Misc 08/11/2021

La militancia de la CUP decidirá el fin de semana si veta los presupuestos

Si hace enmienda a la totalidad, el Govern necesitará al PSC o a los 'comuns' para superar el primer trámite de las cuentas

5 min
El presidente del Gobierno , Pere Aragonès, con las diputadas cupaires  Dolors Sabater y Eulàlia Reguant en una imagen de archivo.

BarcelonaSe inicia una semana clave para la política catalana, y no solo porque están en juego los presupuestos de la Generalitat sino porque se puede romper la dinámica de bloques que quedó instalada con el Procés. Las conversaciones entre el Govern y la CUP para negociar las cuentas no van bien, y la izquierda anticapitalista –tal como avanzó el ARA– ya ha convocado a la militancia el fin de semana que viene para decidir si permite o no la tramitación de los presupuestos. Es decir, los cuperos no decidirán si dicen o no a las cuentas, sino si presentan enmienda a la totalidad.

¿Qué significa esto? La presentación de enmiendas a la totalidad, como en el Congreso de Diputados, es solo el primer filtro que tiene que pasar el proyecto de presupuestos del Govern en la cámara catalana para poderse aprobar, de forma que, si el ejecutivo no lo pudiera superar, las cuentas quedarían en papel mojado y Catalunya abocada a una nueva prórroga de los presupuestos de 2020. Es por eso que el escenario de que el ejecutivo busque a socios alternativos no está descartado, y aquí es donde aparecen el PSC –que se ha mostrado dispuesto desde el inicio a facilitar la tramitación– y los comuns, que desde esta semana también se han ofrecido. La posibilidad de pactar con los socialistas situaría a la política catalana en una nueva fase, la de la geometría variable, puesto que desde los años previos al Procés que el PSC no se sitúa como llave de la gobernabilidad en Catalunya.

Toda la presión, pues, se vivirá esta semana. No será similar a la ya mítica asamblea multitudinaria de la izquierda anticapitalista en Sabadell que acabó con empate sobre si avalar la investidura de Artur Mas, sino que la idea de la CUP es convocar de manera simultánea varios foros, las asambleas abiertas parlamentarias (AOP), desde el viernes hasta el domingo para que todos los militantes que lo quieran, así como los integrantes de las organizaciones que apoyan la candidatura como Endavant, Poble Lliure, Arran o Lluita Internacionalista, diriman si dan por cerrada la negociación con el Govern o los dejan tramitar a la espera de llegar a nuevos acuerdos.

Así lo ha decidido este domingo la coordinadora abierta parlamentaria (COP), integrada por representantes de las asambleas territoriales, independientes propuestos por la militancia por su experiencia política y un representante de cada organización que apoya la candidatura.

Que la COP haya acordado por consenso votar si hay que presentar o no enmienda a la totalidad pone de relieve hasta qué punto los cuperos están descontentos con el decurso de las negociaciones con el ejecutivo de Pere Aragonès. "El debate no es si los aprobamos o no, es si los dejamos tramitar o no", reiteran fuentes de la CUP presentes en la reunión, que aseguran que en la mayoría de las intervenciones los militantes se han mostrado favorables a no dejar tramitar las cuentas. "Son inasumibles porque no recogen los compromisos del acuerdo de investidura", resaltan otras fuentes que también han participado en la reunión.

La diputada Eulàlia Reguant, en una entrevista a El suplement de Catalunya Ràdio el sábado, ya dejó claro que están "més cerca del no que del sí" a las cuentas ahora mismo. La formación anticapitalista está contrariada con el hecho de que en la última reunión que mantuvieron con el equipo negociador del Govern, que tuvo lugar el viernes de manera telemática, no se les presentara una propuesta para satisfacer sus demandas y solo se los apresurara a fijar un posicionamiento definitivo para, según su versión, buscar alternativas para sacar adelante las cuentas.

Socios alternativos

Después de la reunión de la CUP, el Govern no ha mostrado signos de alarmismo. Desde Glasgow, el president, Pere Aragonès, se ha mostrado convencido de que "trabajando los detalles" obtendrá el apoyo de la CUP, esquivando pronunciarse sobre cualquier escenario alternativo. Fuentes gubernamentales explican que en las próximas horas habrá contactos –los cuperos les responderán sobre la reunión de la COP– y que se aprobará el proyecto de presupuestos en el consejo ejecutivo del martes. Así pues, no se prevén modificaciones del proyecto a lo largo de la semana que puedan hacer decantar la balanza de manera favorable a las cuentas dentro de la CUP. Lo que sí podría haber, sin embargo, apuntan las mismas fuentes, es un compromiso por parte del ejecutivo de seguir negociando en la siguiente fase de tramitación –el de las enmiendas parciales– para incluir las peticiones de los cuperos. O la concesión de un triunfo político –alguno incluido dentro del pacto de ERC y la CUP por la investidura que ahora no se cumple– que desbloqueara la situación.

¿Cuáles son los motivos de escepticismo por parte de la CUP? Fuentes del partido señalan el rechazo del ejecutivo a incrementar hasta los 1.000 millones de euros la partida en vivienda, que el 70% de la construcción de viviendas que impulsa la Generalitat la promuevan promotores privados o la falta de concreción, dicen, a la hora internalizar el 061 como motivos de su enfado. "Ya sabemos qué significa estudiar, que se queda en standby", critica una dirigente de la formación, después de que el Govern se haya comprometido a estudiarlo. De hecho, fuentes del ejecutivo afirman que si se suman varias partidas relacionadas con la emergencia habitacional ya llegan casi a las cifras que pide la CUP –remarcan, en todo caso, que aumentan los recursos destinados a políticas de vivienda respecto a las cuentas anteriores– y, en relación con el 061, afirman que estudian incorporar el compromiso de internalizarlo a través de una disposición adicional a los presupuestos o a la ley de acompañamiento. Lo que no hará el Govern, sin embargo, es subir impuestos. 

El pleno del Parlament este miércoles.

¿Tensión entre ERC y Junts?

La tensión esta semana no solo puede ser entre el Govern y la CUP, sino también entre Esquerra y Junts. Ayer sábado ERC presionó a la CUP para que apoyara los presupuestos para esquivar la "sociovergencia", en alusión a un eventual pacto entre el PSC y Junts. A pesar de que los republicanos se entienden con los socialistas en Madrid, hasta ahora han mantenido que no quieren al PSC como socio en Catalunya, puesto que esto les puede quitar fuerza negociadora potencial con el PSOE en el Congreso de Diputados. En cambio, en JxCat, a pesar de que afirman batallar para que la CUP se sume a los presupuestos, hay voces internas que ven más fácil entenderse con los socialistas en términos presupuestarios y económicos –ya han ido de la mano en la ampliación del aeropuerto de El Prat o la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030, dos proyectos que rechaza la CUP–. De hecho, Salvador Illa no ha puesto ninguna condición explícita al Govern para apoyar las cuentas, de forma que la eventual negociación se perfila más fácil.

En caso de que la CUP presentara enmienda a la totalidad, el Govern tendría que buscar como mínimo la abstención del PSC o los comuns para poder superar el debate a la totalidad. Si no lo hace, quedará sin presupuestos. Las consecuencias en términos simbólicos de las decisiones que se tomarán esta semana marcarán un punto de inflexión en la política catalana.

Calendario de la tramitación

9-11-2021


El Govern aprueba el proyecto de ley de los presupuestos en el consejo ejecutivo y el conseller de Economía, Jaume Giró, se lo entrega el mismo día a la presidenta de la cámara, Laura Borràs, para que empiece su tramitación en el Parlament. A partir de aquí, Giró se reunirá con todos los grupos parlamentarios para exponerles los números del proyecto, entre los cuales la CUP, y todos los consellers comparecerán en comisión para detallar cuáles son las perspectivas de sus departamentos.

12-11-2021

Empiezan las asambleas presenciales y telemáticas de la CUP para decidir si presentan o no enmienda a la totalidad a los presupuestos de la Generalitat. Los anticapitalistas están descontentos con los números que les ha presentado el ejecutivo, de forma que pueden decidir dar por cerrada la negociación. Si deciden dar una oportunidad, las conversaciones con el ejecutivo seguirán para intentar llegar a un acuerdo

19-11-2021

Fin del plazo para que los grupos presenten enmienda a la totalidad. A partir de aquí, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, ya puede convocar el primer debate en el pleno sobre los presupuestos de 2022. Para superar este trámite, el Govern necesita el apoyo de la CUP o, si presenta enmienda a la totalidad, la alianza del PSC o los comuns salven las cuentas.

stats