Rusia
Internacional 20/09/2021

Alisa Bávrina: "Nos han robado las elecciones"

3 min
Alisa Bàvrina

BarcelonaLa fotógrafa y activista Alisa Bávrina viajó hace tres años desde su Siberia natal a Barcelona. Ha participado en las protestas contra el régimen de Vladímir Putin organizadas por la diáspora europea. Cada verano vuelve a Rusia para pasar las vacaciones con la familia. Su obra se puede ver en la galería Valid Foto, dentro del certamen Barcelona Gallery Weekend. Comenta al ARA sus impresiones sobre las elecciones legislativas de este fin de semana en Rusia, que han confirmado la victoria del partido del presidente Vladímir Putin, después de participar en un acto organizado por la Asociación de Periodistas Europeos de Catalunya.

¿Cómo valora el resultado de las elecciones?

— Los resultados oficiales que empiezan a salir no se corresponden con la realidad. Todas las encuestas, incluso las oficiales, no habían previsto nada así. No podemos reconocer estos resultados. Ha habido casos flagrantes de manipulación, la oposición no se ha podido presentar. Lo que ha pasado estos tres días (sobre todo por la noche, cuando no había observadores para vigilar los votos) ha sido un circo. Estoy indignada, todo el mundo tendría que salir a la calle.

¿Cree que esto ayuda a Putin a perpetuarse en el poder hasta 2036, como le permite la reforma constitucional aprobada el año pasado?

— Sí, porque no tiene ninguna oposición en el Parlamento: no tendrá problemas con la mayoría absoluta. Era importante para Putin, y también de cara a la mente de la gente, que su partido consolidara la mayoría parlamentaria.

¿En qué se sustenta el régimen de Putin?

— En el miedo, la indiferencia y la corrupción. Estas son las bases de su poder. Viendo los resultados, tenemos que reconocer que no será posible una transición pacífica. No soy radical ni quiero quemar el Parlamento, pero tenemos que aceptar que no podremos ir conquistando espacios progresivamente. Tendrá que ser un cambio repentino. Se está acumulando mucha rabia y un día, cuando haya una chispa, explotará. No sabemos cuándo ni cómo.

La mayoría de la gente que salió a la calle contra Putin en enero pasado, con motivo de la detención de Navalny, tienen entre 30 y 40 años. ¿Hay un factor generacional en la aspiración de cambio?

— Tenemos internet, vemos cómo se vive en otros lugares, cuáles son las bases de las sociedades democráticas en Europa. Puedes decir lo que quieras, casarte con quien quieras. Ya no nos conformamos solo con tener un plato en la mesa y un techo y que no nos caigan bombas, como se conforman las generaciones que vivieron la guerra y la desaparición de la URSS. Yo comí una mandarina por primera vez cuando tenía 5 años, y no éramos una familia pobre. Nuestro país puede ofrecer mucho más, queremos vivir el mundo y no nos dejan. Tengo esperanza y soy optimista.

El Partido Comunista ha obtenido unos resultados inesperadamente buenos. ¿Puede jugar un papel de opositor?

— No es que la gente los haya votado por nostalgia con la URSS o con el estalinismo, sino porque estar en estos partidos es la única manera de participar en la vida política. Porque si defensas a Navalny te mandan a la prisión. Es el resultado de escoger entre el malo y el peor. Y algunos jóvenes candidatos se han presentado bajo la sigla del PCFR solo para tener voz.

¿Qué piensa de Navalny?

— Se ha convertido en un símbolo de la oposición. Sabía perfectamente que si volvía a Rusia lo encarcelarían y entonces todo el mundo lo conocería. Es cierto que su pasado de posiciones nacionalistas no nos gusta, pero todo el mundo tiene derecho a equivocarse. Tampoco podemos esperar eternamente que aparezca un líder perfecto y puro. Confiamos en él. Espero que salga vivo de la prisión y que pueda volver pronto a la política, pero me temo que pasará mucho más tiempo entre rejas que los dos años y medio de la condena que ahora cumple.

stats