Internacional 18/01/2022

Primeras imágenes de la devastación del volcán de Tonga

El tsunami podría haber afectado al 75% de la población, según la Cruz Roja

3 min
Una de las primeras imágenes de la destrucción en Tonga.

BarcelonaEsta madrugada se han difundido las primeras imágenes de la destrucción causada por la erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'apai, en el Pacífico sur, que han podido captar los aviones militares de reconocimiento enviados por Australia y Nueva Zelanda. Desde el sábado, el archipiélago de Tonga está incomunicado y las organizaciones de ayuda humanitaria y los países vecinos trabajan para intentar evaluar la magnitud de la tragedia. La Cruz Roja de Nueva Zelanda calcula que más de 80.000 personas podrían estar afectadas por el tsunami que golpeó las costas de Tonga pocos minutos después de la erupción. Esto supondría que tres cuartas partes de la población del archipiélago, de 105.000 habitantes, estarían afectadas. La ONG avisa, sin embargo, que "el alcance total de los daños en Tonga y muchas islas cercanas todavía se tiene que determinar". La erupción del volcán, que lanzó vapor y cenizas a unos 20 kilómetros de altitud, provocó una nube de 260 kilómetros de diámetro. El coordinador de la ONU, Jonathan Veitch, desplazado a Fiji, apunta que hay áreas con las que todavía no han podido contactar, en un territorio formado por 169 islas, muchas de ellas cuales elevadas solo unos metros sobre el nivel del mar. Por ahora se han confirmado oficialmente dos muertos, uno de ellos una ciudadana británica.

Imágenes aéreas de antes y después de la erupción del volcán en Tonga.

La embajada de Nueva Zelanda en Tonga ha indicado que hay informes de "daños significativos" en la vertiente oeste de Tongatapu, la principal isla del país y donde se sitúa la capital, Nuku'alofa. También ha insistido que se está intentando restaurar las líneas de teléfono e internet, cortadas desde sábado. El tsunami estropeó los cables de comunicación submarinos , y de momento no hay una previsión estimada sobre cuándo podrían volver a estar en funcionamiento.

Esto es lo que hace que la información sobre los efectos de la catástrofe llegue con cuentagotas y que crezca la desesperación de los familiares de residentes en Tonga. "Han pasado 48 horas, no creo que esto acabe con final feliz", se lamentaba Nick Eleini en el diario británico The Guardian, donde explicaba que su hermana Angela y su marido, residentes en la capital de Tonga, "fueron arrastrados por el agua". Más tarde, confirmaba a la BBC que su hermana había muerto, lo cual la convertía en la primera víctima que se reporta de esta catástrofe. La tongalesa Salote Heleta-Lilo, residente en Nueva Zelanda, ha explicado a medios de ese país que no puede contactar con sus familiares y ha expresado el temor de que su casa haya quedado destruida por el tsunami: "Es muy preocupante porque ellos viven junto a la costa. Es muy triste vivir con el miedo y sin saber qué ha pasado en Tonga".

Paisaje cubierto de ceniza en una imagen captada por el ejército de Nueva Zelanda.

El presidente del Parlamento de Tonga, Fatafehi Fakafanua, ha podido colgar un mensaje en las redes sociales este lunes en que describe el impacto del tsunami como "devastador" y explica que las cenizas del volcán han afectado muchas áreas del país. "Desconocemos el alcance total del daño a vidas y propiedades", ha dicho, según informa The New York Times. "Lo que sí que sabemos es que Tonga necesita ayuda inmediata para ofrecer a sus ciudadanos agua potable y comida", ha añadido.

Equivalente a un terremoto de 5,8

El Servicio Geológico de los Estados Unidos estimó que la erupción provocó el equivalente a un terremoto de magnitud 5,8, y varios científicos han dicho que los tsunamis generados por volcanes son relativamente extraños. Antes de que las comunicaciones quedaran cortadas, algunos habitantes de Tonga pudieron compartir vídeos en las redes sociales, que mostraban fuertes olas que inundaron el litoral.

Una zona residencial cubierta de ceniza.

La erupción provocó tsunamis en otras islas de la región, como Fiji y Vanuatu, y también en otros países mucho más alejados. En Japón y en Chile se evacuaron varias zonas por olas de más de un metro de altura, e incluso en Estados Unidos y en Canadá se notaron las consecuencias, con fuertes oleaje e inundaciones leves. En Perú, dos mujeres murieron ahogadas en una playa de norte del país debido al fuerte oleaje, que inundó algunas localidades del litoral.

A diferencia de los tsunamis provocados por terremotos, en los que las placas tectónicas descargan su fuerza y es poco probable que se repita un segundo tsunami, el volcán podría volver a entrar en erupción y crear otra ola gigantesca.

stats