Internacional 11/10/2021

Los migrantes en el Canal, nuevo motivo de la eterna disputa franco-británica

Francia reclama al Reino Unido el dinero prometido para controlar el flujo de refugiados entre Calais y Dover

3 min
Un grupo de migrantes a las aguas del canal de la Manguera, a principios del mes de agosto

LondresEntre el 1 de enero y el 31 de septiembre de este año, 17.084 personas llegaron a las costas de la Gran Bretaña después de cruzar en todo tipo de embarcaciones las aguas del canal de la Mancha, 2,5 veces más que en el mismo periodo de 2020. Y la dinámica ha continuado creciendo en octubre.

Viernes y sábado, después de diez días de condiciones muy malas para la navegación en la zona, las cifras se volvieron a disparar. Sábado funcionarios de la Fuerza Fronteriza del Reino Unido recogieron a 491 migrantes en 17 barcos, y las autoridades francesas impidieron que 114 hicieran la travesía. El día anterior, viernes, 624 personas la hicieron en 23 barcos y 300 fueron interceptados antes de zarpar por agentes de la gendarmería francesa. Este fin de semana un bebé ha sido uno de los rescatados de la peligrosa ruta.

Y aún así, Londres se queja de que Francia no hace lo suficiente para parar un flujo que se ha multiplicado exponencialmente desde 2018 –cuando en los primeros nueve meses del año solo llegaron 28 migrantes–, y París lamenta que el Reino Unido no pague el dinero prometido (63 millones de euros) para contribuir en las tareas de vigilancia de los más de 400 kilómetros de costa de que tiene que velar.

Y a medida que el número de migrantes ha ido creciendo, la tensión entre París y Londres también ha aumentado. Sábado Gérald Darmanin, ministro del Interior francés, declaró a la agencia Associated Press: "De momento no se ha pagado ni un euro. Pedimos a los británicos que cumplan sus promesas de financiación para que les mantengamos la frontera". La denuncia llega después de que la ministra de la Interior británica, Priti Patel, haya afirmado que no enviaría el dinero si Francia no paraba a los migrantes.

La política de Patel ha despertado críticas no solo en Francia, sino también en el Reino Unido. El ministro del Interior a la sombra, el laborista Nick Thomas-Symonds, lo ha denunciado este domingo en Sky News: “Siempre he pensado que la ministra del Interior necesita adoptar un enfoque diferente. A pesar de que, por supuesto, las patrullas en la costa que impiden que la gente pueda lanzarse al agua y arriesgar su vida son enormemente importantes, también tenemos que luchar contra los contrabandistas y las bandas criminales que actúan más alejadas de la costa”.

Importancia del voluntariado

Mientras que Francia y el Reino Unido siguen en una disputa eterna de vecinos mal avenidos, y la vida de los migrantes continúa en juego a expensas de las mafias y las inclemencias de la climatología en las 21 millas (34 kilómetros) que hay entre los puntos más próximos de los dos países, a las costas de Dover el grupo de voluntarios Channel Rescue intenta día a día velar por los migrantes.

Y también para que las tácticas de la fuerza fronteriza británica no violen las leyes más elementales de los derechos humanos. A principios de septiembre el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, aseguró ante el Parlamento que estaba dispuesto a "hacer todo lo posible" para parar la llegada "de ilegales". Incluso bloquear el paso de las embarcaciones en el mar para forzarlas a volver a las costas francesas. El grupo Channel Rescue ha documentado ya algunas de estas maniobras, a pesar de que oficialmente todavía no se han autorizado.

Todo ello ha vuelto a azuzar el debate sobre la inmigración en el país. Con los vecinos franceses, además, el problema se ha añadido a la disputa sobre los derechos de pesca alrededor de la isla de Jersey y la tensión originada a raíz de la firma del acuerdo Aukus entre Londres, Canberra y Washington, que ha hecho saltar por los aires uno previo, de fabricación de submarinos, entre Francia y Australia .

La situación en la zona inglesa todavía se ha complicado más por la llegada a las costas de Kent de grupos de extrema derecha, dispuestos a espolear el sentimiento antinmigrantes, bastante elevado en el país desde la campaña del referéndum del Brexit, y la creación de un clima hostil hacia los extranjeros, en especial en determinadas zonas de Inglaterra . "Es un entorno hostil realmente enfermizo", declaraba hace unos días en el New York Times uno de los voluntarios, que pedía que no se utilizara su nombre después de las amenazas que ha recibido por parte de los radicales de extrema derecha.

De acuerdo con los activistas pro refugiados, todo ello puede todavía empeorar más a raíz de la futura aprobación de la ley de extranjería y control de las fronteras, a estas alturas en discusión en el Parlamento de Westminster.

stats