Alimentación

La bodega online sin ni una gota de alcohol

The Blue Dolphin Store es un negocio fundado por una familia catalana donde se puede comprar todo tipo de bebidas 0,0

3 min
Ilustración

BarcelonaSi estás en un bar en Estados Unidos y pides un blue dolphin (delfín azul, en castellano), el camarero que haya detrás de la barra te servirá un vaso de agua con hielo. Quizás también con una rodaja de limón para dar gusto. Andrea Mellado conoció esta expresión por su suegra californiana, cuando ella y sus padres buscaban un nombre para bautizar una bodega en línea donde solo venderían bebidas sin alcohol. "Empezó en 2015, cuando vivimos una experiencia traumática, y mis padres decidieron dejar de beber alcohol. Estaban en un momento emocional muy complicado y no querían caer en el bucle de consumir como vía para no estar presentes", recuerda una de las fundadoras de The Blue Dolphin Store.

Este negocio nació ante la dificultad para encontrar alternativas no etílicas más allá de la cerveza sin alcohol de las marcas comerciales. Empezaron a investigar y enseguida se dieron cuenta de que fuera de España había más opciones que no llegaban a las tiendas porque nadie las distribuía. "Mis padres fueron probando y experimentando, pero no había un solo lugar donde encontrarlo todo", dice Mellado. Esta frustración los llevó a abrir ellos mismos un comercio en línea en febrero del 2020 –justo antes de que estallara la pandemia– que ahora tiene un catálogo con todo tipo de bebidas 0,0: cervezas sin alcohol artesanas (hay IPA y cerveza negra), vino (blanco, negro, rosado y espumosos), destilados (ginebra, whisky, vodka o ron), licor de café o vermut.

"Lanzamos la web con la duda de si interesarían nuestros productos, porque nosotros estábamos muy dentro de esta burbuja, pero, desde el principio, conseguimos clientes y las ventas han ido creciendo", asegura Mellado, que se encarga de gestionar el e-commerce. Su padre es abogado y su madre trabajaba como asesora fiscal. Nadie en la familia había tenido relación con el sector de las bebidas sin alcohol, pero los tres apostaron por crear una empresa que ahora da trabajo a un equipo de cinco personas. "Es una industria en crecimiento y cada vez hay más oferta", insiste la cofundadora de The Blue Dolphin Store.

Desde que pusieron en marcha el negocio, marcas de destilados como Bacardí han sacado al mercado dos versiones del Martini sin alcohol. La ginebra Tanqueray también tiene su fórmula 0,0 y empieza a ser habitual que las cervezas industriales añadan a su oferta la sin alcohol tostada. "El hecho de que estas empresas entren nos va genial para hacer marketing de masas. Cada vez que hacen una campaña lo notamos en el tráfico", explica Mellado. Buena parte de su trabajo también es hacer pedagogía. ¿Por qué tomarse un combinado sin alcohol en lugar de una tónica o un refresco, que son más baratos? "El aroma, la textura y el gusto varían mucho. Los destilados sin alcohol intentan parecerse lo más posible a una ginebra o un ron normal", añade. Admite, sin embargo, que el ardor usual tras tomar un trago de alcohol desaparece de la experiencia. En el caso del vino, apunta que se ha innovado mucho en las técnicas para separar el alcohol del resto de los ingredientes, un proceso que encarece el precio final del producto, pero lamenta que todavía cuesta mucho encontrar vinos sin alcohol en las cartas de los restaurantes.

Mellado reitera que este tipo de bebidas no son solo para personas embarazadas o abstemias. También son una alternativa para quien quiera una opción más saludable –en general son menos calóricas, a pesar de que algunas pueden contener azúcares añadidos– y se pueden combinar con el consumo ocasional de alcohol. "Hy una tendencia global en esta dirección de controlar mucho más lo que se bebe, sobre todo entre semana", indica. A pesar de que el cliente más habitual de The Blue Dolphin Store tiene entre 35 y 60 años, la emprendedora recuerda algunos estudios que sugieren que la Generación Z consume menos alcohol que las anteriores.

De momento la compañía solo vende a través de la tienda en línea, pero a la larga les gustaría abrir un establecimiento físico en Barcelona e incluso un bar sin alcohol, un formato que ya ha aterrizado en ciudades como Amsterdam, Nueva York o Londres. El foco de la empresa está en el mercado español, aunque les gustaría establecer colaboraciones para expandir la marca en América Latina. Mellado prefiere no dar muchas cifras: asegura que han empezado el 2023 "fuertes", con un crecimiento de las ventas del 40% respecto al año anterior, y que la empresa está valorada en un millón de euros. Sus fundadores también se han puesto como objetivo para este año conseguir nuevas vías de financiación con la entrada de un nuevo inversor.

stats