Barça
Misc 15/11/2021

Recuperar al soldado Dembélé

El Barça, que se muestra “optimista” de cara a renovar al atacante francés, confía en la palabra de Xavi para convertirlo en uno de los mejores jugadores del mundo

3 min
Ousmane Dembélé en acción durante el partido de Champions en Kiev.

BarcelonaPoco se esperaba Ousmane Dembélé que Xavi Hernández hablaría de él con tanta vehemencia el día de su presentación como nuevo entrenador azulgrana. El técnico egarense hizo referencia al juego y a la actitud, pero no se mojó mucho hablando de nombres propios, excepto en casos puntuales como el del extremo. “Yo lo renovaría ahora mismo. Si se trabaja bien con él, física y mentalmente, puede llegar a ser el mejor jugador del mundo en su posición”. Las palabras de Xavi , y sobre todo el tono, hicieron sonreír al presidente Joan Laporta, que estaba justo al lado. “Apuntado”, respondía. Si en verano el Barça ya había intentado renovar al futbolista, incluso cuando estaba lesionado, la semana pasada volvían a intensificarse los contactos. En el club hay confianza en que, a pesar de las dificultades económicas, podrán llegar a un acuerdo en los próximos días.

Desde el entorno de Xavi aseguran que todo lo que dijo de Dembélé no fue un brindis al sol, sino que el egarense está convencido de que el extremo puede rendir muy por encima de lo que lo ha hecho hasta ahora. Pero considera que le hace falta mucho más trabajo táctico. Y también, especialmente, más disciplina y mejores hábitos en su día a día . Curiosamente, el futbolista francés fue protagonista de una de las anécdotas de la semana, puesto que llegó tarde a un entrenamiento, según informó ESPN. Pero desde el club no han querido confirmar si Dembélé se ha llevado la primera multa económica de la era Xavi.

Lo único que se confirma es que su renovación ha pasado a ser prioritaria. “Sabemos que él se quiere quedar, y esto nos ayuda. Pero a veces los agentes no lo ponen fácil”, comenta una voz autorizada del área deportiva que ve con “optimismo” la posibilidad de que Dembélé prolongue su contrato con el Barça, que se acaba al final de esta temporada, en el verano de 2022. En realidad, el Barça ya había intentado renovarlo en verano, pero el futbolista se negó en redondo porque la oferta económica estaba a la baja. Incluso se abrió la puerta a una salida, pero la lesión que sufrió durante la Eurocopa frenó cualquier operación.

Pendientes del representante

No son buenos momentos económicos para el Barça, como todo el mundo sabe. A las dificultades de tesorería se añaden los problemas con el límite salarial que impone la Liga. El club, según aseguró el presidente Joan Laporta en una conversación con periodistas, ya ha hecho una oferta formal al futbolista, ofreciendo “el máximo al que puede llegar” el Barça en estos momentos. Pero la entidad ha topado con el agente del futbolista, que “está dando largas”. Básicamente, el representante está explorando el mercado para buscar alguna propuesta mejor. “De momento no tienen nada y esto nos hace pensar que tiene opciones de quedarse”, apunta una de las fuentes consultadas, que también reconoce que el mensaje de Xavi añadía “un poco de presión” al área deportiva. Les corre prisa, porque el jugador, acabando contrato en verano, es libre de poder firmar con quien sea a partir del día 1 de enero.

Más allá del aspecto contractual, en el Barça siguen preocupados por los aspectos deportivos y extradeportivos que rodean a Dembélé. Fichado a precio de estrella mundial, nunca ha tenido continuidad en los terrenos de juego por culpa de las lesiones, hasta el punto en el que se ha perdido 102 de los 240 partidos oficiales que ha disputado el Barça desde que lo fichó: un 42,5%.

Ha encadenado múltiples lesiones, pero también vive bajo la sospecha de no cuidarse, de no respetar ni las dietas ni las horas de sueño. Además, acumula varias multas por llegar tarde a los entrenamientos. Hace unas temporadas, los pesos pesados del vestuario ya le dieron un toque de atención público para que reaccionara. No acabó de tener éxito. De hecho, en enero de 2018, justo antes de que Dembélé volviera a los terrenos de juego una vez superada su primera gran lesión con el Barça, el entonces presidente, Josep Maria Bartomeu, atendió al ARA en su despacho del Camp Nou. “A mí no me preocupan tanto sus piernas como su cabeza”, espetaba. Casi cuatro años después, el diagnóstico continúa siendo más o menos el mismo. Hace unos meses, después del cambio en la presidencia, Laporta envió a su mano derecha, el vicepresidente deportivo Rafael Yuste, al domicilio del jugador para que hiciera de interlocutor. Ahora le tocará gestionarlo a Xavi Hernández.

stats