Oriente Próximo

Despedida multitudinaria al presidente de Irán

Miles de personas participan en la marcha fúnebre en Tabriz, antes de la ceremonia oficial de mañana en Teherán

Sònia Sánchez
3 min
Miles de personas acompañan al camión con los restos mortales del presidente de Irán, Ebrahim Raisi, y el resto de ocupantes del helicóptero estrellado, en la primera parte de los responsos a Tabriz.

BarcelonaDecenas de miles de personas han participado este martes en los actos de despedida en presidente de Irán, Ebrahim Raisi, muerte en uno el accidente de helicóptero este domingo. Un gran camión adornado con claveles transportaba los ataúdes de Raisi y del resto de ocupantes del helicóptero a través de las calles abarrotadas de Tabriz, la ciudad del noroeste de Irán donde se dirigía el presidente cuando el aparato se estrelló. El vehículo avanzaba lentamente escoltado por una multitud de personas que se acercaban a tocarle y le acompañaban en su procesión desde la plaza Shohada hasta la mezquita Mosala.

Las autoridades iraníes han abierto una investigación sobre las causas concretas del accidente. Las hipótesis van desde el mal tiempo a algún problema con el terreno montañoso o si fue un problema técnico, pero se descarta el sabotaje. Sin embargo, el posible fallo técnico abre también el interrogante sobre la decisión de hacer volar al presidente de Irán, en plena tormenta, en un helicóptero que tenía cerca de 50 años. De hecho, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha remarcado este martes precisamente que las sanciones de Estados Unidos habían empeorado la seguridad de la aviación. El helicóptero en el que viajaba Raisi era un Bell 212 fabricado en Estados Unidos, un tipo de aparato que Irán importó en gran cantidad en época del sha, antes de la Revolución Islámica de 1979, pero que décadas de sanciones han dificultad de poder reparar porque no pueden comprar repuestos, tal y como subrayó Lavrov.

En el marco de la investigación, el lunes por la noche se hizo la autopsia de los cuerpos de las nueve víctimas del accidente, y este martes empezaron los responsos. La televisión iraní ha mostrado imágenes de calles llenas de gente vestida de negro, muchas de las cuales llevaban grandes fotografías de Raisi, banderas de Irán y banderas rojas chiítas. Dentro del camión, los restos mortales de Raisi, de su ministro de Exteriores, Hossein Amir-Abdollahian, y de otros seis ocupantes del helicóptero. Era la primera de las ceremonias funerarias para despedir al presidente, que tendrá varios episodios en los próximos días hasta el entierro del jueves.

En Tabriz habían cerrado las tiendas, escuelas y oficinas gubernamentales. Este martes era, de hecho, el segundo de los cinco días de luto decretados por el líder supremo del país, el ayatolá Ali Jamenei, tras el accidente. Tras los actos de Tabriz, los ataúdes han sido transportados esta tarde primero a Teherán y después a la ciudad sagrada de Qom, uno de los principales centros del islam chií. Mañana miércoles, los cuerpos regresarán a la capital iraní, donde tendrán lugar los actos oficiales con presencia de autoridades extranjeras. Será jornada no laboral en todo el país.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, dirigirá personalmente la oración de este acto oficial, en el que se llamará adiós a uno de sus colaboradores más afines. Entre los mandatarios internacionales que han confirmado su presencia en el funeral del miércoles en Teherán se cuentan el presidente de la Duma –la cámara baja del Parlamento ruso–, Viacheslav Volodin, y el ministro de Exteriores de Bielorrusia, Sergei Aleinik. Desde Cuba no se informó si se viajaría a Irán, pero el régimen de Miguel Díaz-Canel decretó un día de luto oficial en la isla para recordar a Raisi "como un gran amigo y político admirable", en palabras del mismo presidente cubano.

Pero el acto central de Teherán no será el último de unos funerales oficiales que suelen alargarse en Irán. El jueves se celebrará aún otro acto de despedida en la ciudad de Birjand, donde Raisi era representante en la Asamblea de Expertos, órgano encargado de elegir al líder supremo en caso de vacante. Será el jueves también cuando finalmente los cuerpos serán enterrados en la ciudad sagrada de Mashad, en el noroeste de Irán, donde Raisi nació y se crió. Mashad es también un importante centro religioso del país, porque acoge el mausoleo del imán Ali ibn Musa al Rida, una importante figura del chiísmo.

El ministro del Interior iraní, Ahmad Vahidi, ha subrayado desde Tabriz que "los iraníes lamentan la muerte de un presidente querido, popular y humilde" y que "están tristes por la muerte de un ministro de Exteriores que deja como legado la diplomacia activa en los momentos clave de la resistencia", según la agencia Mehr. Por la tarde, en Qom se repitió el cortejo fúnebre con miles de personas en las calles, mientras que en Teherán y otras ciudades la jornada se vivía con normalidad, con los cafés llenos de clientes y una aparente falta de interés por los actos funerarios, informa Efe. También Reuters destaca que las escenas de luto popular quedaban lejos de las de otras conmemoraciones de figuras destacadas de Irán, como la del propio general Qasem Soleimani, enterrado entre multitudes desconsoladas en el 2020.

stats