Internacional 15/03/2022

Gennady Trujanov, alcalde de Odesa: “Odesa es una ciudad que ama la paz”

3 min
Gennadii Trukhanov, alcalde de Odessa, fotografiado por la entrevista.

ENVIADA ESPECIAL A ODESA (UCRANIA)La ciudad de Odesa, el principal puerto del mar Negro al sur de Ucrania, está llena de barricadas y obstáculos hechos con vigas para frenar el adelanto de los tanques rusos. La ciudad, que tiene una importancia comercial estratégica y un fuerte simbolismo en el imaginario postsoviético, se prepara para un ataque por tierra, mar y aire. Hace solo unas semanas parecía imposible ver caer misiles rusos sobre la ciudad fundada a finales del siglo XVIII por Catalina la Grande, pero, con todo lo que hemos visto estos días en Ucrania, aquí piensan que el ataque es inminente. Ciudadanos sin ninguna experiencia militar se están entrenando con tácticas de guerra urbana para enfrentarse a los soldados del Kremlin. El alcalde de Odesa, Gennady Trujanov (Odesa, 1965), que de joven se licenció en una academia militar de la ciudad con el rango de teniente y que hace unos años salió en los papeles de Pandora como jefe de una red de blanqueo de dinero, responde en ruso a las preguntas del ARA en una conversación telefónica desde el edificio donde se ha trasladado por razones de seguridad. 

Hasta ahora la ciudad ha esquivado los bombardeos rusos. Pero el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo hace unos días que el ataque sobre Odesa era inminente y lo calificó de “crimen histórico”. Usted también ha advertido de un ataque inminente por tierra, mar y aire. ¿Cuál es la situación militar ahora mismo?

— No sé qué tipo de idiota o bastardo se tiene que ser para pulsar el botón de lanzar un misil sobre Odesa. Está fuera de toda lógica. La ciudad está amenazada, bajo mucha presión. Pero nos hemos preparado bien para defendernos: tenemos armas y combatientes. Hay dos escenarios: un ataque terrestre desde Mikolaiv [la localidad a unos 130 kilómetros de Odesa donde desde hace dos semanas hay fuertes combates] y un ataque por mar. Pero estamos preparados para luchar y defender Odesa pase lo que pase.

¿Cuál es su mensaje ahora para los ciudadanos de Odesa?

— El primero es que se cuiden. Y que se protejan los unos a los otros. Sobre todo tenemos que estar unidos y confiar los unos en los otros. Somos una ciudad heroica, y si estamos juntos andamos hacia la victoria. No tengo ninguna duda de que ganaremos.

Los alcaldes de las ciudades ucranianas de Melitópol y Dniprorudne han sido secuestrados por escuadrones de soldados rusos. En Jersón intentaron que se proclamara una república independiente como las de Donetsk y Lugansk, pero la gente continúa saliendo a la calle para protestar contra la invasión al grito de “fascistas”. ¿El Kremlin busca un objetivo político con el secuestro de alcaldes?

— Es difícil explicar el porqué de esta guerra. Parece que el secuestro de alcaldes forma parte de su estrategia: a los que no quieren colaborar con el agresor los capturan para asustar a la gente. No puedo comentar lo que pasa en otras ciudades: aquí no tenemos la misma situación.

En su discurso del 21 de febrero, cuando el presidente ruso dio el pistoletazo de salida a la invasión, con el argumento de que Ucrania no existe como nación, mencionó expresamente Odesa, asegurando que sabe los nombres de los que causaron la masacre en la sede de los sindicatos el mayo de 2014 y advirtiendo que hará lo que haga falta para “castigarlos”. La muerte de 48 personas en el incendio de la sede de los sindicatos, en el marco de las protestes pro y anti Maidán que había en Odesa, un episodio que todavía no se ha aclarado, juega un papel en la propaganda rusa, que asegura que Ucrania está bajo un gobierno fascista. Usted fue elegido al poco tiempo de aquellos hechos. ¿Cómo ha cambiado Odesa desde 2014?

— Ya han pasado los años, y desde aquella revolución Odesa se ha desarrollado. Hasta que ha estallado la guerra hemos hecho muchas cosas para el progreso de la ciudad, y la gente ha vivido todos estos cambios. Ahora somos una capital internacional. Aquí no hay nazismo: honoramos la memoria de la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Aquí todas las religiones son respetadas. Odesa es una ciudad que ama la paz.

Odesa es una ciudad mayoritariamente rusófona. Putin asegura que la población ucraniana rusoparlante está en peligro y que recibirán los tanques del Kremlin como liberadores.

— La mayoría de los ciudadanos de Odesa somos rusófonos, y somos igualmente ucranianos. Putin ha dicho que somos hermanos y vecinos, que tenemos buenas relaciones de hace muchos años. Pero lo que hemos visto es que han venido con armas a bombardear nuestras ciudades. Asesinan a nuestras criaturas y a nuestras mujeres. Casi han barrido los barrios de viviendas de Járkov. ¿Cómo quieren que los recibamos con ramos de flores? Solo los podemos recibir con balas y con bombas.  

stats