Internacional 13/01/2022

La reina de Inglaterra retira al príncipe Andrés todos los títulos militares

Se completa la caída en desgracia del tercer hijo de Isabel II, que se defenderá en el proceso por abuso sexual como "civil"

4 min
El príncipe Andreu de Inglaterra en una imagen de archivo del año 2019.

LondresLa caída en desgracia del príncipe Andrés no tiene freno. Un día después de que se haya conocido que, con toda probabilidad, tendrá que ir a juicio en una demanda civil por presuntos abusos sexuales de una menor en 2001 , el duque de York, tercer hijo de la reina de Inglaterra, ha sido desposeído de todos los títulos y patronatos militares que ostentaba. Por otro lado, ya no usará más el título de alteza real, según ha anunciado este jueves por la tarde el Palacio de Buckingham en un comunicado de cuatro líneas. Hace dos años, los títulos habían sido suspendidos coincidiendo con la retirada de la vida pública del príncipe.

Andrés, de 61 años, también defenderá su caso en un juzgado de Nueva York como "civil", y no como miembro de la familia real británica, en un intento de paliar, quizás sin conseguirlo, el daño que las acusaciones a las que se enfrenta hace a la reputación de los Windsor en general. No obstante, Andrés siempre ha negado la imputación.

Más de 150 veteranos de la Marina, el Ejército del Aire y el Ejército de Tierra británicos han hecho llegar este mismo jueves, a través del grupo activista Republic , una carta en la que pedían a la reina que le retirara a Andrés todos los títulos militares que poseía a raíz de la situación procesal en la que se encuentra. "Si se tratara de otro oficial militar superior, sería inconcebible que todavía estuviera en el cargo", han escrito. "Los oficiales de las fuerzas armadas británicas tienen que adherirse a los estándares más altos de probidad, honestidad y conducta honorable. Estos son los estándares que el príncipe Andrés ha ninguneado. Entendemos que es vuestro hijo, pero os escribimos en vuestra calidad de cabeza de Estado y de comandante en jefe del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea. Estas medidas se podrían haber tomado en cualquier momento de los últimos once años. Por favor, no lo dejéis más". La monarca distribuirá entre otros miembros de la familia los títulos y patronatos hasta ahora en manos de Andrés.

Hasta ahora, y a pesar de la presión de altos cargos militares, el duque de York había conservado sus títulos honoríficos, incluido el muy codiciado de coronel de la Guardia de Granaderos. Con su reputación personal más allá de cualquier posibilidad de reparación, el Palacio de Buckingham trata ahora de garantizar que tanto la reina personalmente como la institución no se vean sometidos a más humillaciones por el escándalo, especialmente en el periodo previo al jubileo de platino, que tendrá lugar en verano y por el cual los británicos disfrutarán de dos días festivos en lo que se convertirá en un puente de cuatro días.

Un portavoz del Palacio de Buckingham ha asegurado que "con la aprobación y el acuerdo de la reina, las afiliaciones militares y los patronatos reales del duque de York le han sido devueltos". El duque de York continuará sin asumir ninguna tarea pública en representación de la Corona, razón por la cual no podrá usar el título de alteza real.

Una amistad conflictiva

El caso que ha enviado al ostracismo a Andrés está íntimamente vinculado a las actividades criminales del multimillonario norteamericano y pederasta confeso Jeffrey Epstein, que se suicidó con 66 años en una prisión de Manhattan en agosto del 2019 mientras esperaba juicio por otros presuntos delitos de tráfico sexual de menores. Andrés y Epstein habían mantenido una larga amistad personal y relaciones de negocios desde hacía más de dos décadas.

La demanda civil a la que se enfrenta Andrés la presentó el año pasado una de las víctimas de los abusos de Epstein, Virginia Roberts Giuffre. La mujer lo acusa de haber mantenido con ella relaciones sexuales en tres ocasiones, en 2001, cuando tenía 17 años y era menor de edad. El escándalo implica también a quien había sido novia de Epstein, Ghislaine Maxwell, que el pasado 30 de diciembre fue declarada culpable, también en un juzgado de Nueva York, de tráfico sexual de menores, veredicto que le podría comportar una sentencia de hasta 80 años de prisión. A lo largo de los años, Maxwell, hija de un magnate de la prensa británica y destacada miembro de la jet set global, habría proveído a Epstein de menores para sus delitos. Entre otros, Virginia Giuffre, ciudadana norteamericana que reside en Australia. El abogado de la demandante ha asegurado este miércoles, en una entrevista con la BBC, que su representada no busca tanto una reparación económica como la propia vindicación, así como la de otras víctimas de Epstein y de una red que se beneficiaba de su condición de multimillonarios y poderosos.

Si Andrés quiere evitar la foto del juicio, prácticamente solo le queda la posibilidad de intentar llegar a algún tipo de acuerdo económico con Giuffre. El juicio se prevé que tendrá lugar en otoño.

stats