Cosmética
Misc 27/04/2021

El desodorante que dura siete días, un milagro catalán

El producto, que tiene la misma textura que una crema, lo ha creado la marca de cosmética online Cocunat y es resistente al ejercicio físico y a las duchas

3 min
El desodorant que dura una semana, un milagro catalán
Disponible en:

Su manera de trabajar es tan sencilla como a la vez compleja: detectar qué productos faltan en el mercado y crearlos. Es así como ha salido el primero desodorante que -teniendo en cuenta su efectividad- te recuerda a ese mítico eslogan de la competencia: “No te abandona”. Dura hasta siete días, en función del tipo de bacteria que tenga cada persona, y resiste incluso el ejercicio físico y las duchas. Lo han bautizado con el nombre de Unbeatable, que traducido al castellano significa inmejorable, y su creadora es la marca catalana online pionera en cosmética sin tóxicos Cocunat. La efectividad del nuevo producto -la empresa ya ha patentado la fórmula- se ha conseguido gracias a la I+D, una área a la que la start-up destina un 10% del presupuesto anual.

El ingrediente clave del Unbeatable son las sales de magnesio del mar Muerto, que consiguen un triple objetivo: reducir el olor corporal durante días, absorber el sudor y controlar el crecimiento de bacterias. El resto de componentes siguen el leitmotiv de la compañía y son 100% naturales. Hay aceites esenciales de lavanda, árbol de té y eucalipto, entre otros. Además de la duración, la otra particularidad de este desodorante es la textura, que es una crema. Pero antes de aplicarla primero hay que exfoliar la piel con una esponja y, una vez puesta, esperar a que se absorba. “Tarda entre cuatro y cinco minutos”, explica Sara Werner, fundadora de la marca junto con Ignacio Faus. El éxito es incuestionable. En febrero, solo 48 horas después del lanzamiento, se agotó el producto y ya van por la tercera reposición, con lista de espera incluida.

Cocunat nació en 2013 como una empresa distribuidora de marcas de cosmética toxic free -es decir, libres de tóxicos-, una etiqueta que enseguida registraron. En 2017, con una plantilla formada solo por cuatro trabajadores, los fundadores decidieron probar suerte y crear el primer producto de marca propia. “Quisimos hacer un testeo para ver si funcionaba. Era una mousse corporal e hicimos una tirada de 400 unidades”, recuerda Werner. El lanzamiento solo se comunicó por correo electrónico a los clientes que ya habían comprado a la marca alguna vez y la sorpresa fue que en solo 24 horas vendieron el doble de las unidades que tenían: 800. “Tuvimos que empezar a comprar cajas para responder a la demanda”, recuerda. A partir de aquí crearon la línea facial y la marca fue creciendo con nuevos productos y abriendo nuevos mercados, siempre online. La línea estrella es lo que denominan el método Curly, un pack de tres productos para cabellos rizados.

Eb 2019 Cocunat cerraba el año con unas ventas de 4 millones de euros. Y entonces llegó el covid. Lo que para muchas empresas ha supuesto una soga al cuello, para Cocunat ha tenido el efecto contrario. Durante la primera oleada de la pandemia, la del confinamiento domiciliario, pararon la producción y se dedicaron a hacer gel hidroalcohólico y mascarillas para enviar a los hospitales. Pasado el primer pico de la pandemia volvieron a su actividad y aquí es donde se produjo el boom. Empezaron a registrar un alud de ventas, hasta el punto de que cerraron el 2020 con una facturación de 32 millones de euros, un aumento del 800% respecto al año anterior. “Llegamos a un público nuevo, consumidores que siempre compraban en tiendas físicas y pasaron al online por el contexto”, explica la fundadora. Dieron el salto de los 90.000 clientes habituales del 2019 a los 600.000 compradores en 2020. De los 32 millones de euros, un 62% son ventas internacionales. De hecho, los Estados Unidos son su segundo mercado después de España. “Este crecimiento se sustenta en parte por la capacidad productiva. En solo cuatro meses somos capaces de detectar la necesidad del consumidor y lanzarla al mercado”, afirma.

A diferencia de otras empresas del sector, de momento descartan dar el salto del online a la tienda física. Aún así, sí se pueden encontrar una parte de sus productos en las tiendas Druni y están negociando la entrada en otras cadenas que hoy por hoy no quieren revelar. Teniendo en cuenta el crecimiento, el objetivo que se han fijado para el 2021 es llegar a los 100 millones en ventas. De momento han pasado en un año de 15 a 62 trabajadores. La producción la tienen subcontratada a cinco fabricantes de cosmética de España, mientras que en la planta de Sant Just Desvern crean los productos “que todavía no existen en el mercado”.

stats