Miles de desaparecidos bajo los escombros de Gaza

No hay rastro de 13.000 personas entre cuerpos atrapados en las viviendas, fosas comunes y detenidos por las fuerzas israelíes

4 min
Los palestinos buscan víctimas bajo los escombros tras los ataques israelíes en la Franja de Gaza.

El CairoDesde el inicio de la ofensiva de Israel en Gaza, y pese a los obstáculos para mantener vías de comunicación abiertas en medio de la devastación de su infraestructura crítica, el ministerio de Salud de la Franja ha sido capaz de actualizar con una gran regularidad el recuento de muertes, que no deja de crecer. Pero las autoridades locales están teniendo serias dificultades para realizar seguimiento de otro drama: el de las personas desaparecidas.

Aunque no ha habido esfuerzos centralizados por mantener un registro, la organización de derechos humanos Euro-Med calcula que hasta mediados de abril había en Gaza más de 13.000 desaparecidos. Se cree que la mayoría han muerto, pero al no poder certificarse no se incluyen en las estadísticas del ministerio de Salud, que se basan sobre todo en los informes que reciben de hospitales y que hasta ahora sitúan la cifra oficial en unos 35.000 muertes, la mayoría criaturas y mujeres.

La gran mayoría de personas desaparecidas permanecen enterradas sin vida bajo los escombros de los edificios y casas que están siendo destruidos en la agresiva campaña de bombardeos del ejército israelí. Este martes el cuerpo de la Protección Civil de Gaza declaró que existen más de 10.000 desaparecidos en estas circunstancias, y lamentaron que los trabajos de búsqueda y rescate son extremadamente difíciles por la falta de maquinaria y de combustible.

"Las dificultades son muy grandes y tenemos problemas a todos los niveles", señala por teléfono Mahmoud Basal, portavoz de la Protección Civil de Gaza. “El mayor problema que amenaza nuestro trabajo es el del equipamiento y el combustible. No tenemos equipo, ni medios. Por desgracia, las fuerzas de empleo lo han destruido por completo”, nota.

La oficina de medios de Gaza informó a finales del año pasado que Israel había destruido hasta ese momento en torno al 80% de los vehículos y del equipamiento de las unidades de los servicios de emergencia, que ya eran entonces limitados después de más de una década de ferry bloqueo impuesto conjuntamente en la Franja por Tel-Aviv y El Cairo. Basal explica que todo el cuerpo de Protección Civil tiene sólo a 800 trabajadores para todo tipo de emergencias.

Actualmente los desbordados equipos de rescate y los grupos de voluntarios trabajan sobre todo de día porque los cortes de electricidad y la falta de combustible se lo impiden cuando cae el sol. Y, al disponer de medios muy básicos, la mayoría de los cuerpos que pueden recuperar los encuentran entre los restos de edificios pequeños o directamente en la calle. Basal señala además que 68 trabajadores de la Protección Civil murieron en ataques de Israel y 200 están heridos.

“La gente quiere que estemos allí cuando se produce un ataque. Y, por desgracia, podemos estar ahí, pero no tenemos la capacidad de sacar a la gente [atrapada]”. "Muchas personas han muerto mientras hablábamos", añade el Basal, que nota que el impacto psicológico para ellos es también muy alto.

37 millones de toneladas de escombros

A las dificultades para buscar entre los restos de edificios se añade la enorme cantidad de escombros que está dejando la ofensiva de Israel. A finales de abril un alto cargo del Servicio de Acción contra Minas de la ONU (UNMAS), Pehr Lodhammar, afirmó que las estimaciones apuntan a unos 37 millones de toneladas, ya 200 kilos de escombros en cada metro cuadrado golpeado en la Franja. Un estudio de la destrucción material de Gaza publicado en abril por el Banco Mundial, la Unión Europea y la ONU calculó que el 62% de las viviendas se encuentran hoy dañadas o destruidas.

Al menos cientos de desaparecidos más se encuentran enterrados en las numerosas fosas que hay por toda Gaza. Euro-Med ha podido documentar a más de 130, que contienen entre algunas decenas y varios cientos de cuerpos y han sido excavadas en lugares como salas de bodas, mezquitas, escuelas, patios de hospitales y estadios. Otros permanecen directamente muertos por la calle, en terrenos agrícolas y en zonas por las que ha pasado el ejército israelí.

Entre los que permanecen con vida, muchos han sido detenidos por las tropas israelíes en Gaza y trasladados a lugares de detención fuera de la Franja. Las autoridades del país no han hecho pública la información sobre estas detenciones secretas, pero el grupo de derechos humanos israelí HaMoked ha obtenido informes sobre al menos cientos de casos.

Una de las organizaciones movilizadas para ayudar a localizar a personas desaparecidas es Cruz Roja, que cuenta con una línea de teléfono directa para atender estos casos. Entre el inicio de la agresión contra Gaza y finales de marzo, habían recibido más de 7.000 solicitudes y habían cerrado 1.400 después de conseguir que las familias se reunieran o pudieran ponerse en contacto.

"En situaciones de guerra abierta como las de Gaza hay muchos retos", afirma Hisham Mhanna, de Cruz Roja. “El acceso a varias zonas no es posible, las personas pueden estar heridas o inconscientes en un hospital o centro médico, y no se dan las condiciones para hacer un rastreo activo”, apunta. Además, "la gente se desplaza constantemente, lo que dificulta el contacto", y "las telecomunicaciones son un obstáculo especialmente grande: es posible que las personas no tengan cobertura, que hayan tenido que cambiar la tarjeta SIM o el número, que hayan perdido el teléfono, que no hayan podido cargarlo...”, añade.

stats