Hablemos de dinero

Berta Aroca: "Me indigna que muchas empresas de renombre no paguen en los plazos que tocan"

La comunicadora mataronense explica su relación con el dinero

3 min
La 'influencer' del Maresme Berta Aroca.

BarcelonaLa influencer Berta Aroca explica que la conciencia del dinero es un valor que siempre ha visto en casa: “Mi madre es muy ahorradora y de ella he aprendido lo importante que es trabajar para salir adelante”. Aroca, natural de Mataró, es una de las creadoras de contenido más destacadas del panorama catalán con más de 238.000 seguidores en TikTok y 53.200 en Instagram. "Empecé a crear vídeos en castellano en Youtube cuando tenía 13 años durante un verano y con eso gané mi primer sueldo", revela. Ese dinero, Aroca lo utilizó para comprar un portátil para poder seguir generando contenido e ir a la escuela.

Con 21 años, Aroca también es una presentadora del programa de radio Loft de iCatfm y tiene un podcast propio, La Toneta. “Empecé a hacer tiktoks en catalán después de la pandemia y crecí muy rápidamente. Entonces me di cuenta de que realmente podía ser un trabajo porque la publicidad en internet está muy bien pagada”, recuerda. Sin embargo, Aroca señala que vivir de las redes, y más en catalán, es muy difícil porque "hay mucha competencia" y algunas empresas todavía son reacias a segmentar por cuestiones de idioma.

Mirando atrás, Aroca admite que en los sus inicios se le hacía muy difícil decir no a todas las oportunidades de trabajo que le salían. “Cuando empecé, decía que sí a participar en todas las propuestas que me llegaban, pero llegó un punto en el que yo misma vi que no podía asumirlo todo. Me generó mucha ansiedad y ataques de pánico”, reconoce. Ahora, con el tiempo, Aroca cree que ha aprendido a relativizar las cosas y sigue combinando el trabajo con los estudios: “Estoy estudiando Comunicación en la UOC y puedo pagarme la universidad gracias a mi trabajo de creadora de contenidos”.

Pese a ser tan joven, su trabajo también ha permitido a Aroca marcharse de casa y ser económicamente independiente de su familia. “El trabajo de influencer lo hago como autónomo y facturo como todo el mundo. Por suerte tengo una gestora que me ayuda a llevarlo todo porque si no, me iba a perder”, aclara. Sin embargo, la mataronense también advierte que no todo es tan bueno como parece: “Me indigna que muchas empresas de renombre no paguen en los plazos que tocan. Por suerte, puedo llegar a fin de mes, pero como autónoma me indigna que no se hable de ello”.

A la hora de gestionar el dinero, Aroca considera que sabe ahorrar y llevar sus gastos con conciencia. "Mis mejores inversiones han sido mi ordenador para trabajar, mi coche que pago cada mes y el viaje a Noruega que hice con mi hermana", sentencia. Aroca, que recientemente se ha independizado con poco más de veinte años, matiza que la suya es una situación excepcional y que no se corresponde a la que viven otros muchos jóvenes: “Cuando me fui de casa, iba con pies de plomo a la hora de explicarlo en las redes porque sé que soy muy afortunada y soy consciente de los privilegios que tengo”.

"En este mundo se habla muy poco de dinero", afirma Aroca. Según expresa la influencer, ella misma tenía muchas dudas cuando empezó a facturar por su trabajo: “Cuando vino una empresa a ofrecerme una colaboración por primera vez, no sabía poner un precio a lo que yo hacía. Siempre he pensado que ojalá hubiera encontrado ayuda de una agencia para poder saber cuánto valía mi trabajo porque, incluso entre los mismos influencers, no sabemos cuánto podemos llegar a cobrar por las mismas acciones publicitarias”. Aroca entiende que "cada uno juega sus cartas en el mundo de las redes", pero que con el tiempo ha tenido que ir aprendiendo cómo negociar con las diferentes empresas.

Sobre el mundo de los influencers, Aroca es consciente de que internet puede ser un entorno efímero y que no sabe cómo puede evolucionar en un futuro. “Hay gente que no lo ve como un trabajo de verdad, pero realmente comporta esfuerzo en crear contenido. Por otra parte, siempre me he adaptado mucho a los cambios y, por ejemplo, ahora estoy trabajando en la radio y estudio comunicación. Siempre pienso en tener otra opción, porque puede llegar un día en el que ya no tenga esa visibilidad, pero intento no pensar en ello”, concluye Aroca.

stats