. Las dos opciones requieren inversiones a largo plazo, ya sea para construir plantas regasificadoras para recibir los barcos o para poner en marcha gasoductos. África, donde están el 9% de las reservas de gas mundial, es la solución que muchos líderes europeos han escogido. Desde febrero, el canciller alemán Olaf Scholz ha visitado Senegal, e Italia ha sellado acuerdos con Argelia y Angola. Ahora se pretende poner en marcha un gasoducto que transporte el gas nigeriano hasta el sur de Europa.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y el presidente del Congo Brazzaville, Denis Sassou-Nguesso.
El secretario de estado de EE.UU. Antony Blinken durante una comparecencia con el ministro de Exteriores de Ruanda, Vincent Biruta.

Ovigwe Eguegu es un analista nigeriano, y atiende al ARA desde el nordeste de Nigeria. Cuando le preguntan por este proyecto, Eguegu recuerda que este gas viene justamente de su pueblo, en el sur del país: “¡La electricidad allí funciona fatal! Este es el país que exportará gas para que las bombillas se enciendan en Europa. Es el legado colonial: la relación en el fondo no ha cambiado”. Él mismo es la muestra de un cambio de rumbo en África. Si en los 80 los alumnos nigerianos que estudiaban en el extranjero lo hacían en universidades del Reino Unido –antigua metrópoli– o Estados Unidos, ahora algunos de ellos lo hacen en universidades chinas. Eguegu hizo allí su máster, a pesar de que lamenta que el covid-19 le ha impedido visitar el país.

China fue el año pasado el principal inversor en el continente africano, seguido de Estados Unidos y Francia, y las importaciones chinas ocupan el número 1 en 32 de los 54 países del continente. Eguegu ve en esta situación un melón que abrir: “En los 90 el FMI nos dijo que si recortábamos el gasto público y abríamos nuestros mercados nos iría muy bien. No sabemos cómo será la relación con China y Rusia, pero el statu quo actual no funciona”. Si bien China tiene una posición sólida en el continente, un informe de la ONU destaca que los dos países propietarios de más activos en el continente son el Reino Unido (65.000 millones) y Francia (60.000 millones), las dos potencias coloniales que se repartieron África a finales del siglo XIX.

La bandera sigue al dólar

La competencia por los recursos ha tenido y tendrá una traducción militar. Algunos países, como Yibuti, viven de esta rivalidad: gracias a la presencia de las bases militares de hasta siete países, este territorio de África oriental ingresa hasta 300 millones de dólares anuales. En el apartado militar, Estados Unidos y Francia son los países con más presencia en el continente. Washington cuenta con hasta 34 sedes en África, con un especial énfasis en las zonas ricas en minerales: desde los diamantes de Botsuana hasta el cobalto, el cobre o el coltán de la República Democrática del Congo. Francia vigila de cerca sus antiguas posesiones coloniales, y lidera la venta de armas y material de defensa en tres de los países de esta órbita.

En este apartado, Pekín y Moscú también han ganado influencia: si bien prácticamente no disponen de bases, veinte países del continente les compran la mayoría de su armamento. En cuanto al volumen de negocio, durante las últimas dos décadas ha habido un empate técnico entre los dos bloques, con una ligera ventaja de Occidente.

Emmanuel Macron durante su visita a Benín.
Los presidentes de Senegal, Macky Sall; China, Xi Jinping; y Suráfrica, Cyril Ramaphosa, en Pekín.

“A pesar de que haya preocupación por el grupo Wagner o el grupo Van Dyck –que actuó en Mozambique–, también hay preocupación por los países interesados en los minerales de África y que actúan como una fuerza desestabilizadora. Quieren los minerales, pero no siempre tienen en cuenta los intereses de África”, dijo la ministra de exteriores sudafricana en otra parte muy celebrada de su intervención.

¿Y los africanos?

“El software viene de Occidente, pero el hardware cada vez más viene de China”, dice Eguegu. El analista nigeriano considera que los dispositivos electrónicos son el mejor ejemplo del mundo ideal para muchos africanos: acceso en alta tecnología a precios asequibles. “No me interesan las diferencias entre Estados Unidos, Europa y China, lo que es fundamental tendría que estar fuera de esta competición.” China ha ofrecido créditos a precios asequibles e infraestructuras básicas para dinamizar el comercio, pero sus importaciones baratas en algunos casos han barrido la industria textil local, un hecho que obliga a repensar las políticas industriales de los países africanos, según Eguegu: “Tenemos que encontrar el equilibrio entre el comercio internacional y las estrategias de desarrollo local. Tenemos que construir una industria paso a paso: desde la agricultura hasta la construcción de aviones o coches. Este es el camino. Si no empezamos por aquí no iremos a ninguna parte”.

Para llevar a cabo estos planes, Nigeria necesitaría un suministro de electricidad regular y fiable, generado, seguramente, con el gas que ya no tendrá cuando este marche hacia Europa.

stats