Media 09/10/2021

Las heroínas atípicas se abren paso en los videojuegos

Tras años en un segundo plano, los personajes femeninos se han hecho un hueco en las historias de los juegos

Àngel Català Nicolau
5 min
La versión más actual de Lara Croft y la primera que apareció

BarcelonaEn las primeras máquinas recreativas como por ejemplo Space Invaders o El Pong no había ninguna presencia de personajes humanos, pero pronto se empezó a ver entre los jugadores una ansia de sentirse identificado con un personaje masculino que cumpliera el estereotipo de héroe anglosajón. Este creciente deseo es lo que ha llevado a las compañías desarrolladoras de videojuegos a crear un molde robot que utilizan para asegurarse el éxito de ventas: el pelo castaño, una barba de tres días, una cierta corpulencia y una actitud positiva y dominante. Los ejemplos son diversos: Jonathan Drake en Uncharted (2007) es extremadamente parecido a Joel de The Last of Us (2013) o a Alan de Alan Wake (2010).

La industria del entretenimiento ha estado siempre dominada por perfiles masculinos y ha tendido a que se crearan videojuegos de acuerdo con sus gustos y relegaba los personajes femeninos a un segundo plano o bien a un papel de accesorio o trofeo. ¿Cuáles son las razones de que en esta industria haya una diferencia tan abismal? Gina Tost, comunicadora y periodista especializada en videojuegos, opina que esto es debido a las formas de consumo de cada época. "No creo que fuera intencionado, simplemente aplicaron lo que ya se conocía, lo que se veía en las películas, la literatura, el arte, etc. Entonces se replicó el modelo en prácticamente todos los videojuegos", explica la divulgadora, que opina que "forman una perspectiva de la historia".

Según datos del informe anual de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), en la actualidad hay un 45,9% de jugadoras, frente a un 54,1% que son hombres. Estos datos no son nuevos, puesto que tal y como apunta Elisabet Sánchez, directora de producción en TheCreativeAgency, "la mujer como jugadora siempre ha estado, pero las estadísticas no la han mostrado hasta ahora, que se habla de ella en todos los sectores".

Cambio con cuentagotas

Unos de los primeros títulos que se pudieron jugar en la PlayStation 1 fue Tomb Raider, en el que el usuario podía controlar a Lara Croft, una arqueóloga con formas exuberantes, poca ropa y una mirada sensual por encima de las gafas de sol que se dedicaba a explorar tumbas faraónicas al más puro estilo Indiana Jones. Casi veinticinco años después de su lanzamiento, la Lara de los reboots para las nuevas generaciones de videoconsolas tiene poco que ver con la otra, hipersexualizada, altamente cosificada y con una cara casi inexpresiva. La responsable tras este lavado de imagen es Rhianna Pratchett, guionista de videojuegos y pieza clave en transmitir este cambio de rol de "la asaltatumbas". La compañía desarrolladora Crystal Dynamics, creadora de la franquicia, agradeció la tarea de Pratchett por "convertir a Lara en la heroína evolucionada que todos conocemos hoy en día".

Algunas franquicias de videojuegos populares evidencian poco a poco este cambio creando nuevas historias con protagonistas femeninas, como es el caso de Battlefield V, Wolfenstein: Young Blood o Far Cry: New Dawn. A pesar de que el machismo todavía predomina, Tost ve "una voluntad de incorporar a la mujer desde un punto de vista menos sumiso para intentar que lidere su propia historia". Crear a una mujer en un videojuego no se trata solo de cambiar la apariencia física, sino que "lo que se busca ahora es incorporar toda la idiosincrasia que caracteriza a la mujer". Pone un ejemplo con Gears of War (2006), la franquicia de shooters en primera persona exclusiva para Xbox, que a partir de la tercera entrega no solo cambió la apariencia de Anyia, sino que "se nutrió de las características de la mujer, puesto que como era más pequeña y más delgada que los personajes masculinos, era más difícil dispararle".

Crear un personaje icónico, y que encima sea femenino, no es una tarea nada fácil. Si no que se lo digan a Jan Bart van Beek, director de arte de Guerrilla Games, que tardaron siete años en desarrollar el personaje de Aloy en Horizon Cero Dawn. Este tipo de personajes icónicos son una clara intención de empoderamiento de la mujer. No obstante, están creando disconformidad entre el colectivo, puesto que representan prototipos de mujeres difíciles de lograr, y "esto crea ansiedad entre las mujeres, que están cansadas de que se las reclamen estereotipos muy marcados", exclama Sánchez.

Pequeños pasos para la inclusividad

El año 2000 la empresa de videojuegos Electronic Arts presentó Los Sims, un simulador de la vida real que permitía una libertad absoluta a la hora de escoger qué tipo de relaciones personales, amorosas y sexuales tendría el avatar. La reacción entre el público aficionado a este fenómeno fue muy positiva. Esto permitió que se abriera una puerta a la posibilidad de dar visibilidad al colectivo LGTBIQ+ en futuros videojuegos. Pero la presencia de personajes no heteronormativos es todavía residual.

Por ahora, la única compañía que se ha atrevido a dar el paso es Naughty Dog con su último gran lanzamiento The Last of Us: Part II. El personaje central de la primera entrega era el arquetípico Joel, un padre que intenta sobrevivir en un mundo asediado por un virus mortal donde le acompañaba Ellie, una chica clave para los cuidados de la pandemia. Fue tal el éxito que tuvo el videojuego, que la compañía quiso hacer un cambio radical en la historia y poner a Ellie en el foco central en la segunda parte. PlayStation anunció el lanzamiento en el evento State of Play en 2019 mediante una secuencia cinematográfica que dejó perplejos a todos los asistentes: se veía una Ellie muy madura y desnuda de cualquier estereotipo que disfrutaba de un baile romántico con una chica hasta que culminó con un beso. "Tan solo soy una chica, no una amenaza", decía tímidamente la protagonista antes de besar a la chica. Este acto, que huía de la sexualidad para dejar paso a la ternura y a la sensibilidad, marcó un cambio en la inclusión de los colectivos en los videojuegos. "En el caso de Ellie se ha hecho un gran trabajo en este sentido, se trata de un papel muy potente", exclama Tost.

Tomb Raider y The Last of Us: Part II son solo dos ejemplos de esta voluntad de cambio para mejorar la representación y la inclusión de los colectivos más vulnerables en los videojuegos. Todavía son muchas las compañías de videojuegos, como las japonesas Namco o Konami, que introducen personajes femeninos con físicos exagerados y prácticamente desnudas. "Tenemos que seguir luchando para hacer que la cultura refleje una sociedad más justa e igualitaria y que esto se vea reflejado en los videojuegos".

6 videojuegos que desafían los clichés

1.
Horizon Zero Dawn
Aloy és una caçadora en un món postapocalíptic

Con más de 10 millones de copias vendidas, Horizon Zero Dawn se ha ganado a pulso ser considerada como una oda al feminismo gracias a la icónica Aloy, una cazadora nómada que se tiene que abrir paso entre las adversidades y los prejuicios en un mundo postapocalíptico dominado por las máquinas. Próximamente se lanzará Horizon Forbidden West, la segunda entrega de este éxito de ventas.

2.
Mirror's Edge
Faith Connors és especialista en saltar entre edificis

El año 2008 se estrenó este juego en primera persona para PlayStation 3 que tenía a Faith Connors como protagonista, una ágil corredora y especialista en parkour que recorría la ciudad rebelándose contra las estrictas reglas y evitando la supervisión del gobierno.

3.
Uncharted: The Lost Legacy
Unes dures mercenàries Nadine Ross i Chloe Frazer protagonitzen aquest 'spin-off'

El espín-off de la saga Uncharted, protagonizada siempre por Jonathan Drake, contó con dos protagonistas femeninas: Chloe Frazer, una cazadora de tesoros, y Nadine Ross, una mercenaria. Las dos habían aparecido en entregas anteriores, pero siempre como personajes secundarios y sin jugabilidad.

4.
Assassin's Creed: Odyssey
Kassandra és una guerrera àgil i dura en combat

En esta entrega de la aclamada saga de Assasins Creed, los creadores permitieron escoger a Kassandra como personaje principal, una guerrera con una personalidad fuerte y excelentes habilidades en combate. Además permitieron que tuviera la opción de escoger su orientación sexual.

5.
Syberia
L'advocada Kate Walker travessa moments crítics durant el seu viatge

La protagonista de la saga Syberia es Kate Walker, una joven abogada que viaja hasta un pueblo alpino aislado del mundo por trabajo. A través de todo el videojuego tendrá que pasar por instantes muy duros para conseguir descubrir los secretos de la familia Voralberg.

6.
Hellblade: Senua's Sacrifice
Senua és un personatge replet d'expressivitat en aquesta aventura nòrdica

El éxito del videojuego exclusivo para PlayStation 4 Hellblade fue, en gran manera, gracias al personaje de Senua, una heroína poco convencional que aprende a vivir con una enfermedad mental. Se trata de un claro ejemplo de personaje con una demostración de fuerza tanto física como mental.

stats