Misc 06/04/2021

El análisis de Antoni Bassas: ‘Cuevillas, Borràs y “la tontería"

En resumen: está ganando el Estado. Esquerra y Junts están ante la cuadratura del círculo: ¿cómo se hace para gobernar y sacar adelante un proceso de independencia sin inmolarse? Es lo que intentan

3 min
Disponible en:

Resulta que durante estas vacaciones de Semana Santa ha habido noticia en la política catalana, y la novedad la ha puesto Junts per Catalunya a solas.

Un rápido resumen. El viernes Jaume Alonso-Cuevillas, diputado de Junts y miembro de la mesa del Parlament, cuando le preguntaron sobre la capacidad de desobedecer a la justicia española desde la mesa del Parlament, contestaba a Vilaweb: “¿Qué es más eficaz para desgastar al estado español? ¿Denunciar esto o dejar que nos inhabiliten sin pena ni gloria por una tontería?”

Se refería a si valía la pena jugársela para aprobar una declaración contra la monarquía o a favor del derecho a la autodeterminación. Cuevillas consideraba que no, que había que elegir bien las batallas jurídicas contra el Estado. Claro, Alonso-Cuevillas es profesor en la Facultad de Derecho, fue decano del Colegio de Abogados de Barcelona. En resumen, es un jurista metido en política y no a la inversa, y considera que sabe hasta dónde se puede tensar la cuerda.

Estas declaraciones iban en sentido contrario al que anunció la presidenta del Parlament, Laura Borràs, el día que la escogieron: que nada acallaría al Parlament. Consciente de esta contradicción, Cuevillas acabó emitiendo un comunicado en el que decía que no tenía miedo de ser inhabilitado ni de confrontarse al Estado, pero que la confrontación tenía que ser inteligente, ”porque a veces puede ser más conveniente desobedecer y asumir las consecuencias y, otras, evitar el choque suicida e intentar sacar provecho de la actitud antidemocrática del Estado”. Aún así, añadía que actuaría de acuerdo con lo que dijera Junts y que su cargo estaba disposición de la presidenta Borràs.

Esto era el domingo por la noche, y ayer se supo que después de hablarlo con Borràs, y después de que hablaran el presidente de Junts, Carles Puigdemont, el secretario general de Junts, Jordi Sànchez, y la propia presidenta del Parlament, Laura Borràs, Borràs decidió cesar a Alonso-Cuevillas y proponer a la diputada Aurora Madaula para sustituirlo.

Qué ha hecho Junts: blindar su discurso, su posición de partido más duro que Esquerra en cuanto a la disposición a desobedecer al Estado. Claro, justamente ahora, en plenas negociaciones con Esquerra para formar gobierno, Junts no se puede permitir que Esquerra le eche en cara que por qué habla de desobedecer si un miembro de la mesa del Parlament corrige a la baja las posiciones de la presidenta de la cámara.

Hoy explicamos que lo que ha pasado este fin de semana “demuestra la exigencia de lealtad absoluta dentro de Junts. Fuentes del partido aseguran que no pueden permitir que miembros de la formación cuestionen sus líneas maestras, como la de defender la soberanía del Parlament y la desobediencia”.

No solo esto, sino que Elsa Artadi nos dijo al ARA que en Junts no se sentían obligados por el pacto entre Esquerra y la CUP, y Jordi Sànchez todavía fue más lejos y dijo a La Vanguardia que si ERC quiere gobernar con la CUP, que lo diga, que Junts ya los apoyará desde fuera. Y esta mañana, en Televisión Española, Ernest Maragall ha recogido el guante y ha ido más lejos: en Esquerra “estaríamos dispuestos a gobernar en solitario”.

Para acabarlo de complicar, el relevo de Cuevillas afecta directamente a las negociaciones Esquerra-Junts: para que Aurora Madaula entre como miembro de la mesa hace falta que todos los diputados vuelvan a votar, y a Junts le hacen falta los votos de Esquerra. Por este motivo, Esquerra dispone ahora de una carta que no tenía en la negociación con Junts para formar Govern.

En resumen: está ganando el Estado. A base de represión e inhabilitaciones, a base de hacer imposible hoy lo que era posible hace años (votar una sencilla moción a favor de la autodeterminación), sigue partiendo al independentismo, que continúa sumido en la discusión esa que les decíamos antes de hasta dónde tensar la cuerda. Esquerra y Junts están ante la cuadratura del círculo: ¿cómo se hace para gobernar y sacar adelante un proceso de independencia sin inmolarse? Es lo que intentan. 

Nuestro reconocimiento para los que trabajan en primera línea, un recuerdo para los que sufren, para los presos políticos, para los exiliados... y que tengamos un buen día.

stats