Internacional 20/02/2022

Las tropas rusas se quedan en Bielorússia después del final de las maniobras

Putin y Macron pactan una cumbre de alto nivel para discutir un alto el fuego en el Donbás

2 min
Imagen del ministerio de Defensa bielorruso  de las maniobras conjuntas con Rusia.

BarcelonaRusia mantendrá las tropas en la vecina Bielorrusia, más allá de este domingo, la fecha anunciada para el fin de las maniobras militares coordinadas con el régimen de Alexandr Lukashenko. Lo ha anunciado el ministro de Defensa bielorruso, y lo ha justificado por la situación en la región ucraniana del Donbás, donde continúa la escalada entre las repúblicas autoproclamadas apoyadas por el Kremlin y el ejército ucraniano.

La presencia militar rusa en Bielorrusia, en la frontera norte de Ucrania, es importante porque abre una nueva base de operaciones para Moscú, que ahora se ve que va más allá de los ejercicios anunciados. Tras la revuelta del 2020 contra Lukashenko, que acabó en un baño de sangre, el régimen es cada vez más dependiente del apoyo de Moscú. Y al mismo tiempo ha mostrado su utilidad para Putin en su choque en Europa del Este: la operación de régimen de Minsk de atraer a miles de refugiados sirios para enviarlos a la frontera con Polonia evidenció su capacidad de desestabilizar.

Además del alargamiento de las maniobras, otros dos acuerdos militares entre Moscú y Minsk confirman la creciente integración de Bielorrusia bajo la órbita del Kremlin: el anuncio de la participación de sus soldados en los ejercicios Vostok 2022 y el envío de 200 militares bielorrusos a una base rusa de Siria. Lo cuenta hoy en un artículo Pavel Luzin, experto en las fuerzas armadas rusas: "Moscú y Minsk están jugando a un juego complejo sobre el grado de autonomía militar que Bielorrusia puede conservar frente a Rusia", bajo el llamado Estado de Unión entre ambos países, un marco que hasta ahora no se había desarrollado. Lukashenko se había resistido a ponerse bajo el paraguas militar del Kremlin, pero parece que cada vez le quedan menos opciones, por un lado, porque Putin lo quiere para su desafío internacional y, por otro, para afianzar su poder.

Las tropas rusas se quedan, pues, en Bielorrusia, y no solo para amenazar a Ucrania y Occidente. Una parte de las maniobras militares conjuntas se han centrado en la protección de edificios gubernamentales e instalaciones militares, lo que, en opinión de Luzin, demuestra que "los militares rusos están aprendiendo cómo actuar en caso de una aguda crisis política dentro de Bielorrusia". Precisamente Lukashenko prepara para el próximo domingo un referéndum para reformar la Constitución que le permitirá perpetuarse en el poder, acabar con el estatuto de neutralidad del país (ahora que pertenece a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, el blog político y militar de Rusia) y acabar con la prohibición de tener armas nucleares en su territorio.

Putin y Macron siguen con el diálogo

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el francés, Emmanuel Macron, acordaron ayer en una llamada telefónica que duró casi dos horas trabajar por un alto el fuego en el Donbás, con una cumbre de alto nivel en el formato Normandía que prevén los acuerdos de Minsk, con participación de Ucrania, Rusia, Francia y Alemania. Los ministros de Exteriores de París y Moscú se reunirán en los próximos días para organizarlo.

stats