Media 25/04/2021

Ni ella ni él, y (prácticamente) inexistentes en la televisión

Los personajes no binarios todavía son residuales en las series, una herramienta de representación imprescindible

4 min
Taylor Mason, personaje de 'Billions'
Dosier La revolución del género y el sexo Desplega
1
La revolución del género
2
Del heteropatriarcado al género fluido: un glosario de la diversidad
3
"¡Soy una mujer con pene y soy feliz!": vidas fuera de la norma
4
La autodeterminación de género tensiona la Moncloa
5
"¿Es niño o niña? Será lo que quiera ser"
6
Ni ella ni él, y (prácticamente) inexistentes en la televisión
Editorial
¿Sexo? Cuestión de género
Disponible en:

Identificarse con género masculino o femenino ha sido durante muchos años la manera que ha tenido la sociedad para categorizar a la población. Estos compartimentos estancos, sin embargo, hace tiempo que están obsoletos para muchas personas que no se sienten identificadas ni con uno ni con el otro, y que se sienten más representadas por el género no binario, que no necesariamente se tiene que definir como un espectro entre hombre y mujer. En un momento en que la sociedad todavía está lejos de asimilar y entender de manera completa la existencia de este género, la televisión juega un papel pedagógico fundamental. Desde 2018, las series norteamericanas han empezado a incorporar muy discretamente personajes no binarios, a pesar de que en la mayoría de los casos en roles secundarios. En la ficción española, por ejemplo, son inexistentes, tal como señala en su último informe el Observatorio de la Diversidad en los Medios Audiovisuales (ODA). 

“Los contenidos de las series son un resultado de los cambios que se están produciendo o que ya se han producido en la sociedad. Tiene que haber una predisposición o se tiene que detectar un interés para que las series apuesten por incorporar a estos personajes”, explica Amparo Huertas, directora del máster en comunicación LGTBI de la UAB. Muchas veces las series que buscan más representación de los colectivos más ignorados son aquellas que están consideradas nicho, es decir, que van dirigidas a una población muy concreta y no consiguen llegar al gran público. “Si es un producto que entra a fondo en hablar del tema y no lo trata de una forma caricaturizada o histriónica, es difícil que llegue a ser una ficción mainstream”, explica Huertas, que destaca que uno de los retos de las series es explicar las experiencias de vida de las personas no binarias de una manera bien trabajada y en toda su complejidad y diversidad. 

Verlo para conocerlo

Según el análisis televisivo de 2020 de la Alianza Gay y Lesbiana contra la Difamación (GLAAD), la representación en la ficción de personas de género no binario es más bien residual, puesto que entre producciones de televisión en abierto, por cable y por streaming no suman más de cinco personajes. Son estos papeles pioneros los que marcan el camino a seguir. Uno de los que han abierto la puerta es Taylor Mason, un personaje de Billions interpretado por Asia Kate Dillon y considerado el primer rol televisivo no binario de la televisión norteamericana. “No binario es un término utilizado por alguna gente, también por mí, que siento que su identidad de género está fuera de las tradicionales etiquetas de hombre y mujer”, explicaba en su momento Dillon, que se identifica como persona no binaria y con el pronombre elle (they, them y their, en inglés). “Cuando recibí el guion de Billions, la descripción del personaje de Taylor Mason especificaba mujer y no binario. Esto encendió una bombilla en mí... Hice un poco de investigación y descubrí que mujer es el sexo asignado y no binario hace referencia a la identidad de género y que son dos cosas diferentes. Me ayudó a poner en palabras un sentimiento que había tenido toda mi vida”, recuerda Dillon, que cree que a veces “tienes que ver las cosas para saber que existen”. Tal y como recuerda Huertas, históricamente las personas que no se sienten parte de la normatividad han recurrido a las artes –literatura, cine y ahora también series– para encontrar modelos de comportamiento. “Aquí es donde encontramos la principal dificultad porque todo está estructurado en masculino o femenino. Es realmente complicado generar y encontrar personajes que salgan de esta clasificación, que trabajen otras subjetividades”, asegura. 

Ari, en el centro, con sus hermanos

Una de las series que se posicionaron de una manera más clara como un reducto de representación LGBTI y de la diversidad de identidades de género es Transparent, que se podría meter dentro del cajón de las ficciones nicho. Además de explicar la transición como mujer del personaje principal, también exploraba el descubrimiento de la identidad de género de la hija pequeña de los Pfefferman, que después de muchos años intentando definirse acaba identificándose con el género no binario y cambia su nombre por Ari. El viaje de autodescubrimiento de este personaje va en paralelo al de Joey Soloway (antes Jill), responsable de la serie y que mientras rodaba la ficción anunció que se identificaba con el género no binario y con el pronombre elle. El caso de Transparent es uno de los ejemplos más evidentes que las historias de las personas que no se identifican con lo normativo llegan a la pantalla de manera fidedigna normalmente cuando detrás del proyecto hay alguien que ha pasado por esta experiencia. 

En primera persona

De la experiencia propia también nació Generation, de HBO, creada por la joven Zelda Branz, bisexual y criada en un hogar queer. La serie es una mirada al día a día de un grupo de adolescentes que forman parte de la generación zeta, un grupo de la población que tiene mucho más asumida la diversidad sexual y de identidad de género que sus progenitores. La fluidez es un aspecto fundamental de muchos de los personajes y responde a la realidad de los centennials, que consideran que la clasificación binaria de los géneros está desfasada. 

El personaje de Mo en 'La extraordinaria playlist de Zoey'

A pesar de que las series nicho siguen siendo las más atrevidas para tratar estas cuestiones, hay algunas dirigidas a un público más masivo que también lo hacen, como por ejemplo La extraordinaria playlist de Zoey. Uno de los personajes principales de esta serie musical, que en los Estados Unidos se emite en abierto y aquí se puede ver en HBO, es Mo, una persona de género fluido que se viste con ropa que tradicionalmente se podría considerar femenina pero que se siente representada por los pronombres masculinos, unas características que comparte con el actor que lo interpreta, Alex Newell. “¡Representación! Lo que me interesa de la serie es que los espectadores verán que gente como yo existe en el mundo. Quiero que las personas como yo sean vistas como personas normales y no como una cosa especial, simplemente como una persona que existe en el mundo”.

Dosier La revolución del género y el sexo
Volver al índice
stats