'Influencers' del catalán

Filòloga de Guàrdia (Aida Roca): "A los catalanes nos falta más conciencia y menos prejuicios lingüísticos"

Filóloga e 'influencer'

5 min
Aida Roca es la Filóloga de Guardia, influencer sobre lengua y autora del libro 'En nombre de punkpeu Fabra'.

BarcelonaAida Roca se presenta con una de las camisetas que ha diseñado Cabrafotuda, un humorista y tiktoker que defiende el catalán desde Valencia. En directo mantiene la dicción perfecta y la argumentación diáfana de los vídeos que cuelga en las redes y que la han convertido en una influencer del catalán bajo el nombre de Filóloga de Guardia (con más de 40.000 seguidores en Instagram). Roca es una férrea defensora del catalán genuino, de las variedades dialectales y de la lengua coloquial y, en cambio, es más laxa en el terreno ortográfico. Ha reunido sus consejos "para ganar todos los debates lingüísticos de sobremesa" en el libro En nom de Punkpeu Fabra (Fanbooks). Después de un año intentando vivir de crear contenido en catalán, se ha apuntado a las listas para ser profesora.

¿No se puede vivir de hacer contenido en catalán?

— Yo he vivido un año, de septiembre a agosto, con un sueldo que superaba el sueldo mínimo interprofesional. Cuando se ha terminado la bonificación de autónoma quizás hubiera podido seguir, pero trabajando más horas de las que son recomendables. Me han salido propuestas, propuestas que me daban mucha visibilidad, pero estaban bastante mal pagadas. Cuanto más prestigio tiene una propuesta laboral, peor pagada está. Y entre sufrir para poder hacerlo todo y seguir haciendo contenido para mis redes, que es lo que me ha traído hasta aquí, decidí que quería una vida más calmada, porque yo no soy demasiado aventurera y este año no he parado.

¿Te imaginabas que esto acabaría siendo un trabajo?

En mi vida. A partir de la pandemia mucha gente empezó a hacer contenido en catalán para pasar el rato, sin pensar en llegar a muchísima gente. Lo hacían en catalán porque era la lengua en la que se sentían más cómodos y, como también había mucha gente aburrida al otro lado de la pantalla, muchos vídeos empezaron a hacerse virales. Y esto hizo que hubiera un boom de contenido en catalán. Yo subí a ese carro sin saber que existía. Me fueron llegando propuestas y lo fui alargando.

View this post on Instagram

A post shared by Aida Roca (@filologa_de_guardia)

¿Por qué te haces la Filóloga de Guardia?

— Encontré que había mucha gente que opinaba sobre lengua sin tener ni idea, pero como opinaban deducía que tenían un interés. Así que vi la oportunidad de generar un contenido que pensaba que faltaba, con tono desenfadado, para que todo el mundo pudiera acceder, como hacían los youtubers que yo sigo, como Ter, que hace contenido de arquitectura, y Jaime Altozano, de música. No queda demasiado romántico decirlo, pero mi principal preocupación no era salvar la lengua, sino compartir conocimientos que a mí me flipaban o explicar cosas que no se entendían del todo. Cuando me puse vi que con mi altavoz también podía mejorar la salud del catalán aunque fuera un poco.

¿El catalán ha dejado de ser una lengua guay para los jóvenes?

— Yo tengo 25 años, ya no soy adolescente y mi público de Instagram tiene entre 25 y 34 años. Creo que los adolescentes no es el contenido que quieren consumir, tienen intereses de otro tipo. Siempre digo que hay que generar contenido para estos adolescentes, en las redes, la televisión y otros lugares, porque si no tienen referentes en catalán dejan de hablarlo y cuando vuelven a tenerlos, si deciden volver a la lengua, vuelven diciendo muchos más castellanismos.

¿Cómo explicas este retroceso de la lengua entre jóvenes educados en catalán?

— Ha disminuido el prestigio del catalán entre los adolescentes, que es distinto al que consideran los adultos. Los jóvenes han evolucionado mucho en las formas de comunicación y en catalán no nos hemos actualizado lo suficiente. Es verdad que tenemos recursos limitados a la hora de crear contenido audiovisual y es más fácil apostar por algo que ya sabes que funciona que apostar por cosas completamente nuevas. Se debería plantear en serio esto, para que haya cambios. Con la música se está consiguiendo. Que el Coti x coti lo canten incluso quienes no han dicho una palabra de catalán nunca es un gran avance. Deberíamos seguir por ahí. Otro melón es la calidad lingüística de la música urbana en catalán, que hace sufrir un poco.

¿Al catalán le falta argumentario, autoestima, conciencia de muerte?

— Nos falta mayor conciencia y menos prejuicios lingüísticos. Por mucho que veas que la lengua peligra, si la percibes como inferior seguramente tampoco harás ningún cambio para que sobreviva. Argumentos para defender el uso del catalán los hay y sólidos, lo que falta es divulgarlos y creérnoslos.

¿La dificultad es llegar a los indiferentes?

— La gente indiferente hacia la lengua es quien quizás la perjudica más, pero los que no tenemos indiferencia somos los que tenemos que poner en marcha el motor. Tampoco somos tan poca gente. Me gusta ir a buscar a la gente que tiene conciencia, pero tiene que cambiar el chip porque, por ejemplo, todavía cambia de lengua cuando le hablan castellano o habla castellano a un camarero de facciones magrebíes.

En tu libro resuelves muchas dudas frecuentes. ¿Crees que en catalán tenemos más inseguridades lingüísticas que en otras lenguas?

— Hablamos una lengua minorizada que convive con otra lengua más poderosa. Tiene lógica que si eres el pez pequeño, a veces lo escondas. También hay esa cosa que hay que hablar muy bien el catalán, y quizá sea verdad que los puristas han llegado a hacer daño. Yo soy una luchadora contra los castellanismos, pero a la vez no defiendo una ortografía perfectísima, porque hay errores que no son tan graves. La lengua debe fluir, la gente debe tener ganas de hablar el catalán y no debe tener miedo a equivocarse constantemente. Esto no quiere decir que no podamos mejorar nuestro catalán a lo largo de la vida, pero ir corrigiendo constantemente a la gente no es la solución porque genera inseguridades. Al final sólo te ganas enemigos y haces que la gente piense que el catalán es complicado y pierda interés.

¿Por qué los catalanes estamos tan enfermos de lengua?

— La lengua forma parte de nosotros, de nuestra forma de ser, al igual que nos late el corazón. Si en el corazón no tienes ningún problema, seguramente no prestas atención y, en cambio, si tienes un problema de corazón, te interesará más saber cómo funciona, qué le pasa. Si tenemos una lengua tocada de salud, quieres saber lo que tiene el enfermo. Es verdad que todo catalán tiene un sociolingüista en potencia dentro. Siempre estamos listos para opinar sobre lengua y no opinamos tan a menudo sobre dientes y coches, y eso que la mayoría llevamos coche y tenemos dientes.

stats