Internacional 26/02/2022

Batalla por Kiev

El ejército ucraniano hace frente, pero se intensifican los ataques contra la capital

4 min
Una gran columna de humo después de una explosión a la capital de Kiev

Enviada especial a Lviv (Ucrania)“Rusia ha lanzado una invasión en Ucrania sin ninguna justificación. Están atacando a objetivos militares y también civiles: hospitales, barrios, escuelas. La gente está muriendo. Putin se ha convertido en un nuevo Hitler, parece que haya perdido del toda la cabeza. Y cree que nadie lo parará, como pasó en Georgia, en Siria o aquí en Ucrania en 2014. Pero esta vez estamos dispuestos a hacerle frente”, dice Olga Tokariuk, una periodista de Kiev. Se la escucha llena de rabia, pero en un momento de la conversación por WhatsApp (las líneas telefónicas empiezan a dar problemas) se rompe. “No hay derecho a que las criaturas se despierten por la noche con el ruido de las bombas preguntando si los soldados rusos vendrán a matarlos. No hay derecho a que veamos estos días como caen los mejores”.

Apenas hace 30 años del asedio de Sarajevo, la capital de Bosnia, ahora es Kiev la que vive bajo sirenas y bombardeos. Sus profundísimas estaciones de metro se han vuelto a convertir en improvisados refugios antiaéreos para una población que todavía no se sabe avenir. Del segundo día de la ofensiva se sacan dos conclusiones: el ejército ucraniano está haciendo frente, pero Moscú aún no ha hecho uso de toda la fuerza que tiene desplegada en los alrededores de la frontera ucraniana. Amnistía Internacional ha acusado a Moscú de cometer crímenes de guerra.

Cócteles molotov

Después de que el gobierno ordenara la movilización general de todos los hombres en disposición de coger armas, el ministerio de Defensa ha pedido a la población de Kiev que responda con cócteles molotov a la actuación de “provocadores”, que ya estarían dentro de la ciudad.

El alcalde de Kiev, el exboxejador Vitali Klichkó, aseguró ayer al atardecer que se habían escuchado cinco explosiones cerca de una central eléctrica al norte de la ciudad. Explicó que los puentes de la capital están bajo la protección de las fuerzas ucranianas y que las tropas rusas se acercaban al centro.

También apuntó que se habían instalado puntos de control en los objetivos estratégicos: “La situación actual, sin exagerar, es amenazante para Kiev. Esta noche será muy difícil”. Hasta ahora las fuerzas ucranianas mantienen el control del estratégico aeródromo militar de Hostómel, a 30 kilómetros de la ciudad, que las tropas rusas habían intentado ocupar.

Los principales puentes de la ciudad están protegidos con barricadas. Columnas de tanques rusos avanzan en tres líneas de ataque sobre la capital y las brigadas que defienden la ciudad aseguran que disponen de armamento antitanques de fabricación británica. Al mediodía hubo una estampida a la estación de ferrocarriles de Kiev, donde miles de personas intentaban subir a los trenes de evacuación. Según el Pentágono, Rusia habría lanzado ya 200 misiles sobre Ucrania, tanto balísticos como de crucero, la mayoría contra objetivos militares, pero algunos han caído en zonas residenciales.

“Nos estamos defendiendo solos”

“Ayer mi hija me llamó y me preguntó si tenía que ir a dormir a un refugio antiaéreo. Le dije que me parecía muy improbable que Rusia bombardeara edificios residenciales. Ahora no consigo localizarla, espero que fuera”, explica Oleksei Haran, profesor universitario. Visiblemente cansado, Haran lamenta que los países europeos no hayan hecho más para evitar la guerra. “Las sanciones que se han aplicado llegan tarde: si las hubieran impuesto hace cinco o seis años, o quizás hace unos meses, se habría podido parar. Me sabe mal decir que estamos luchando a solas. No podemos parar los misiles balísticos que nos lanza Rusia. Pero ni siquiera se ha desconectado a los bancos rusos del sistema internacional Swift. Y no es solo Occidente, Turquía tendría que cerrar los estrechos a los barcos de guerra rusos”, lamenta.

“La idea de Putin es clara: no se trata de la OTAN, ni del Donbás, se trata de conquistar todo Ucrania y de imponer un gobierno títere en Kiev –alerta–. Ya sabemos lo que ha pasado en Crimea y en el Donbás, si Putin se apodera de Kiev, ellos hablarán de desnazificación, que quiere decir, dejadme traducirlo, meternos a todos en la prisión”. Los ucranianos confían en la victoria –a pesar de la evidente desproporción de fuerzas desde el punto de vista militar– pensando que tienen la moral alta y un pueblo dispuesto a defender su tierra de la invasión, contra un ejército que se desmoraliza pronto y que no tiene ganas de luchar en esta guerra. Una cosa es que la población rusa viviera como una amputación el hecho de que Ucrania entrara en la OTAN y la otra que estén dispuestos a morir para impedirlo.

Las redes sociales están llenas de vídeos que muestran este orgullo, como el de una mujer que se encara a un soldado ruso en Gueníchesk y le dice “Ocupa, fascista, vete de aquí”, o el de un hombre cerca de Crimea que a solas se echa sobre una columna de tanques. Continuando con su retórica inflamada, el presidente ruso, Vladímir Putin, se ha referido al gobierno de Volodímir Zelenski como una “banda de drogadictos y neonazis” y ha instado al ejército a derribarlo.

El adelanto de las tropas rusas

No parece que tal llama haya tenido efecto: al contrario, la amenaza rusa está unificando a los ucranianos más que nunca. Zelenski había pedido volver a la mesa de negociación “para parar las muertes” y se había quejado del poco apoyo de Europa y Estados Unidos: “Estamos defendiendo a nuestro país solos”.

El frente sur

El otro frente está centrado en el sur, donde la ofensiva lanzada desde Crimea, allí el ejército ruso se mueve para avanzar hacia Odesa en sentido oeste y hacia Mariúpol en sentido este. Los analistas militares interpretan esto como un movimiento para abrir un corredor bajo su control al sur del país, que conectaría las repúblicas prorrusas del Donbás con Crimea y Transnistria, y cortaría de facto el acceso de Ucrania al mar, lo que tendría un fuerte impacto sobre su economía. En otro gesto de escalada de Moscú, dos barcos que navegaban al mar Negro, uno de carga japonés y un petrolero moldavo, fueron tocados por misiles.

stats