Sistema democrático
Media 15/09/2022

Ece Temelkuran: "Todos tendremos que vivir situaciones imposibles este invierno"

Columnista política y escritora

4 min
Ece Temelkuran

BarcelonaEce Temelkuran (Esmirna, 1973) ha sido durante años la columnista política más leída de Turquía. Colaboradora de diarios como el New York Times, el Guardian y Le Monde, tuvo que marcharse de Turquía por culpa de las amenazas derivadas de sus artículos críticos con el régimen de Erdogan. Temelkuran ha escrito una docena de libros, entre los cuales está Cómo perder un país (Anagrama, 2019), en el que alerta del auge del populismo en todo el mundo. En noviembre tiene previsto publicar la traducción al castellano de Together, un manifiesto que hace un llamamiento a unir fuerzas para construir un mundo mejor. Temelkuran es una de las invitadas del festival Fixing the Future, y este sábado conversará con el músico Brian Eno en una charla a las cinco de la tarde en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.

En 2019 escribió Cómo perder un país, en el que parte de la situación política de Turquía para alertar del auge del populismo en todo el mundo. ¿Cuál es ahora la situación del país?

— No es fácil no decir cosas desesperadas sobre Turquía. Pero por el bien de aquellas personas que todavía están luchando en el país, siento la obligación moral de tener esperanza. Tenemos que creer los unos en los otros, por muchas veces que nos decepcionen. Estoy intentando ser fiel a Turquía. Pero como sabéis, el auge del populismo no se está produciendo solo en Turquía. También lo vemos en España, Italia, Gran Bretaña, Estados Unidos. Por eso escribí Cómo perder un país, porque todo el mundo está perdiendo su país. Sentía que Turquía ya no era mi país. La sensación de estar paralizado ante la crueldad de la política actual es un fenómeno bastante global.

¿Cuáles son los factores que han provocado este fenómeno global?

— El neoliberalismo ha anulado el contrato fundamental de la democracia, que en realidad trataba sobre la igualdad. Hoy vemos una desigualdad extrema en la vida económica. La distancia entre tener y no tener es mucho más grande que antes. Pero el establishment político nos dice que todavía somos iguales. Parece una broma de la que ya no nos podemos reír más. Todos tendremos que vivir situaciones imposibles este invierno, en las que no puedes pagar tus facturas de energía y no puedes tener agua. ¿Cómo se puede creer que eres un ciudadano igual a aquel al que se le permite robar el agua y vendértela? La crisis del neoliberalismo ha arruinado la democracia, de tal manera que mucha gente en todo el mundo ha perdido la fe. Una gran mayoría no quiere tocar el tema del capitalismo, mientras que una minoría como yo dice: "Si no quieres hablar de capitalismo, ¿por qué hablamos de democracia?"

¿Cree en un nuevo sistema más allá del capitalismo o todavía estamos a tiempo de arreglar el actual?

— Bueno, esto implica hablar de revolución. Todo el mundo ama esta palabra porque es estimulante, bonita. Yo no me opondría. Pero la revolución es una palabra que incluye mucha sangre. No pasa solo por que la gente lo quiera. Hace falta una transformación seria, que sea de abajo hacia arriba. Pero desde una mirada lógica, humana y racional, tiene que ser una transformación por medios democráticos.

¿La fuerza de la gente es suficiente para conseguirlo?

— Yo he elegido tener fe en la gente. Esto tiene consecuencias. La gente falla mucho por sus miedos, las debilidades y las confusiones. Y no creen en sí mismos tanto como hace unas décadas. Hay operaciones políticas para hacernos perder la fe en nosotros mismos, en nuestro poder político. Por lo tanto, como postura ideológica, creo en las personas. Sí, creo que pueden cambiar algo. Y por eso hablo, por eso escribo.

Defiende que hay que criticar el capitalismo para transformarlo. ¿Basta con hacerlo en los artículos de opinión de los diarios y en las redes sociales o hay que hacer alguna otra cosa?

— Ya se está haciendo, pero de una manera muy silenciosa. Las nuevas generaciones están eliminando su consentimiento del sistema. No quieren trabajar. Ya ni intentan tener una casa en propiedad. No se creen aquella promesa del capitalismo que dice que si trabajas mucho, tendrás éxito. Es un fenómeno muy importante que no está pasando como una posición política colectiva sino como una retirada individual. Uno de los retos del presente de los políticos es pensar cómo organizar esta supresión del consentimiento, cómo movilizarla, cómo articularla, cómo poner palabras y cómo darle un sentido. Porque a pesar de lo que dice el neoliberalismo, en realidad los humanos no pueden vivir sin un sentido.

También reclama que todo el mundo se instruya para entender cómo funciona el sistema.

— Es una guerra de las mentes. Si tienes que desafiar un sistema que tiene todos los medios para aplastarte, es necesario que todos hayamos estudiado la lección. Cuando explotó la crisis económica de 2008, para mí fue la primera vez que oía la palabra derivados. Es un término en transacciones financieras. Fue el motivo por el que estalló la burbuja inmobiliaria y lo desconocíamos. Tenemos que hacer los deberes.

¿La crisis actual tendrá el mismo impacto que la de 2008?

— No. Esta crisis durará más, es más profunda. Se combina la crisis económica con la de los refugiados, los incendios forestales y la guerra en Ucrania. El establishment político se está deshaciendo en pedazos. Esto de ahora es más un cúmulo de crisis. Los próximos meses tengo la agenda llena de panels y conferencias sobre la democracia. Veo que de repente la gente se alarma con la democracia y está intentando averiguar qué hay que hacer con las democracias, porque se están acabando. Existe esta atmósfera de pánico, no solo en cuanto al cambio climático y a la destrucción del planeta sino también por el pánico político. Así que esta vez es diferente.

Un festival para impulsar el cambio

Temelkuran es una de las ponentes del festival Fixing the Future, que tendrá lugar el 16 y 17 de septiembre en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona. El festival será un punto de encuentro de emprendedores, creativos, educadores y artistas para preguntarse cómo podemos contribuir a crear un futuro mejor. El acontecimiento abordará temas muy diversos que irán desde la moda justa hasta los movimientos climáticos juveniles. Entre los ponentes invitados están Brian Eno, estrella de la música y defensor del clima, Marina Testino, influencer de la moda sostenible y activista, Gabriela Bucher, que trabaja por la justicia climática al frente de Oxfam, y Martina Puigvert, innovadora con la “gastronomía circular” desde el restaurante Les Cols de Olot.

stats