Coronavirus
Internacional 02/07/2021

Portugal vuelve al toque de queda por la variante Delta

La alta incidencia del coronavirus fuerza al gobierno a limitar la movilidad nocturna en los 45 municipios más afectados

3 min
Un tranvía circulante por una calle de Lisboa

SabadellEl gobierno portugués ordenó este jueves imponer el toque de queda nocturno en 45 municipios del país, entre los cuales la capital, Lisboa, y la segunda ciudad más poblada, Oporto. En total, unos cuatro millones de portugueses (de entre una población de unos diez millones) están afectados por la medida, que prohíbe salir de casa entre las 23 y las 5 h en las localidades donde la incidencia acumulada supera los 120 casos por 100.000 habitantes durante dos semanas.

En los municipios afectados, las medidas también incluyen la obligación de hacer teletrabajo siempre que sea posible y cerrar bares, restaurantes y equipaciones culturales a las 22.30 h. Además, en 19 poblaciones (incluida Lisboa) consideradas en situación de riesgo "muy elevado" (con más de 240 casos por 100.000 habitantes en catorce días) las medidas se refuerzan y la restauración tendrá que cerrar a las 15.30 los fines de semana. También se ha prohibido la entrada y la salida del área metropolitana de Lisboa entre este viernes a las 15 h y el lunes a las 6 h.

"La situación es grave", advirtió la ministra de Presidencia, Mariana Vieira da Silva: "No estamos en condiciones de afirmar que la pandemia esté controlada. Es el momento de seguir las normas, evitar grandes encuentros, evitar fiestas e intentar contener las cifras".

El peor dato desde febrero

Portugal registró este jueves 2.449 contagios de covid-19, la cifra más alta desde el 14 de febrero. Del 1 de marzo al 18 de junio, el número de casos nuevos diarios se había situado siempre por debajo del millar, pero desde entonces se ha detectado un incremento progresivo que ha situado a Portugal como el segundo país de la Unión Europea con un número de casos más elevado en relación con la población, solo por detrás de Chipre y justo por delante de España.

El incremento de casos empezó aproximadamente dos semanas después de que Oporto acogiera la final de la Liga de Campeones de fútbol, que enfrentó a dos equipos ingleses, el Chelsea y el Manchester City. Seguidores de los dos equipos se desplazaron sin restricciones, a pesar de que en ese momento la variante Delta ya estaba muy extendida en el Reino Unido.

El gobierno portugués atribuye el rebrote a esta variante, que es más contagiosa y es responsable de más de la mitad de los contagios en el país. Las nuevas infecciones afectan sobre todo a las personas más jóvenes, que todavía no se han vacunado. El 31% de los portugueses ya han recibido la pauta completa de vacunación, mientras que el 55% tienen como mínimo una dosis. Esto explica que, a pesar del incremento de contagios de las últimas semanas, el número de muertos por covid-19 siga siendo muy bajo: la media es de entre 3 y 4 al día, mientras que a finales de febrero superaban la cincuentena.

Según las autoridades, este jueves había 509 personas ingresadas en los hospitales portugueses (cinco más que el miércoles) y 113 en la UCI (siete menos). La incidencia acumulada a catorce días es de 176 casos por 100.000 habitantes, y la velocidad de transmisión (R) se sitúa en 1,15.

Portugal vivió el peor momento de la pandemia a principios de año: el 28 de enero se diagnosticaron más de 16.400 casos de covid y el día siguiente se llegó a un máximo de 303 muertos. Las fuertes restricciones impuestas, que incluyeron un confinamiento estricto y toques de queda que en algunas ocasiones empezaban a mediodía, permitieron rebajar drásticamente las cifras hasta llegar a una situación muy positiva a finales de febrero. En total, desde el comienzo de la pandemia Portugal ha detectado 882.006 contagios y ha registrado 17.101 muertes debido al covid-19.

stats