Política 04/04/2021

Elsa Artadi: “El acuerdo que haya hecho Esquerra con la CUP no nos interpela”

7 min

BarcelonaElsa Artadi atiende al ARA por videoconferencia. Un contacto estrecho con un positivo de covid-19 le obliga a quedarse en casa, desde donde participa en las negociaciones entre ERC y JxCat para la investidura.

¿Están negociando estos días?

— Estamos teniendo reuniones y estamos intercambiando impresiones y documentos. Estamos avanzando, haciendo trabajo.

¿Qué les separa ahora mismo?

— No es que haya problemas concretos y que no hayan soluciones, es que falta trabajo por hacer. En estos momentos no tenemos cerrado el plan de gobierno ni cómo tiene que ser la estructura de este gobierno. JxCat no quiere investir a Pere Aragonès y que a partir del día siguiente todo sea inestabilidad.

¿Con seis semanas no han tenido suficiente?

— Estamos dentro de la normalidad de lo que se tarda en los gobiernos europeos. Lo que no nos podemos permitir es tener un gobierno que nazca débil y repetir errores de la legislatura pasada.

Desde ERC se ha dicho que les están haciendo pagar facturas del pasado y que dos investiduras falladas tienen un punto de humillación.

— Nosotros recomendamos que si no había acuerdo, no fuéramos a una investidura fallada. Quizás el primer debate tenía sentido porque Aragonès no está participando en las negociaciones y quizás de vez en cuando estaría bien poderlo escuchar o intercambiar directamente con él impresiones. Pero no tiene sentido ir a un segundo debate que sabes que será fallido porque esto genera más desconcierto que otra cosa. Ha sido decisión de ERC.

Sergi Sabrià ha dicho que el acuerdo con la CUP no se toca. ¿Hay algún punto que sea incompatible con los votos de Junts?

— A nosotros nos interpelan los acuerdos que nosotros hacemos. El acuerdo que haya hecho ERC con la CUP o con quien sea no nos interpela. No tiene sentido pensar que podemos ir a gobernar conjuntamente y que una de las partes haga acuerdos bilaterales con terceros. Hay elementos que son nucleares en nuestra política y que tienen que ver con la colaboración publico-privada, que tienen que ver con el rol del Tercer Sector, que evidentemente los defenderemos. No podremos estar en un gobierno en el que no se defiendan.

Eulàlia Reguant dijo: “La renta universal no se toca”. ¿Ustedes están dispuestos a asumirla?

— Queremos ver qué se hará y qué no se hará. Pero insisto, no creo que nos toque entrar a discutir cada uno de los puntos de un acuerdo que nosotros no hemos firmado.

¿Y qué pasa si después de su acuerdo la CUP retira su confianza y no da los votos a la investidura?

— Hay una parte del trabajo que se tendrá que hacer a tres. Pero podéis comprender que un acuerdo en el que pedimos participar y no se nos dejó hacerlo no nos lo podemos hacer nuestro.

ERC ha avisado también que no está dispuesta a supeditar la estrategia en el Congreso al acuerdo para hacer gobierno.

— Nos parece imprescindible que haya una coherencia de 360 grados sobre qué hace el independentismo político en el camino hacia la independencia. Entendemos que las políticas sectoriales tienen que quedar fuera, pero en lo que es la estrategia independentista no tiene sentido que cada uno de los grupos vaya a su aire en Madrid. Si decidimos que ante la posibilidad de investir o apuntalar un gobierno como el de Pedro Sánchez cada uno puede hacer lo que quiera, entonces no tiene sentido estar hablando de que queremos una estrategia compartida del independentismo. O hay una estrategia compartida en todos los ámbitos o no será posible. No puedes apelar a la unidad para investir a Pere Aragonès pero después que el resto de los elementos se queden fuera.

¿El apoyo a unos eventuales presupuestos de Pedro Sánchez es una cuestión nacional o sectorial?

— Para nosotros es nacional porque es lo que da recurrido a la legislatura de Pedro Sánchez.

¿Y esto es una condición sine qua non para pactar y para dar los votos a la investidura de Pere Aragonès?

— Creo que es de lógica que si el conflicto lo tenemos entre Catalunya y el estado español, la relación entre los partidos catalanes y el gobierno español tiene que también tener una coherencia.

¿Qué puede hacer el Consell per la República que no pueda hacer el Govern?

— Nosotros hemos hablado siempre de la bifurcación en el sentido que hay una parte más de gestión y otra que es la estrategia independentista. Aquí entendemos que hay que trabar una estrategia compartida que ahora mismo no tenemos, y este es el trabajo que se puede hacer desde el Consell, que además se puede hacer desde unos órganos y unas entidades que están fuera del alcance de la represión española.

Pero el Parlament lo escogemos los ciudadanos, el Consell per la República no. ¿No le corresponde al Govern la máxima decisión también en la estrategia del Procés?

— Hay muchos más actores clave en el Procés que no solo aquellos que deciden formar gobierno. Lo que no tendría sentido es que desde el Consell per la República se decidiera qué políticas de vivienda se tienen que hacer. Pero creemos que tiene que haber un espacio de debate para realmente tener unas estrategias compartidas de cómo seguimos avanzando en el proyecto de la independencia. Encontramos que la mejor manera de hacerlo es desde el consenso y no solo desde la realidad de quién ha decidido entrar en un gobierno y quién no.

Elsa Artadi y Carles Puigdemont en una imagen de archivo

¿Tendríamos un president de la Generalitat tutelado por un expresident en el exilio?

— En absoluto. Unos tienen que hacer una tarea y otros tienen que hacer otra. Cada uno tiene unas tareas por hacer y lo que se tiene que hacer es coordinarse.

¿Esto no es limitar las funciones del president?

— En absoluto. El president de la Generalitat tiene todas sus facultades intactas. Tiene todo el reconocimiento y la legitimidad para hacer todas las tareas que tiene que hacer dentro del marco de su institución. Solo faltaría.

Imagínese que el Consell per la República considera que no conviene reunir la mesa de diálogo en Madrid pero el president de la Generalitat sí que lo quiere. ¿Qué opinión prevalece?

— La mesa de diálogo de Madrid no es una mesa de partidos, es una mesa que tiene que representar al independentismo en la defensa de la autodeterminación y de la amnistía y, por lo tanto, tiene que representar el consenso del independentismo. A nosotros nos parece que le da mucha más fuerza que el independentismo pueda ir avalado. Nadie limita nada, pero creemos que la coordinación de todas las fuerzas independentistas es un valor, y que, por lo tanto, se trata de abandonar actitudes partidistas y ponerlas en pro de la unidad.

O sea, que el Procés tendrá dos líderes: Aragonès y Puigdemont.

— Yo no he hablado nunca del president Puigdemont. He dicho que tiene que haber una dirección estratégica donde estén los principales actores independentistas y que desde ahí tenemos que trabar una unidad con el mismo peso de todos los actores. Pero no hemos dicho que haya nadie que tutele a nadie, ni nadie por encima de nadie.

¿Y todo esto es compatible con un liderazgo sin sustituciones ni tutelas de Pere Aragonès?

— Es que nadie desea tutelar a Pere Aragonès. No entendemos de dónde vienen estas expresiones.

¿Esta mesa de diálogo solo tiene que servir para hablar de la convocatoria de un referéndum sobre la independencia? ¿Qué pasa si el PSOE pone sobre la mesa una reforma de la financiación o del Estatuto?

— Lo que no haremos es generar un instrumento nuevo para hacer tareas que tienen que hacer instrumentos que ya existen, como puede ser la Comisión Bilateral. Cuando se hicieron las primeras aproximaciones en Pedralbes, se perimetró que este espacio iba sobre la resolución del conflicto político por vías democráticas y con seguridad jurídica. Y no nos hemos movido de aquí. Si realmente queremos pasar de un diálogo incipiente a un proceso de negociación real nos lo tenemos que tomar seriamente y tenemos que poner las condiciones para que esto sea así. Pero un proceso de negociación real no es hablar del modelo de financiación, porque el conflicto no lo tenemos en el modelo de financiación.

Diversos ministros del gobierno español no paran de decir que no negociarán nunca un referéndum.

— Esta es la voluntad que ya estamos viendo del gobierno más progresista de la historia para solucionar el conflicto político. Hay momentos que parece que Pedro Sánchez tiene una necesidad política de hacer ver que quiere resolver el conflicto y después en la realidad no. De hecho, a nosotros nos inquieta también el hecho que Pablo Iglesias haya salido de este gobierno.

¿Esto debilita las posibilidades del éxito del diálogo?

— Sin haber conseguido hacer grandes adelantos, sí que seguramente ha sido la persona más valiente a la hora de hablar hasta ahora. Que él se vaya como vicepresidente veremos qué peso acaba teniendo. Nosotros, para el diálogo, estamos. Tenemos que ver si el otro lado también está, o si han decidido que abandonan cualquier esperanza de esta resolución dialogada y negociada.

Volviendo a la negociación en Catalunya, ¿JxCat qué carteras quiere?

— Ni siquiera hemos entrado a hablar de cuál tiene que ser la estructura de gobierno y, por lo tanto, no podemos definir qué carteras queremos de una estructura de gobierno que no sabemos cuál será.

¿Los fondos europeos los tiene que gestionar la vicepresidencia económica del gobierno?

— Hasta ahora se han gestionado desde Economía.

¿Usted será la próxima vicepresidenta económica del gobierno?

— Yo ahora mismo soy del equipo negociador que intenta que tengamos un acuerdo de legislatura. Además de esto, estoy dedicada a mi trabajo de regidora en el Ayuntamiento de Barcelona.

¿Esto llegará a buen puerto el 14 de abril o el 23 de abril?

— Esto llegará a buen puerto el día que tengamos un buen acuerdo, que desearíamos que fuera rápido, evidentemente. A nadie le gusta estar todo el día pendiente de las negociaciones.

¿Puede al menos afirmar que no habrá repetición electoral en Catalunya?

— Nuestro secretario general dijo que no especularíamos con una repetición electoral. Lo que estamos buscando precisamente por responsabilidad es estabilidad y un gobierno fuerte. Creo que en la legislatura pasada en muchos momentos no nos gustamos. Lo que estamos haciendo es intentando evitar esto con un acuerdo que sea estable. Cuando sea posible, nos sumaremos a ello. Si no es posible, no nos podemos sumar.

stats