Internacional 15/12/2020

¿Cómo afronta Europa la Navidad?

El miedo a una tercera oleada hace que la mayoría de países opten por endurecer las restricciones

Quim Aranda
6 min
Una imatge de Regent Street, al centre de Londres, il·luminada per Nadal

LondresDesde Berlín hasta Roma o Praga, desde París hasta Amsterdam... Cuando faltan 10 días para Navidad, la incertidumbre sobre el calendario festivo en Europa o, directamente, la cancelación, es prácticamente un hecho. La situación en muchos países del continente ha empeorado en las últimas dos o tres semanas, fusionando la segunda oleada con el potencial inicio de una tercera. Algunos estados, como por ejemplo Alemania, los Países Bajos, Italia o Francia, ya han decidido poner fin a este 2020 antes de tiempo y situar cualquier esperanza de recuperar una mínima normalidad más allá del año nuevo.

Por el contrario, en el estado español o en el Reino Unido –a pesar de que la presión sobre el gobierno de Boris Johnson es cada vez más decidida para fortalecer las restricciones– todavía se oye la expresión "salvar la Navidad". Es un nuevo intento de negación de la realidad, puesto que los datos certifican que la Navidad es insalvable, salvo que se quiera volver a subir a niveles elevadísimos de contagios y, en definitiva, de muertos.

De acuerdo con las cifras del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades, solo tres estados tienen una incidencia por debajo de 100 casos por cada mil habitantes. Son Islandia (49,3), Irlanda (80,4) y Noruega (99). Ante este paisaje, la Navidad será más silenciosa que nunca. En caso contrario, será un llamamiento al mal tiempo.

Reino Unido: presión para revisar las medidas

El gobierno de Boris Johnson había previsto dejar una ventana de cuatro días, del 23 al 27 de diciembre, para relajar medidas, sobre todo de movilidad para ir y venir libremente por todo el país, y permitir que se encuentren hasta 10 personas de tres hogares diferentes, 8 en el caso de Escocia. Las burbujas, sin embargo, tienen que ser siempre las mismas. Pero después de que a las 00.01 h de este miércoles Londres y zonas fronterizas del área metropolitana entren en el área de restricciones más duras –cierre de la restauración y espectáculos en interiores, así como gimnasios– debido a un aumento exponencial de casos, muchas voces de la comunidad científica se han alzado para pedir una revisión de la excepción navideña.

Dades del Centre Europeu de Prevenció i Control de Malalties, validades el 14 de desembre

Países Bajos: cinco semanas de parálisis absoluta

Con una incidencia de 546,7 casos por cada 100.000 habitantes, y datos de contagio de hasta 10.000 personas en un solo día el fin de semana pasado, el primer ministro Mark Rutte anunció el lunes que durante cinco semanas el país vuelve al confinamiento casi absoluto, con el cierre de toda la actividad no esencial. Este mismo fin de semana, mientras se recomendaba en diferentes ciudades que hubiera la mínima movilidad posible, las imágenes de las redes sociales mostraban unas calles llenas de transeúntes de compras navideñas. Tiendas no esenciales, cines, peluquerías y gimnasios han cerrado ya este martes, y las escuelas lo harán el miércoles. Aun así, se ha pedido a los ciudadanos que se abstengan de viajar al extranjero hasta mediados de marzo. Las restricciones se suavizan durante tres días en Navidad, cuando se permitirá que en los hogares haya tres invitados en vez de solo dos, sin contar los menores de 13 años.

Italia: subida hacia cifras dramáticas

Italia está registrando los peores datos desde finales de marzo. En las últimas 24 horas, 846 muertos, el doble que lunes, pero que no es la cifra más alta de la segunda oleada. El primer ministro, Giuseppe Conte, ha confirmado a los italianos que esperen "una Navidad más sobria, sin reuniones, abrazos y besos". Muchas regiones italianas están confinadas parcialmente y se ha anunciado la prohibición de viajes interregionales desde el 21 de diciembre hasta el 6 de enero. habrá, igualmente, un confinamiento municipal el día de Navidad, el de San Esteban y en Nochevieja. También se ha impuesto un toque de queda desde las 22.00 hasta las 5.00 h. Las iglesias pueden continuar abiertas, pero los toques de queda hacen imposible las tradicionales misas del Gallo. Los mercados navideños también se han prohibido.

Mercat d'arbres de Nadal a un plaça del centre de Konstanz, a Alemanya

Francia: recuperación este martes unos mínimos de normalidad

Este martes Francia ha levantado parcialmente algunas de las draconianas medidas de confinamiento impuestas el 28 de octubre, si bien todavía están en vigor medidas estrictas, como el cierre de toda la restauración, cines y teatros hasta el 20 de enero. El país tiene hoy por hoy 236 contagios por cada 100.000 habitantes. Y, si bien se ha levantado también la restricción de salir de casa sin un motivo justificado, sí que habrá un toque de queda a escala nacional desde las 20.00 hasta las 6.00 h, que solo se levantará en Nochebuena, pero no en Nochevieja. La decisión de mantener cerradas las estaciones de esquí muy populares de Francia ha supuesto una enorme decepción para los forofos. El presidente Macron ha asegurado que podrían volver a abrir en enero "en condiciones favorables".

Alemania: medidas más duras que en la primavera

El aumento continuado de casos –en dos meses, desde mediados de octubre hasta ahora, Alemania ha registrado algo más de un millón de contagios; entre febrero y octubre solo fueron 366.000– ha conducido al país a un severísimo confinamiento desde este miércoles y, como mínimo, hasta el 10 de enero. Cierran todo los negocios no esenciales y las escuelas. Actualmente se pueden reunir un máximo de cinco personas de no más de dos hogares en un mismo domicilio privado. Pero el límite se relajará del 24 al 26 de diciembre, cuando un hogar podrá acoger un máximo de cuatro familiares cercanos otros hogares, sin incluir a los menores de 14 años. La práctica totalidad de los mercados navideños se cancelaron, del mismo modo que se han prohibido los espectáculos de fuegos artificiales por Año Nuevo.

Austria: el 24 abren las pistas de esquí

Austria salió del segundo confinamiento el 7 de diciembre y las restricciones se han aligerado antes de Navidad. Continúa habiendo toque de queda des las 20.00 hasta las 06.00 h, pero se han reabierto las tiendas no esenciales. Aun así, la restauración estará cerrada durante el periodo festivo, con la excepción de las comidas para llevar. A pesar de que se espera abrir las pistas de esquí el 24 de diciembre, la prohibición de que los hoteles abran con la excepción de los viajes de negocios implica una caída de la expectativa de visitantes extranjeros, ya bajo un estricto control: si llegan de un país con más de 100 casos por 100.000 habitantes tienen que hacer una cuarentena de 10 días.

Rusia: la Navidad Ortodoxa el 7 de enero no mejora las perspectivas

En Rusia, las principales celebraciones festivas suelen tener lugar la nochevieja. Pero durante las últimas dos décadas ha habido un aumento de las celebraciones de Navidad, que la mayoría cristiana ortodoxa del país marca el 7 de enero. Aun así, es probable que las restricciones amortigüen las celebraciones durante el periodo vacacional. En Moscú se han anunciado nuevas restricciones, que se alargarán hasta el 15 de enero: se adelanta el cierre de restaurantes y cafeterías y se limita al 25% la capacidad de cines y teatros. Los residentes mayores de 65 años y los que forman grupos de alto riesgo también se tienen que autoaislar hasta esta fecha. Otras regiones del país han introducido restricciones similares. En los últimos dos meses, Rusia ha contabilizado 1,6 millones de nuevos contagios, 400.000 más que los meses anteriores desde el inicio de la pandemia.

Suiza: los hospitales al límite

Desde el pasado sábado el gobierno federal de Suiza ha ordenado que restaurantes, bares y tiendas cierren a partir de las 7 de la tarde en gran parte del país. Con todo, las regiones menos afectadas pueden mantenerlas abiertas hasta las 23.00 h si la situación epidemiológica lo permite. En la última semana, la media de nuevos casos por día ha sido de 4.283, un 10% más que la semana anterior. Desde octubre la progresión de casos ha sido exponencial, hecho que ha llevado prácticamente al límite de ocupación a las 876 unidades de cuidados intensivos del país.

República Checa: el centro de Europa donde todavía es posible hacer un café

El gobierno checo autorizó la reapertura de tiendas, centros comerciales, restaurantes, bares y hoteles el 3 de diciembre, a pesar de que con control de aforo, y levantó así algunas de las medidas más restrictivas que había impuesto desde medios de octubre. Con todo, las salas de conciertos, teatros y cines continúan cerradas. El patrón que ha vivido el país es el mismo que Alemania o Rusia, por ejemplo, con una segunda oleada mucho más acentuada que la primera: en los últimos dos meses ha registrado 500.000 nuevos casos, mientras que desde febrero solo había contabilizado unos 80.000.

stats