¡Eureka!

Dos deportistas y una plancha de gofres: la receta que impulsó a Nike al éxito

El gigante estadounidense de la ropa de deporte fue pionero en la creación de zapatillas con tacos de goma

3 min
Nike.

BarcelonaEl 7 de julio de 2019, el empresario Miles S. Nadal desembolsó 437.500 dólares para comprar un par de zapatos. Lo hizo durante una subasta de Sotheby's –una de las principales casas del sector– y salió coronado como la persona del mundo que más dinero ha pagado por llevarse unas zapatillas a casa. El fundador y presidente del grupo de inversiones Peerage Capital se las quedó nuevas y, evidentemente, nunca las ha llegado a estrenar: las exhibe en una vitrina, porque son un modelo muy especial. Se trata de las Nike Moon Shoe, nacidas en 1972 y famosas por ser el primer modelo de zapatillas de deporte de la marca Nike que utilizó una suela de tacos de goma.

"El diseño de esa suela fue la primera gran innovación de Nike como marca: le dio más adherencia y amortiguación que las del resto del mercado", recalca la casa de subastas. Para el magnate, el precio que pagó está más que justificado. "Son un artefacto excepcional de la historia del deporte y de la cultura popular", argumentaba. Detrás del invento hay una receta menos romántica: la pericia de dos deportistas combinada con una simple plancha de gofres.

El sprint de Nike

La historia de la conocida marca de ropa y calzado de deporte empezó ocho años antes del descubrimiento de la suela de las Nike Moon Shoe. El 25 de enero de 1964, el atleta Phil Knight y su entrenador en la Universidad de Oregón, Bill Bowerman, fundaron Blue Ribbon Sports (BRS). Por un lado, Bowerman llevaba años pensando cómo conseguir unas zapatillas de atletismo que fueran más ligeras. Por otro lado, Knight había firmado una tesis sobre un plan de marketing para vender calzado deportivo. Juntaron ambas piezas y decidieron fundar la empresa. Al principio, irrumpieron en el importante mercado de Estados Unidos con unas zapatillas que estaban causando furor en Japón: las Onitsuka Tiger. Les fue bien. El primer año de vida vendieron 1.300 pares y facturaron 8.000 dólares. En el segundo año, ya movieron 20.000 dólares. En 1967, el negocio terminó de acelerar, abriendo dos tiendas propias, en los estados de California y Massachusetts.

El contexto de la época les jugaba a su favor. "En la década de 1960, en Estados Unidos se estaba poniendo de moda la cultura del deporte", explica Susana Domingo, profesora de estrategia y emprendimiento de la Barcelona School of Management de la UPF. Asimismo, la experta remarca que se vivían tiempos de crecimiento económico, de un aumento del consumismo, de una mayor facilidad de acceso al crédito y de nuevas estrategias de marketing. "Era la tormenta perfecta", remacha. Cuando Bowerman se topó con el hallazgo de la suela de caucho, el negocio ya fue redondo.

Una victoria dulce

En 1971, el entrenador y cofundador de Blue Ribbon Sports seguía obsesionado por encontrar una sola que fuera aún mejor que las que llevaban los zapatos japoneses. Quería conseguir un calzado que fuera ligero, aumentara la velocidad del corredor y que se adaptara a cualquier superficie. El hallazgo lo hizo en la cocina de su casa, mientras desayunaba. Se le ocurrió que podía verter caucho a la plancha de gofres para crear la forma de los tacos. En 1972, el invento ya recubría las Moon Shoe y, en 1974, introdujeron algunas mejoras, con el modelo Waffle Trainer.

En paralelo, las relaciones con Onitsuka Tiger se habían deteriorado. En 1971, la marca japonesa había intentado comprar BRS, pero los estadounidenses no lo habían aceptado. En 1972, cuando presentaron sus primeros zapatos propios, ya habían roto relaciones con la compañía nipona. Ambos deportistas habían dado el pistoletazo de salida a su aventura en solitario. Llamaron al atleta Jeff Johnson para que les ayudara a comercializar los zapatos, pidieron al diseñador Carolyn Davidson que les creara el logotipo, registraron el nombre de Nike y contrataron a una agencia de publicidad potente. Ganaron la carrera: en 1980, el 50% de las zapatillas que se vendieron en Estados Unidos ya llevaban la insignia de la compañía.

"Más allá de apostar por la innovación constante, Nike ha sabido jugar muy bien las cartas del branding y del marketing, colaborando con deportistas de renombre como Michael Jordan", explica Domingo. Durante el primer trimestre de 2023, la marca ha facturado cerca de 12.250 millones de euros en todo el mundo, con un beneficio neto de 1.372 millones.

stats