Asia
Internacional  /  Asia 01/07/2022

Chris Patten: "Espero que Xi Jinping haya tomado nota de Ucrania y no ataque Taiwán"

Último gobernador británico de Hong Kong

6 min
Chris Patten, el último gobernador británico de Hong Kong, fotografía hace diez días en el centro de Londres

LondresChris Patten, de 79 años, un tory de la vieja escuela, es actualmente rector de la Universidad de Oxford. Fue presidente del Partido Conservador y ejerció entre finales de los 80 y principios de los 90 como ministro de Medio ambiente. También fue comisario europeo de Relaciones Exteriores. Tiene numerosas publicaciones detrás. La última, The Hong Kong diaries, apenas publicada en inglés para celebrar o recordar la existencia de una colonia que, en resumidas cuentas, fue más libre bajo la metrópoli que ahora. Se cumplen 25 años del traspaso de soberanía del Reino Unido a China y la situación de lo que era conocido como el Puerto de los Aromas es ahora mucho peor que bajo dominio británico. Patten fue el último gobernador, de 1992 a 1997. En un encuentro en el centro de Londres, reflexiona sobre el pasado y el futuro de la colonia.

Veinticinco años después, ¿qué nos enseñan estos diarios?

— Que existo realmente, que no soy un producto de mi imaginación.

No lo entiendo.

— Es posible que hayas leído en los últimos días que entre las muchas cosas que los comunistas de Pekín han intentado cambiar en Hong Kong está el currículum y el sistema educativo. Y han decidido eliminar cualquier referencia al hecho de que Hong Kong fue una colonia británica.

Wing Po-Yan, primer director ejecutivo del aeropuerto de Hong Kong, al lado de Margaret Thatcher
Llegada de Chris Patten y familia a Hong Kong en 1992 para tomar posesión del cargo.
Baño de multitudes en Hong Kong pocos días después de su llegada a la colonia.

¿Qué dicen ahora?

— Que era un territorio ocupado. Pero estos diarios demuestran que yo fui el último gobernador de la colonia británica de Hong Kong. Por lo tanto, existo realmente, no soy un producto de mi imaginación. Y estos diarios también demuestran que Hong Kong fue una colonia, descrita por uno de los politólogos más importantes de los últimos 50 años, Samuel Finer, como el único ejemplo de sociedad libre a pesar de que no era totalmente democrática. Por otro lado, decir territorio ocupado es un poco un autogol.

¿Por qué?

— Porque te tienes que preguntar "¿Quién lo ha ocupado?" Y, por supuesto, de manera incansable, hay que decir que Hong Kong fue ocupada por refugiados, o por la familia o los descendentes de refugiados, de las brutalidades del comunismo en el continente.

El volumen tiene, básicamente, tres partes: una personal, como gobernante del día a día de la colonia y como diplomático. ¿Fue la más compleja?

— Sin duda. Negociar con China las vías para mantener la fórmula “un país, dos sistemas”, que formalizó Deng Xiaoping, fue lo más difícil. Una fórmula que tenía que garantizar a Hong Kong un alto grado de autonomía y que se tenía que mantener 50 años, y con la cual, probablemente, Deng Xiaoping también intentó trazar una vía para establecer una relación parecida con Taiwán.

La fórmula ha fracasado. Ahora es un solo país y una misma dictadura.

— China ha vulnerado la declaración conjunta sino-británica, depositada ante las Naciones Unidas, y que es, por lo tanto, un tratado internacional. Durante unos años después de 1997 las cosas no fueron demasiado mal. En general, Hong Kong se mantuvo prácticamente igual. Hasta que Xi Jinping empezó a preocuparse por el éxito de la campaña de 2012 de Joshua Wong y otros activistas para resistir la intromisión política de Pekín; en 2014, por el movimiento Occupy Central, que se enmarcaba dentro de la campaña para pedir más democracia, y que condujo a la Revuelta de los Paraguas; y, finalmente, por la campaña contra el tratado de extradición, que echó a dos millones de personas a la calle y que fue enfrentada con considerable brutalidad por la policía, capitaneada por Andrew Leung, que ahora es el jefe del ejecutivo de Hong Kong y que sabe más sobre pistolas Taser y gases lacrimógenos que sobre cómo dirigir una economía sofisticada y de alta tecnología.

¿La situación actual no muestra la impotencia del Reino Unido?

— Lo peor de la política es cuando las respuestas que mujeres a ciertas preguntas no te acaban de convencer del todo. Le explicaré una historia. En una ocasión, como gobernador, visité una institución mental de Hong Kong. Uno de los internos me preguntó: "¿A que estaría de acuerdo al decir que el Reino Unido es una de las democracias parlamentarias más antiguas del mundo?" "Sí", dije. Y siguió: "¿A que el Partido Comunista Chino es representante de la tiranía comunista?" "También", dije. "Entonces –me preguntó aquel hombre–, ¿por qué una democracia como la británica entrega Hong Kong a China sin pedir el parecer de la población?" No haber podido liberar la sociedad de Hong Kong de la tiranía comunista sin preguntar al pueblo forma parte de las horribles ironías de la vida. Todo lo que puedo hacer es expresar mi profunda tristeza por lo que está pasando ahora en Hong Kong.

¿La política de acercamiento comercial en China por parte de Occidente de las últimas décadas ha sido acertada?

— Cuando China firmó el ingreso a la Organización Mundial del Comercio, Tony Blair dijo que era inexorable el camino del país hacia la democracia. No la acertó, claro. Siempre nos hemos engañado a nosotros mismos. George Kennan [historiador norteamericano conocido por su doctrina de contención de la Unión Soviética durante la Guerra Fría] ya dijo que tenemos que entender que la visión de la realidad de China es incompatible con la de Occidente. Creo que es cierto. Pero tenemos que gestionar la diferencia de una manera que incluya a China: no podemos hacer frente al cambio climático sin implicar a China; no podemos hacer frente a las epidemias sin que China cumpla su palabra sobre los acuerdos científicos. Creo que tenemos que ser bastante claros cuando exponemos cuál es nuestro interés real y tenemos que limitar a China; no contenerla, sino limitarla.

Complicado en el momento actual, cuando China parece que sobre todo mira a Moscú.

— Sí. Y en los próximos años las democracias liberales tendrán que afrontar algunos retos del eje Putin - Xi Jinping, que se ha convertido en su cómplice en Ucrania. Creo que, cuando esto acabe, ganaremos; no lo podremos olvidar y tendremos que garantizar que, mientras compartimos este planeta, todo lo bien que podemos, con regímenes autoritarios y totalitarios, lo hacemos sin perder nuestras propias libertades en las sociedades liberales.

¿China es el gigante imparable que todos hemos visto desde hace 25 años?

— La economía china tiene muchos problemas. Georges Magnus, un economista muy brillante, los expuso hace un par de años en un libro extraordinario, Red flags, y más recientemente en un artículo en The Times. No hablaba solo del impacto que supone que crezca la dependencia de las empresas estatales y su presión sobre el sector privado, sino del impacto futuro de la política de covid cero. China, además, tiene problemas serios de endeudamiento: la deuda de los gobiernos locales es, en total, dos veces más grande que todo el PIB alemán. Está también el problema demográfico. No solo con el envejecimiento de la población, sino también con un extraordinario desequilibrio de género. A medida que se reduce la edad entre los 10 y los 20 años, casi hay el 20% de desequilibrio entre chicos y chicas, hombres y mujeres, lo cual tendrá enormes consecuencias para la fuerza de trabajo de China en unos años. Y recordad el problema ambiental, con la mayor parte del agua de China en el sur y una gran parte de necesidad al norte.

¿Un gigante con pies de barro?

— Hacer predicciones es muy arriesgado. Le explicaré otra anécdota. Una amiga mía, comisaria europea de Margaret Thatcher, un cargo siempre difícil, fue a Berlín como parte de su deber ministerial. Participó en una conferencia de grandes expertos sobre la URSS y Alemania, uno de los cuales hizo un discurso diciendo que era impensable la reunificación. Y esto fue en 1989. Uno de los días que mi amiga estaba en Berlín, un chico fue tiroteado cuando intentaba atravesar del Este al Oeste. Mi amiga quiso presentar una protesta diplomática, pero los funcionarios le aconsejaron que no lo hiciera para preservar las relaciones entre los bloques. Tres semanas después de aquello, Alemania del Este se hundió y el Muro también. Y todos los expertos se preguntaban qué había pasado.

Hagamos una última predicción. ¿Xi Jinping se atreverá a invadir Taiwán?

— Algunos amigos que saben mucho más de China que yo dicen que un posible ataque a Taiwán es una amenaza más creíble ahora que en el pasado. Pero mi instinto me dice que sería muy peligroso para Xi Jinping que lo intentara. Espero que Xi haya tomado buena nota de la reacción del mundo ante la invasión rusa de Ucrania y que vea las dificultades que Putin está teniendo. Sea como sea, que hablemos de ello ya es preocupante. Pero, para responder de forma muy concreta, en primer lugar, te diré que no lo sé. Y, en segundo lugar, que espero que no pase.

stats